Actualizado: 23:02 CET
Miercoles, 15/07/2020

Arcos

“Cuando hace falta, es cuando se ve la valía de la gente”

Entrevista con el jefe de la Policía Local de Arcos, Rafael Albertos

  • Rafael Albertos, en su despacho con las oportunas medidas de seguridad.

Sin duda, la crisis del coronavirus nos está haciendo mirar de otra forma a las fuerzas de seguridad. Su presencia en la vida de nuestros pueblos y ciudades se hace imprescindible junto al resto de fuerzas y servicios sanitarios para combatir la pandemia que hoy nos asola. Cada día, a las ocho de la tarde, la sociedad arcense le brinda sus respeto y admiración en un sonado aplauso mientras nuestros agentes de la Policía Local hacen caravana junto a sus compañeros bomberos, de la Guardia Civil y Protección Civil, que así nos recuerdan que ellos siguen trabajando mientras el resto permanecemos en casa, como debe ser. En pleno Estado de Alarma, la primera autoridad en la localidad en materia de seguridad es el subdelegado del Gobierno en la provincia como cabeza visible del Gobierno de la nación y, ante su ausencia en el municipio, el jefe de la Policía Local, que en Arcos es un hombre de reputada experiencia, Rafael Albertos.

¿Cómo se encuentra la plantilla tras conocerse el caso positivo de coronavirus en uno de sus agentes?

- Hubo unos primeros momentos de mucha incertidumbre con el positivo del compañero y los posibles contagios, pero se tomaron las medidas rápidamente, incluso antes de que fueran promulgadas; medidas como el aislamiento que ha permitido que ningún otro agente se haya contagiado a día de hoy. A medida que pasan los días la plantilla está más tranquila porque no se han dado síntomas de haber contraído la enfermedad. El segundo compañero que presentó el cuadro pudo tener la enfermedad, pero si es así ha sido leve y a día de hoy no está infectado. 

¿Condicionó esta situación en un primer momento el dispositivo de la Policía Local?

- Sí desde el punto de vista de extremar la seguridad y las medidas entre nosotros. Otro compañero tenía los síntomas pero afortunadamente no se había contagiado y un tercer compañero presentó un cuadro que nos hizo pensar en que podía tratarse de un nuevo caso de coronavirus, pero afortunadamente no saltaron las alarmas; es decir, no están contagiados.

¿Cómo describiría el trabajo excepcional de la Policía durante esta crisis?

- Nuestra tarea es fundamentalmente velar por el cumplimiento de las normas en el Estado de Alarma, por las medidas para luchar contra esta pandemia. Lo principal para cortar la cadena de transmisión del coronavirus es evitar el contacto entre personas positivas y no positivas. Por ello el confinamiento es tan importante, porque evita el contagio en cascada. Estamos para intentar asegurar que esas medidas se cumplan.

Decía el alcalde hace unos días que el comportamiento general de los arcenses es ejemplar. ¿Comparte esa opinión tras su experiencia de estos días?

- Estamos muy orgullosos de cómo está respondiendo la gente de Arcos ante esta crisis, aunque siempre hay alguno o algunos que no se enteran de qué va la cosa, que no quieren tomar conciencia del momento que vivimos y que no perciben la realidad. De hecho, hemos realizado 32 denuncias y procedido a una detención, que es una incidencia muy baja respecto al número de habitantes. La presencia de ciudadanos en la vía pública favorece esa cadena de contagio y por eso tenemos que evitarlo, además de preservar a otras personas.

¿Y se puede hablar de un perfil de personas que no cumplen las normas?

- Son personas que no piensan en los demás y no tienen capacidad de entender la realidad. Esas personas que no cumplen el confinamiento nos ponen a nosotros en peligro y a ellos mismos, pues en la calle hay elementos que no deben tocarse para prevenir el contagio de la enfermedad. Se puede uno llevar el virus a casa y poner en peligro a su entorno familiar más cercano.

Del mismo modo, la Policía Local se expone al peligro ahora más que nunca por su constante presencia en nuestras calles. ¿Cómo llevan sus compañeros de la plantilla esta situación?

- Insisto, nuestro riesgo es muy elevado al estar en contacto con otras personas y cubrir las incidencias que se producen en las calles. Nosotros no podemos estar confinados en casa, tenemos que trabajar. Por eso es tan importante llevar a cabo las pertinentes medidas de seguridad, comenzando por guardar la distancia mínima entre las personas y el uso de guantes y mascarillas de manera permanente. También corremos un gran riesgo cuando llevamos a alguien con síntomas al centro de salud. En este sentido, rompo una lanza en favor de los sanitarios porque están haciendo el trabajo más peligroso, y a veces sin los medios necesarios y en una situación complicada.

Pero también de algún modo la Policía es la receptora de la solidad de la población...

- Efectivamente. Estoy especialmente emocionado con las constantes y abundantes muestras de solidaridad de los arcenses. Las mujeres haciendo mascarillas y pidiéndonos que vayamos a recogerlas, lo cual hacemos con todas las medidas de seguridad; las empresas poniéndose al servicio del Ayuntamiento para lo que haga falta… Ahora mismo hay un grupo de ciudadanos haciendo pantallas de protección personal. Hay otra gente haciendo batas para los médicos. En alguna ocasión nos ha hecho falta materiales para las pantallas y una mercería nos ha dicho que lo que haga falta, y sin cobrar. La respuesta de los establecimientos de Arcos es de bandera. Negocios de chinos, de repuestos de automóviles, de telas, etc. A todos se les dice que aceptamos la donación pero la recogemos en casa para evitar los riesgos de contagio.

La coordinación entre las distintas fuerzas suele ser complicada, y supongo que ahora más porque intervienen más medios en el dispositivo extraordinario provocado por el Estado de Alarma. Como jefe de la Policía Local, ¿cómo valora esa coordinación?

- Si digo la verdad, la coordinación está resultando facilísima. La gente que estamos en los servicios esenciales estamos dando el do de pecho de verdad. Con la Guardia Civil siempre hemos tenido una buena relación, pero ahora es extraordinaria. Nosotros tenemos que dar el callo porque somos los que tenemos que estar en la calle. La coordinación es magnífica no sólo con la Guardia Civil, sino con el resto de las partes que intervienen en la seguridad pública. También quiero tener un recuerdo especial para el personal de Servicios Sociales porque, me consta, se está volcando con los demás. También mucha gente del departamento de vías y obras han dejado sus habituales ocupaciones para realizar trabajos de fumigación y desinfección general. Cuando hace falta, es cuando se ve la valía de la gente.

En el terreno personal, esta crisis será el momento más duro en su carrera profesional...

- Y con diferencia. Yo soy de los que piensan a mi edad que los retos son para superarlos. Lo que estamos viviendo no deja de ser un reto, porque salir, vamos a salir eh….

Gracias y enhorabuena por su trabajo.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Gambín se reitera en que hay dos casos confirmados de coronavirus
chevron_right
Los deportistas arcenses mantienen la moral alta