Actualizado: 14:13 CET
Miercoles, 17/07/2019

Arcos

Ecologistas en Acción aplaude las prácticas de la hermandad del Rocío

Señala que la corporación arcense ha sido un ejemplo en el cuidado medioambiental de Doñana durante su paso por el Coto

  • En la imagen, un grupo de rocieros de Arcos recoge romero a su paso por el Coto de Doñana.

Ecologistas en Acción ha realizado una visita a lugares del espacio natural de Doñana por donde han transitado o pernoctado las hermandades rocieras, con el objetivo de ofrecer una valoración de los efectos de esta actividad en la zona protegida y sus ecosistemas. Ecologistas en Acción ha tildado de ejemplarizantes las prácticas de la hermandad del Rocío de Arcos “con su minucioso trabajo de limpieza y provisión de recursos a sus hermanos para la recogida de basura, no dejando rastro de su paso”.  

Reconociendo una mejora en los últimos años respecto a la limpieza y los residuos, debida probablemente a las campañas de concienciación y la preocupación e implicación de las Juntas de gobierno de las hermandades rocieras, aún hay que insistir en la importancia de no tirar basura en lugar de recogerla, pues los caminos han quedado, a pesar de los esfuerzos, llenos de basura de todo tipo, especialmente botellas, plásticos, cristales, toallitas higiénicas y enseres, que no se degradan, acaba tras los matorrales, en el estómago de los animales.

“La basura en el espacio protegido es evitable. La solución está en la mano de las hermandades y pasa por concienciar, poner puntos de recogida en cantidad suficiente y próximos, de manera que los peregrinos puedan acceder fácilmente, así como sancionar a las personas no colaboradoras que tiren residuos en el medio natural”, señala EA. Este año, algunas hermandades han designado responsables de medio ambiente y protocolos básicos de recogida de basura y limpieza.
Otra solución complementaria para evitar la proliferación de toallitas y otros productos de higiene que no son biodegradables, consiste en la instalación de sanitarios ecológicos portátiles en zonas de acampada. Respecto al uso de vehículos a motor que se produce en Doñana, el incremento supera la capacidad de carga del espacio natural. Ha habido una ingente cantidad de vehículos no colectivos, caravanas, todoterrenos, etc., que han multiplicado las molestias a la fauna y a las aves en especial, la contaminación acústica y de CO2, e incluso han supuesto un obstáculo a la fluida marcha de las hermandades.

 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Entrevista a Diego Zambrano, próximo delegado de Deportes
chevron_right
Alcohólicos Anónimos cumple 84 años de historia en 180 países