El Arcos gana en Espiel y afianza sus aspiraciones

Publicado: 15/01/2018 · Manuel Galvín
Prieto sigue en racha goleadora y marcó su segundo tanto nada más iniciarse la contienda
At. Espeleño    1
Arcos CF          2


Espeleño: Adrián, Ángel, Germán, Domingo, Fernando, Vacas (Juan Bazo, 89’), Cristian (Alfonso Castellano, 62’), Agus, Guti, Mario y Diego (Sergio García, 80’).

Arcos: Manu López, Cristian, Gabi, Manzano, Joselito (Álvaro, 88’), Giráldez (Rubén Díaz, 80’), Zúñiga, Maqui,Juan Gómez, Prieto (Pedro, 89’) y Antonio Sánchez.

  Goles:
0-1 m. 1: Prieto.
1-1      m. 40: Guti.
1-2      m. 90+3: Rubén Díaz.

Árbitro: Javier Francisco Cabrera De la Hoz (Sevilla). Amonestó a los locales Mario, Fernando, Germán, Guti y Domingo, y a los visitantes Manzano, Giráldez, Antonio Sánchez y al entrenador Mariano Suárez.

Incidencias: Estadio municipal. Unos 250 espectadores.

El Arcos se sacó la punzante espina de la derrota en casa ante el Alcalá y logró la victoria en el municipal de Espiel, un campo donde la temporada pasada empató pero sufriendouna enormidad ante los cordobeses, que suelen pelear hasta la extenuación apoyados por una ardorosa hinchada, pero las ocasiones las puso el Espeleño y los goles el Arcos, donde sobresalieron por su acierto y esfuerzo tanto los recién llegados a la plantilla arcense, como el meta Manu López o el delantero Prieto, que cuenta sus partidos por goles, y la gran actuación de Antonio Sánchez, que lideró la presión arriba de los de Mariano Suárez en un final de encuentro en el que los visitantes se comieron literalmente a los de Rafa Navarro forzando tres saques de esquina seguidos, en uno de los cuales Rubén Díaz, otro de los refuerzos de última hora, logró meter la puntera para conseguir tres puntos vitales de cara a la lucha por no alejarse de la zona de promoción, a la que se le ha arañado un punto en esta jornada, quedándose ahora a cuatro del cuarto clasificado.

A raíz del tempranero tanto de Prieto -segundo gol del ceutí en dos jornadas- el partido decayó bastante y apenas se jugó a algo en ambos bandos. Los últimos 20 minutos del primer periodo los locales apretaron más a su rival y Guti, antes del descanso, puso las tablas. Los locales se quejaron de las numerosas tarjetas que recibieron de parte del colegiado sevillano, aunque esto no significa que el juez de la partida condicionara el encuentro con algunas de sus decisiones. En la segunda parte, el Arcos trató de contener la reacción y el empuje de los cordobeses plantándose bien en el rectángulo de juego y achicando espacios en la salida del balón local, poniendo en aprietos a los defensores espeleños hasta provocar un fallo defensivo de Sergio García y forzando el saque de esquina decisivo que dio los tres puntos al conjunto del Barbadillo con el gol del central Rubén Díaz. El mazazo que recibió el equipo de Rafa Navarro, que gozó de mejores ocasiones que los visitantes, fue parecido al que sufrió el de Mariano Suárez en casa ante el Alcalá y es que esta liga está resultando ser de lo más igualada y sorprendente, donde cualquier rival puede hacerle un daño serio a su adversario, tanto fuera como dentro de casa. Fue una victoria sufrida y agónica, lograda ‘in extremis’ en el tiempo de prolongación, que aportó a la plantilla arcense un plus de épica y coraje, algo que le hacía falta a un vestuario aletargado que busca desesperadamente un revulsivo para seguir creyendo en sus posibilidades de meterse entre los cuatro mejores al final de la liga.

La anécdota del partido estuvo en la falta de energía eléctrica que padeció el pueblo de Espiel desde la siete de la mañana hasta cinco o diez minutos antes de concluir el encuentro, lo que hizo peligrar la celebración del partido en su integridad, para lo que se comenzó la segunda parte cinco minutos antes de lo acostumbrado. Fue una circunstancia que afectó por igual a los dos contendientes.  

El Arcos se encontró con un equipo que suele apretar bastante en su feudo debido a la filosofía de juego de su entrenador, Rafa Navarro, y con unas condiciones climatológicas adversas de frío y lluvia, pero el potencial arcense en la punta del ataque es muy grande, aumentado por el cambio de sistema de Mariano Suárez, que jugó con cuatro delanteros en los momentos trascendentales del choque apretando al Espeleño cuando el cronómetro se acercaba a su fin y el empate campeaba en el marcador.

El Arcos dio imagen de equipo serio y de contar con muy buenos efectivos, como su portero Manu López o el delantero Antonio Sánchez, una escuadra muy conjuntada en todas las líneas del campo, pero aún es precipitado vaticinar si se meterá o no en los playoffs porque en esta fase de la competición hay equipos en mejor estado de forma, algo lógico si contemplamos la multitud de cambios habidos dentro de la plantilla arcense desde el inicio del campeonato. Una cosa dejó clara el partido, que el Espeleño pagó muy caro sus errores defensivos y que el Arcos estuvo ahí en el sitio y en el momento oportunos para no desaprovechar las ocasiones, lo que debe servir de acicate a los blancos para relanzarse en la competición liguera y confiar de una vez por todas en su potencial futbolístico, que se va a ver incrementado con la próxima incorporación del medio centro argentino Andrés Heredia, un jugador que lleva varias semanas entrenando a las órdenes del cuerpo técnico y que ha conseguido convencer al entrenador arcense Mariano Suárez, que en breve dará su visto bueno para la adquisición de un futbolista que le va a venir de perlas a los blancos de cara al tramo final de la liga. Otra de las alegrías la protagonizó el juvenil Pedro, que debutó al fin.

“Era vital vencer cuanto antes” (Mariano Suárez, entrenador del Arcos C.F.)

 “Marcamos un gol muy pronto y pudimos haber hecho el 0-2, pero el Espeleño mejoró y comenzó a hacernos ataques en juego directo, empatando en una buena jugada. La segunda parte fue muy abierta, con llegadas alternas en las que pudo haber marcado cualquiera de los dos equipos, pero la fortuna cayó de nuestro lado en una jugada preparada de saque de esquina quedando muy poco para terminar. El campo era estrecho y el equipo trabajó bien, con las dos líneas de cuatro muy juntas y con Prieto y Antonio creando peligro cada vez que se iban al ataque, con Juan Gómez y Giráldez profundos y verticales. En definitiva, un partido bien jugado por nuestra parte. Era muy importante lograr un triunfo lo más rápido posible. Después de la racha positiva, los tres empates consecutivos y la derrota ante el Alcalá nos despegamos un poco de los de arriba y era vital vencer cuanto antes, lo que nos va a permitir seguir enganchados, pero la liga es larga y tenemos que seguir ganando y sumando e intentar atrapar otra racha de ocho o nueve partidos sin perder para acercarnos a los de arriba. El Espeleño es un buen equipo, con gente como Diego, Curro Vacas, Guti o Mario, pero se ha metido abajo y jugaron al límite y en su campo es un rival muy fuerte”.

Comentarios

© Copyright 2018 Andalucía Información