El Arcos C.F. se deja tres nuevos puntos en casa

Publicado: 08/01/2018 · Manuel Galvín
Un ordenado, pero discreto Alcalá, logra frenar a los blancos
Arcos CF     1
CD Alcalá    2


Arcos: Manu López, Christian García (Rubén Díaz, 81’), Gabi, Oca, Joselito (Prieto, 59’), Manzano, Zúñiga (Melo, 73’), Álvaro, Maqui, Legupín y Giráldez.

Alcalá: Ramón, Jorge Muñoz (Leal, 31’), Óscar Rodríguez (Montaño, 52’), Juanma, Carlos Ávila, Serrano, Yeyo, Gonzalo, Pedro Jiménez (Yeray, 81’), José Antonio y Rafa Toro.

Goles:
0-1      m. 56: Pedro Jiménez.
1-1      m. 86: Prieto.
1-2      m. 91: José Antonio.

Árbitro: Cristóbal Muñoz Arjona (Granada). Amonestó a los locales Oca, Giráldez, Gabi, Álvaro y Melo, y al visitante José Antonio.
Incidencias: Estadio Antonio Barbadillo. Unos 300 espectadores. Se guardó silencio por el fallecimiento de Jesús Jiménez, hijo de Paquico, exjugador del Arcos C.F..

El Arcos continúa complicándose su objetivo de acercarse a los puestos de promoción de ascenso a Segunda B y  ya lleva cuatro jornadas sin ganar, en las que solo ha sumado tres puntos de 12 posibles, quedándose en tierra de nadie en la clasificación con los mismos puntos de distancia de la promoción que del descenso. Por contra, el Alcalá,  con su victoria en el Barbadillo, consigue alejarse dos puntos de la zona de peligro, un estadio que en esta temporada está resultando excesivamente asequible para los que lo visitan ya que los arcenses se han dejado en su feudo cuatro derrotas y dos empates, que no es poco si lo comparamos con los números de la pasada temporada, en la que solo se cedieron dos derrotas (Algeciras y Écija) y cuatro empates (Lebrijana, Ceuta, Coria y San Roque).

La primera parte fue bastante insulsa aunque los de casa gozaron de una ocasión monumental a cargo de Álvaro en el minuto nueve, que falló una de las mejores oportunidades que se han visto durante toda la temporada, al precipitarse en el disparo estando totalmente solo y con tiempo de sobra para controlar y fusilar al buen portero Ramón. Al Arcos le costaba una barbaridad ganarle la espalda a su rival porque la circulación del balón era demasiado previsible y al Alcalá le bastaba con bascular con orden para tapar cualquier línea de pase, de ahí que los locales intentasen penetrar las líneas enemigas mediante diagonales, principalmente en las botas de Giráldez y Legupín, y  lanzando al área algunos centros imprecisos del lateral Christian buscando la cabeza de los rematadores pero sin éxito, como en el minuto 25,  al no llegar Giráldez al remate. Lo más amenazador para la portería de Ramón vino en el minuto 17 a cargo de Giráldez, disparando fuera pero con peligro en una buena jugada de Legupín. El Alcalá ofrecía aún menos porque solo un disparo de Pedro Jiménez en el minuto 26 sacando con rapidez una falta en la frontal, que se marchó fuera por poco, fue el pobre balance ofensivo visitante. Daba la sensación de que ninguno de los contendientes estaba a gusto en el campo y que dejaban la resolución del choque para la vuelta del vestuario, como así fue. Llamaban la atención el ritmo cansino del Arcos y el exceso de conducciones del balón. Hacía falta más decisión a la hora de encarar en acciones individuales por las bandas y más desmarques en la punta del ataque para ganar la espalda a la segura y sobria zaga panadera, pero nada de esto ocurrió. También se notaba una gran carencia de creación de juego en la zona ancha, donde nadie encontraba una línea de pase ni la manera de desbordar al rival sevillano. El balón salía sin apenas dificultades desde atrás, pero al llegar a la transición faltaba fútbol, creatividad e inspiración. El partido era soso y apagado.

El inicio del segundo acto dio una idea real de lo que se iba a ver en la continuación: un cabezazo a bocajarro del villamartinense José Antonio en el 46 lo detuvo en un alarde de reflejos el meta debutante local Manu López. La caja de los truenos ya no tenía tapadera porque dos minutos después Zúñiga lanzaba una falta con su maestría habitual obligando a Ramón a demostrar sus cualidades como arquero, que voló al palo derecho para detener el trallazo. El Arcos se lo iba creyendo a medida que pasaban los minutos, pero en el 56, una contra perfectamente interpretada por Gonzalo apoyándose en José Antonio permitió a este meter un centro a Pedro Jiménez, que solo tuvo que empujar el balón con el interior del pie para batir a Manu López, subiendo el 0-1 al marcador.

Mariano Suárez dio entrada en el Arcos al segundo debutante en sus filas, el delantero Prieto procedente de la U.D.  Los Barrios, que a los 27 minutos de estar en el campo resolvió a la media vuelta con un zurdazo inapelable un centro de Giráldez para machacar la portería del espigado Ramón, mostrando el camino de la remontada a su nuevo equipo, que no tardó en poner cerco nuevamente a la portería del Alcalá, pero un contraataque de José Antonio, en el que se recorrió casi todo el campo con todo el Arcos muy lejos de su portería y con Álvaro cerrando como único defensor, puso más hielo todavía en las gargantas de los aficionados gaditanos al superar a Manu en su salida estableciendo el 1-2 definitivo. Nadie podía creer que el Alcalá, que también anda bastante cortito de potencial, terminara por llevarse los tres puntos del Barbadillo con tan escasa demostración de juego y con un planteamiento tan timorato y defensivo, pero así fue. El Arcos no anda bien, puede que debido a ausencias tan destacadas como las de Antonio Sánchez, Juan Gómez y Melo, afectados por el ‘virus’ de la Copa de la Regiones, tan peligroso o más que el de la gripe de este invierno.

ZONA MIXTA. MARIANO SUÁREZ. ENTRENADOR DEL ARCOS C.F.

“Sabíamos que el partido se podía producir así, con un Alcalá que se metiera atrás, que perdiera tiempo y que jugara con nuestra ansiedad por ganar el partido en el primer minuto. Hablamos antes del partido de que teníamos que tener mucha paciencia, estar seguros y ordenados. Creo que en la primera parte estuvimos bien, aunque con una circulación un poco lenta de balón. Creamos dos o tres ocasiones de gol, sobre todo la de Álvaro delante del portero, pero se precipitó en el disparo. Ellos no nos crearon peligro, que yo recuerde. En el descanso volvimos a hablr de no cometer errores y mantener la seguridad defensiva para no cometer errores que metieran al rival en el partido. El gol nos trastocó todos los planes porque la idea era mantener el 0-0 y en los últimos 30 minutos incorporar a Prieto y a Melo para que nos dieran un plus para poder filtrar pases y tener más frescura arriba. Empatamos muy al final y el segundo gol del Alcalá ha sido un fallo mío porque no puedo dejar a Álvaro detrás, estaba mal situado y hoy el partido lo he perdido yo. La idea era tener paciencia y hacer circular el balón con más de rapidez, pero ganar los partidos no es fácil. Teníamos que hacer un gol primero para que ellos adelantasen sus líneas y tener más espacios para poder controlar el partido”.

 

 

 

Comentarios

© Copyright 2018 Andalucía Información