Arcos

El exaltador del Lunes Santo arcense reivindica la formación cofrade

El contraguía de María Santísima de la Amargura pronunció un bello pregón con alusiones a don Manuel y los hermanos idos

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

La exaltación al Lunes Santo fue tan hermosa como emotiva.

La exaltación al Lunes Santo fue tan hermosa como emotiva.

La exaltación al Lunes Santo fue tan hermosa como emotiva.

La Parroquia de San Francisco, en una tarde de ambiente primaveral, recibió con gran alegría la vigésimo séptima edición de la Exaltación del Lunes Santo, que encontraría en el hermano Álvaro Moreno Ruiz la voz perfecta para anunciar el día más grande de su hermandad. El también lasaliano, hermano del Prendimiento y sanitario de profesión fue presentado por su compañero y amigo Antonio Vera.

El pregonero, contraguía del palio de María Santísima de la Amargura, se incorporó en 2015 a la junta de Gobierno de su hermandad, para tres años más tarde jurar como tesorero, cargo que sigue ocupando hoy día. Tras santiguarse ante la imagen de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas, empezó justificando su fe y con palabras dedicadas a la Virgen María, pero también hacia su madre terrenal por inculcarle esos valores. Le pidió al Señor que la cuide y la tenga siempre a su lado. Después de los saludos de rigor, Álvaro Moreno tuvo unas palabras de recuerdo para el eterno párroco de San Francisco, ya ido, don Manuel Rodríguez, evocándolo en aquel rezo del santo rosario en la calle Alta.

Describió con precisión el Lunes Santo  que no solo es procesión en la hermandad, sino día de oración, de recuerdo a sus hermanos fundadores, de catequesis y formación en Cristo para quienes tomen las riendas de la hermandad en el futuro: “La formación es el agua que bebemos para calmar nuestra sed”. Así, reivindicó este aspecto de formación en la vida de la hermandad. Además, el pregonero citó la importancia de la convivencia anual del Charco de los Hurones en ese contexto formativo. Allí “se pone de manifiesto el lema de servir a Dios con alegría” que legaría a la hermandad don Rafael Bellido, el añorado obispo diocesano y hermano fundador de la hermandad.

Álvaro Moreno habló a su Cristo de las Tres Caídas: “Ponernos al servicio del de la mano en la piedra; por eso, Jesús mío, vengo ante tus plantas despojado…”. El pregonero terminó evocando el sonido del martillo, la primera ‘levantá’, “porque detrás de esa mano que levanta el martillo hay una vida de hermandad”. “Suenan tres toques de palermo en la puerta de San Francisco. Lo demás, hermanos, ya lo sabéis, Tres Caídas de Lunes Santo. He dicho”.

Así puso el punto y final a una bella oración hecha pregón que fue recompensada con el sentido aplauso en presencia de la junta de Gobierno de su hermandad y de su director espiritual y párroco, Iván Carrera Orellana. Los detalles finales anunciados por la hermandad Nuria Roldán cerraron definitivamente el emotivo acto para la hermandad del Lunes Santo. 

 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN