Publicidad Ai
Publicidad Ai

Arcos

‘La luz de Guerra Calle: un lugar en el mundo’ recupera la dimensión artística del pintor

La obra escrita por el poeta Pedro Sevilla y fotografiada por Juan Mariscal reedita el valor de una figura clave de la pintura española

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai

Presentación del libro homenaje al pintor Alfonso Guerra Calle.

Presentación del libro homenaje al pintor Alfonso Guerra Calle.

Presentación del libro homenaje al pintor Alfonso Guerra Calle.

En rara ocasión no cabe más público y más emoción en un acto cultural. La granja escuela Buenavista, en La Junta de los Ríos de Arcos, fue el escenario casi natural de la presentación del libro ‘La luz de Guerra Calle: un lugar en el mundo’, ya que el desaparecido pintor nació y se crió en esta barriada rural antes de afincarse en Madrid, donde se prodigaría como un artista clave del panorama pictórico nacional.

En presencia de quienes un día fueron sus vecinos, familiares, amigos y autoridades, el recuerdo de Alfonso Guerra Calle se despertó de la voz del poeta Pedro Sevilla y del fotógrafo Juan Mariscal, autores de la obra que ha editado el Servicio de Publicaciones de la Diputación provincial de Cádiz en colaboración con la Delegación de Cultura del Ayuntamiento. Un libro que es, en esencia, un paseo por algunas de las pinturas más emblemáticas, y otras inéditas cedidas por la propia familia, que realizó el artista ido.

Las primeras palabras fueron de la delegada de Cultura, María Macías, sin ocultar su profunda emoción por revivir el recuerdo hacia un artista que siempre admiró, una persona amante de su ciudad y que nunca puso reparos a la colaboración. De hecho, poco antes de fallecer, Alfonso Guerra Calle exponía en Arcos su impresionante colección sobre los pueblos blancos de Cádiz y Málaga. En su último adiós exponía su obra en Ronda…

Con idéntico nudo en la garganta y sentidas lágrimas, Isabel Guerra, hija del pintor, se dirigió al público y autoridades agradeciendo la publicación del libro, del que dijo será un preciosísimo recuerdo para las nietas de su padre, que así conocerán más de su legado artístico.

El escritor Pedro Sevilla realizó una sencilla y perfectamente resumida semblanza de su también amigo pintor, con referencias inevitables a su ligazón con la Junta de los Ríos, a los paisajes en los que predominaba el ocre de los sembrados; un artista cuya obra no buscaba reivindicación social alguna, sino, simplemente, plasmar esa belleza que nos ofrece el campo en todos los sentidos. El fotógrafo Juan Mariscal, también muy emocionado, retrataría su relación con el pintor, como él mismo de La Junta de los Ríos, y con el que, a pesar de compartir una manifiesta cortedad, se entendía perfectamente en términos artísticos. Mariscal, a modo de despedida, agradeció a la delegada de Cultura haber trabajado estos años con ella, en lo que le ha resultado “un verdadero placer”, ya que la concejala no repetirá en el futuro gobierno de Arcos.

Las palabras del diputado provincial Jaime Armario cerraron la convocatoria con el reconocimiento de Diputación a la figura de Guerra Calle. Inteligentemente, el diputado captó la emoción y el sentimiento que flotaron durante el ameno rato, el cual acabaría definitivamente con un reconfortante reencuentro entre los presentes.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN