Publicidad Ai
Publicidad Ai

Antequera

Descubierto un gran poblado de finales del IV milenio a.C. en el entorno de Antequera

El prestigioso arqueólogo Luis Efrén Fernández desarrollará hoy viernes 19 de octubre, a partir de las 20 horas en el salón de actos del Museo de la Ciudad de Antequera, una conferencia sobre el yacimiento de Arroyo Saladillo.

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Enterramiento en posición fetal de Arroyo Saladillo -

Una vez más las obras del AVE Granada-Bobadilla vienen a confirmar la existencia y naturaleza
de un yacimiento que ya estaba zonificado en el actual PGOU del término municipal
de Antequera, sólo que en esta ocasión el equipo que arqueólogos que delimitó el yacimiento
se quedó corto: los trabajos de arqueología preventiva que se han desarrollado
y los trabajos posteriores dirigidos por el arqueólogo Luis Efrén Fernández (Taller de Investigaciones
Arqueológicas) de zonificación y prospección apuntan a que el yacimiento
abarca una superficie mucho mayor que la propuesta en el primer estudio.
El equipo de arqueólogos ha excavado una longitud superior a los 700 metros (la
zona afectada por la traza del AVE) en cuyo límite oriental se ha descubierto uno foso que
delimitaría el yacimiento. Los trabajos desarrollados apuntan a que el asentamiento se
establecería sobre una superficie de planta casi circular con alrededor de 1400 metros de
diámetro, lo que daría un área útil de ocupación prehistórica realmente desmesurada, en
torno a las 150 hectáreas. Esto podría constituir algo nunca visto en estas tierras, hasta la
fecha, entre los asentamientos de esta cronología.
En Arroyo Saladillo tenemos todo el abanico de posibilidades materiales que acompaña
a estos yacimientos, situados en la transición del Neolítico al Cobre, en términos
convencionales: finales del VI-principios del III a.C.

Los materiales que se han recuperado son los habituales en este tipo de asentamientos:
cerámicas decoradas y aquellas destinadas al almacenaje, preparación y consumo
de alimentos, pesas de telar y toberas cuyo uso puede relacionarse con el desarrollo
de una incipiente actividad metalúrgica.


En relación a la industria lítica, Saladillo aporta las tipologías características de un
asentamiento agrícola con escasos materiales procedentes del exterior de la comarca de
Antequera (hachas de doble filo. Azuelas, molinos de mano, morteros, etc.).También se
ha documentado el empleo de “ocre rojo”, asociado a la ornamentación de las cerámicas
y empleado dentro de ritual funerario. La industria ósea sólo se ve representada por
algunos punzones de hueso y entre los objetos de ornamento personal destacan algunas
pulseras de mármol y conchas. También llama la atención el hallazgo de tres idolillos de
pizarra.


La agricultura queda documentada en determinadas áreas de concentración de
actividades de molienda, elementos de hoz de sílex y en las propias estructuras de almacenaje,
se trata de 139 silos de cereales o productos hortícolas y leguminosas, con restos
carbonizados en algunas de ellos (cebada y trigo) .Importante en cuanto volumen y diversidad
parece haber sido la cabaña ganadera : bóvidos, ovicaprinos y suidos (cerdos). Son
especies, habituales en el registro faunístico de esta fase y su explotación implica varios
recursos derivados, lácteos, textiles (lana), curtidos, incluso combustible.
Los cánidos descubiertos en una de las estructuras excavadas, pueden constituir un
buen dato para comprender la importancia de esta actividad económica ganadera y cinegética
y posiblemente aporte nuevos datos sobre aspectos rituales de este fiel amigo del
hombre. Precisamente la actividad cinegética también parece haber tenido su peso en la
dieta del grupo, así se han descubierto restos de jabalí, cérvidos, avifauna, grandes zancudas,
entre otros. Con respecto a la malacofauna, explotación de los recursos fluviales del
medio, así como de los contactos con el marco litoral, se ha documentado la recolección
del mejillón de río, la almeja fina, el mejillón mediterráneo, la almendra de mar, berberechos,
caracolas, caracoles marinos y ostras.


El primer elemento que destaca en Saladillo, es sin duda el hallazgo del foso. Primero
localizado en el interior malacitano y, segundo de la actual provincia. Saladillo presenta,
en todo caso, una cronología más antigua que bordea los límites entre el Neolítico
y Calcolítico. La serie de consideraciones sobre estos yacimientos delimitados o defendidos
por zanjas, bien conformando anillos concéntricos o bien definiendo sectores concretos
de los mismos, se apoya en buena parte de las explicaciones, primero en aspectos
funcionales defensivos o, al menos disuasorios de forma más reciente en algunos casos
se ha definido la línea de un posible uso como sistemas de regadío. Para sus excavadores
no queda duda de que el foso de Saladillo, al igual que lo haría una muralla, delimita y
defiende un perímetro en cuyo interior se desarrollan multitud de actividades vitales que
son propias de la Humanidad, desde tiempos pretéritos hasta la actualidad.

inhumados que no se ciñen al ritual específicamente dolménico, así como cinco inhumaciones
ortodoxas efectuadas en el interior de varios silos. Los restos fueron situados
en posición fetal con dos individuos infantiles, la disposición parece tendida o ligeramente
flexionada. En este caso el menor de los individuos, probablemente un infantil femenino,
presenta elementos de ajuar asociados, azuela y punzón de hueso y yacía bajo una superposición
de herbívoros sacrificados en edad juvenil.


Uno de los individuos fue enterrado en compañía de un ovicaprino completo, apareciendo
entre los restos del posible túmulo que lo cubrió, el cadáver fue espolvoreado
de ocre rojo y aún se conservaba la pigmentación de algunos de los restos óseos, a continuación
se cubrió el enterramiento con una estructura de grandes losas y se remató el
complejo fúnebre con un túmulo de cantos y bloques de planta circular.


Saladillo y los doce nuevos asentamientos descubiertos de esta época demuestran
la elevada densidad de poblamiento para estos momentos y lo temprano que se desarrolla
en la zona el paisaje megalítico, fruto de la situación geográfica de cruce de caminos,
las conexiones con el litoral y la posibilidad de acceso a importantes fuentes de aprovisionamiento
de recursos líticos junto con la fertilidad y potencialidad cinegética, silvícola y
agropecuaria de los terrenos. Es, por tanto, uno de los hallazgos que, hasta la fecha, más
luz arrojan sobre esta etapa en el interior de la provincia de Málaga.

Todos estos datos serán expuestos en la conferencia que el arqueólogo Luis Efrén Fernández
pronunciará en la tarde de hoy viernes 19 de octubre, a partir de las 20 horas en el
Museo de la Ciudad de Antequera dentro del ciclo de conferencias de otoño que organiza
dicha institución dependiente del Área de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Antequera.
En el transcurso del acto se expondrán en una vitrina los objetos más destacados
que se han recuperado durante la excavación.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN