Actualizado: : CET
Martes, 24/04/2018

Abengoa, sin tecnología y a competir con los ingenieros chinos

El negocio del EPC, al que se dedicará en exclusiva, dejará poco beneficio para pagar la deuda aún pendiente

El dinero para que Abengoa no entre en concurso llegará posiblemente esta semana a la empresa, son casi 1.200 millones. Y esa cantidad da justo para eso, para que la empresa no entre en concurso y para que en los próximos meses cuente con avales y garantías para volver a optar a proyectos y mostrar a sus nuevos accionistas (los bancos capitaneados por Santander, y una amalgama de fondos de inversión) que es una empresa viable y con futuro. Y ahí es donde, solventadas por fin las dudas sobre la llegada de esos fondos, se centran las opiniones más pesimistas.

El plan de viabilidad que ahora arranca formalmente prevé que Abengoa se centre sólo en EPC. ¿Qué es esto? Son las siglas inglesas que definen a aquellas empresas que se dedican a ingeniería, suministro de componentes y construcción de instalaciones industriales. Pero, ¿no es eso lo que hace Abengoa?
Pues sí, pero con una diferencia clave: Abengoa acudía a los grandes concursos no sólo con la baza de su conocimiento del EPC, sino sobre todo porque disponía de tecnología propia (en energía termosolar o en depuración de agua, por ejemplo). Ahora, abandonada la actividad de I+D, la compañía sevillana se ofrece sólo como epecista.

Es decir, un intermediario sin valor añadido, sin tecnología, no quien lidera la construcción de una planta como ocurría hasta ahora. Y, en el mercado mundial del EPC, las empresas españolas -como Sener, Isolux o ACS- poco están pudiendo hacer frente a la fuerte competencia de China o de empresas estatales de países de Oriente Medio. Los márgenes son estrechos -del 8% con suerte, y Abengoa por norma ha perdido dinero en casi todos sus EPC- y la deuda que hay que pagar tras salvar el concurso tiene tipos de interés superiores. ¿Cómo la pagará Abengoa? Nadie lo sabe.

Abengoa necesitaría virar hacia el EPC-M, gestión (management) del EPC, que es donde se han posicionado las ingenierías alemanas desde hace ya años al verse incapaces de competir con los chinos. Pero eso supondría ser el 10% de lo que fue Abengoa: y eso no da para sueldos fijos de un millón al año, claro.

COMENTARIOS