Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 22/09/2021

Provincia de Cádiz

“Si Juanma Moreno aspira a repetir como presidente, o es con Vox o no será”

Macarena Olona, secretaria general de Vox en el Congreso y portavoz adjunta carga contra el PP, contra el Gobierno de Sánchez y la "izquierda caviar" de Podemos

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • “La retirada de la placa de Pemán en Cádiz solo responde a la visión sectaria de esta izquierda caviar”
  • “En España hay mucha miseria y el Gobierno obligó a muchas familias a elegir entre mascarillas o leche”
  • “Antes de Vox, los fachas eran los del PP, a los que atacaban eran a los del PP. Deberían estar de nuestro lado”

Portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados, su nombre suena desde hace unos meses como posible candidata a las elecciones autonómicas andaluzas. De hecho, hay quien ha interpretado su extensa visita de esta semana a la provincia de Cádiz como una especie de premonición electoral. Macarena Olona asegura que esa decisión compete solo a la dirección del partido y que se tomará cuando Juanma Moreno decida convocar los comicios. Lo que sí tiene claro es que si Moreno quiere volver a ser presidente de la Junta necesitará el aval de Vox, y la postura de los populares en torno a la declaración de Santiago Abascal como persona non grata en Ceuta no hace sino alejar esa posibilidad. Un distanciamiento con su socio natural que coincide asimismo con las batallas judiciales emprendidas contra el Gobierno del Pedro Sánchez, al que ya han tumbado en el Constitucional por el confinamiento durante el estado de alarma.   

Visto lo visto con los fondos de la SEPI y Plus ultra, ¿fue un error que Vox facilitara la aprobación del decreto que da a Pedro Sánchez plenos poderes para disponer de los fondos europeos?

–Cuando permitimos que saliera adelante el Real Decreto Ley que articulaba los fondos europeos mediante nuestra abstención pensábamos única y exclusivamente en los españoles. Estábamos a las puertas de las elecciones catalanas y otros partidos de la oposición, caso de PP y Cs, intentaban provocar un desgaste al Gobierno de España, pero dándole una patada a los españoles. Consideramos que la actual crisis de solvencia puesta en evidencia por el actual gobierno socialcomunista, no puede transformarse en una crisis de liquidez porque eso daría lugar a que si ya se han tenido que cerrar miles de empresas, sería una quiebra absoluta del Estado.

Pero ¿os preocupa  esa falta de transparencia con la que se ha actuado a la hora de conceder las ayudas a Plus Ultra?

–Tal es así que hemos interpuesto una querella en relación con este rescate que apesta y que beneficia a una compañía que si bien es cierto que formalmente es española, es una compañía venezolana. Estamos muy satisfechos porque el juzgado de instrucción ha atendido esta semana nuestras alegaciones y ha suspendido la entrega del segundo préstamo, por importe de 34 millones de euros.

Vox está en contra de la Ley de Memoria Democrática, porque la considera guerracivilista y sectaria, y apela a la concordia. Pero, ¿es compatible ese discurso con el apoyo de Agustín Rosety al manifiesto en defensa de la carrera militar de Franco o con el hecho de que negara hace unos días que hubiera un golpe de estado en el 36?

–La historia es para los historiadores. Por eso desde octubre de 2019, nuestro presidente Santiago Abascal ya dijo alto y claro que Vox es el único partido que de manera firme y abierta, sin complejos, no va a obligar a nadie a condenar a sus abuelos, sean de un bando o de otro, porque entendemos que nuestros mayores demostraron una enorme generosidad al cerrar unas heridas que todavía sangraban, porque nos dieron a las generaciones futuras una España en libertad, y yo, particularmente, que tengo en mi familia muertos de uno y otro bando, nunca se me ha inoculado la semilla del dolor ni del odio, sino una visión de esperanza y orgullo por esta gran nación. Lo que no vamos a permitir es que este gobierno quiera imponer una verdad oficial y que lo que se le traslade a las generaciones presentes y futuras sea una versión de la historia que comienza a partir de 1936, porque hay que tener en cuenta que no hay un punto final, sino que lo ocurrido en 1936 hay que entenderlo dentro de un contexto.

El Ayuntamiento de Cádiz ha retirado la placa en la casa natal de Pemán. ¿Considera que la actual ley de memoria histórica es excesiva o se está interpretando de manera rigurosa?

–En Cádiz hemos hecho una ofrenda floral donde estaba ubicada esa placa. Estamos ante un ilustre escritor gaditano que forma parte de la historia de Cádiz y de la que hay que estar orgullosos. Si el alcalde de Cádiz atenta ahora contra su memoria, lo está haciendo también contra las raíces y la tradición gaditana, por eso quisimos hacer ese reconocimiento público, y también para dar esperanza a todas aquellas personas que tienen muy claro que lo que hace el alcalde no es una interpretación rigurosa de la ley de memoria histórica, sino una interpretación ilegal de la misma. La retirada de esa placa no tiene nada que ver con esa ley ni tiene cabida en esa normativa. Solo responde a una visión sectaria de esta izquierda caviar a la que solo le gusta hacer gala de su superioridad moral. Atentan contra todo lo que no comulgue con su adoctrinamiento.

La Ley de la Eutanasia salió adelante gracias a los votos de los socios del PSOE. Se va a recurrir al Tribunal Constitucional. ¿No echa de menos una respuesta social más contundente?  

–En el momento en que España está pasando una crisis sin precedentes, este Gobierno aprovecha para poner en marcha su agenda ideológica totalitaria. Precisamente, en navidades sacó adelante la Ley de la Eutanasia, como si no le bastatan los cien mil muertos que nos ha causado la pandemia y la gestión desarrollada por el Gobierno. Vox ya ha recurrido esa ley al Constitucional y hemos prometido que cuando gobernemos, si el Tribunal no se ha pronunciado antes, la derogaremos. No vamos a traicionar a los votantes, de la derecha o la izquierda, que entienden que la vida es un derecho absoluto. Nosotros sí defendemos una ley de cuidados paliativos con prestaciones adecuadas, porque el Gobierno lo que introduce con esta ley es la cultura de la muerte, una total desesperanza, y un mensaje muy claro: cuando una persona llega a un punto crítico en el que puede pensar que no le queda más que sufrimiento, les ofrecen la pastilla. 

Pero permítame que le insista. En 2009 salieron a la calle miles de personas contra la ley del aborto. La de Eutanasia se ha tramitado sin que haya existido alarma social.

–Es que este es el gran pecado de este gobierno y el mejor ejemplo. El gobierno ha aprovechado el peor momento que están atravesando los españoles para aprobar esa ley. En España hay mucha miseria, y este Gobierno ha obligado a miles de familias a elegir entre comprar mascarilla o leches. Ahora tenemos el precio más alto de la historia de España de la factura eléctrica, y hay miles de personas que viven con una pensión que no supera los 700 euros al mes. Una subida de 80 euros para un consumidor medio representa que existe miedo en los hogares, miedo a poner una lavadora, a planchar, a poner el ventilador. Ya ni hablo del aire acondicionado.

En Andalucía plantean un bloqueo naval ante la llegada masiva de pateras. ¿Esa es la mejor forma de abordar la crisis migratoria por parte de la Junta?  

–La Junta no está respondiendo ni está a la altura de las expectativas que Vox tenía cuando prometimos que con nuestro apoyo permitiríamos el gobierno del cambio. Pero dijimos alto y claro que no bastaba un simple cambio de siglas, un relevo, sino que se tenía que ver una auténtica alternativa a la izquierda, y no está sucediendo. La política migratoria de la Junta es un ejemplo claro de a lo que me refiero. Es una auténtica vergüenza que la Junta se haya convertido en un auténtico cooperador necesario en el secuestro de niños marroquíes, cuando Marruecos, oliendo la debilidad del Gobierno de España, ha aprovechado para aumentar el chantaje sobre nuestra nación arrojándonos a sus niños, secuestrándolos, porque lo que hizo fue recogerlos en autobuses y llevarlos hasta Ceuta, donde los arrojaron en nuestra frontera, prometiéndoles que verían a uno de sus ídolos futbolísticos. Una vez que accedieron, la ministra Ione Belarra mantuvo una reunión con los presidentes de las comunidades autónomas, y lo que hicieron fue convertirse en cooperadores necesarios del secuestro de esos niños cuando acordaron un reparto que supuso que, pese a los mensajes de sus madres desde Marruecos, el ministro del Interior frenara las devoluciones en caliente por exigencia de la parte podemita. Y lo que pasó es que esos menores fueron distribuidos por toda España, y yo me pongo ahora en la piel de todas esas madres desesperadas porque les han arrebatado a sus hijos. Esta es la política irresponsable de una clase política que practica un buenismo en el que están todos, incluido el PP.

En un análisis en prensa, y a raíz de la declaración de Santiago Abascal como persona non grata en Ceuta, se apuntaba que se trata de una situación de la que no pueden sacar más que beneficio, puesto que reactiva a sus bases y deja como principal señalado al PP. ¿Cree que en el fondo les beneficia electoralmente?

–Ese análisis me parece diabólico. Es el mismo análisis que se ha hecho en alguna ocasión cuando hemos sido recibido a pedradas en diferentes actos electorales, en los que se decía que Vox salía beneficiado por el hecho de ser apedreado. Es muy duro. Me es indiferente si hay un rédito político y si nos favorece o deja de hacerlo. Ante esto, y da igual si se trata de la derecha o de la izquierda, deberían ser contundentes. El análisis exclusivo nunca debería haber ocurrido: declarar a una persona indeseable por sus ideas desde una institución pública. La declaración de persona non grata es un recurso diplomático para incrementar la presión sobre un país tercero, pero en el ámbito de las relaciones diplomáticas. Que desde una institución pública se declare indeseable a una persona a sus ideas, y que esto salga adelante con su abstención de los representantes del PP... Y no me canso de repetirlo: antes de la aparición de Vox, los fachas eran ellos. Antes de Vox, la extrema derecha era el PP, era quien sufría los ataques que nosotros soportamos ahora con mucha mayor virulencia, y lo que es más duro, con la complicidad de que, quien aunque solo sea por pura empatía, porque ha pasado por esto, debería estar a nuestro lado y tener las ideas muy claras, porque esto es inaceptable. Pero no solo no se han retractado, sino que han impedido que se debatiera una moción presentada por nuestro partido para que quedara sin efecto la declaración de persona non grata. 

ABC titulaba esta semana: “La derecha se rompe con las encuestas a favor” y editorializaba sobre la necesidad de que aparquen sus diferencias personales. ¿cree que Santiago Abascal y Pablo Casado son irreconciliables?

–Esto no va de relaciones personales, y yo agradeceré siempre a nuestro presidente, Santiago Abascal, el sentido de estado, la altura de miras que está demostrando ante cada una de las trampas que le está poniendo Pablo Casado, comenzando por ese infame discurso empleado durante la moción de censura, donde lo reprochable, y también desde dentro del PP, fue el ataque indigno hacia una persona cuya familia ha sufrido los ataques y las amenazas de ETA. Hacer un discurso tan despiadado y sobre un tema tan sensible, sabiendo Casado que Santiago es una de las personas que ha puesto en riesgo su vida mientras él se limitaba a llevar los maletines de Aznar y Rajoy, pues hasta en ese momento, sentada como estaba al lado de nuestro presidente, vi al hombre con sentido de estado, vi al líder por el que yo dejé todo y decidí dar un paso al frente para defender a España desde el ámbito de la familia de Vox. Porque fue capaz de superar cualquier dolor personal y trasladar un mensaje de absoluta esperanza a todos los votantes de centro derecha, e incluso a los de izquierda que no están conformes con el sanchismo, para dejarles claro que podían estar muy tranquilos porque no habría ningún tipo de represalia  ni de anteposición de los intereses personales a los intereses generales que son los que defendemos. Y se ha demostrado, como se ha podido comprobar con Isabel Díaz Ayuso, a la que hemos apoyado, incluso en primera vuelta, y sin pedir nada a cambio.

Consideran que hay que adelantar elecciones en Andalucía. ¿La crisis de Ceuta va encaminada a socavar la legislatura andaluza?

–No exclusivamente en Andalucía, donde ya sí tiene efectos. Una vez constatamos como el PP, tras la declaración de persona non grata, no solo no rectificaba, sino que se ratificaba, nuestro portavoz se puso en contacto con la Junta para comunicarles que daba por rotas y por finalizadas las reuniones que se mantenían periódicamente para valorar la marcha del Gobierno de la Junta y la presentación de iniciativas en el Parlamento. A partir de ahora, cualquier iniciativa que se vaya a tramitar en el Parlamento, nosotros valoraremos esas iniciativas exclusivamente desde el interés de los andaluces. Si son buenas para los andaluces, las apoyaremos, pero no van a tener nuestra complicidad ni nuestro rostro amable durante el proceso previo de negociación, y no van a tener al socio que les tendía la mano de manera leal, en tanto no rectifiquen. Porque los ataques despiadados que el PP está teniendo hacia Vox nunca se han visto respecto de Cs. Los discursos más vehementes del PP no los tienen siquiera hacia el presidente Pedro Sánchez. El señor Casado utiliza un tono mucho más agresivo con nuestro presidente Santiago Abascal que con Pedro Sánchez. Y a la postre van a tener que interiorizar y que asumir que el bipartidismo ha muerto. Y que si en algún momento el señor Casado aspira a llegar a la Moncloa, y por supuesto el señor Moreno a mantenerse en la Junta, o es con Vox o no será. Ha llegado el momento de exigir el respeto que nos merecemos, no solo nosotros, sino nuestros votantes.

¿Está preparado Vox para elecciones en Andalucía? Las encuestas apuntan cierto estancamiento y ha habido tres portavoces diferentes, ¿habrá candidato designado pronto? Su nombre ha llegado a sonar.

–No tenemos candidato oficial a la fecha. El momento de valorar quién es la persona adecuada en nuestro partido tiene lugar cuando se hace oficial la convocatoria de esas elecciones y teniendo en cuenta las circunstancias de ese mismo momento. Pensemos que si el señor Moreno quiere seguir depositando el futuro de Andalucía sobre los hombros de un partido tan traidor como ha demostrado ser Ciudadanos, y no adelanta las elecciones, hablamos de casi de dos años vista hasta que se tenga que hacer oficial el nombre de ese candidato. Que vaya usted a saber lo que ha podido ocurrir en todo ese tiempo. Cuando se convoquen elecciones haremos público quién asumirá tan alta responsabilidad. Vox es un partido que apenas lleva dos años en las instituciones, y eso es importante recalcarlo, porque somos tan intensos, tan apasionados en la defensa de los españoles, que a veces uno tiende a olvidarse de esto y a pensar que Vox siempre ha estado ahí. Y eso tiene sus cosas positivas y otras no tan negativas. Pero todas las decisiones se toman pensando siempre en el mejor interés de los andaluces en este caso. No hay esas luchas de poder que son clásicas de otros partidos, porque si algo es intolerable para nosotros, es que no podemos con las deslealtades y a esas luchas de poder que no hacen sino responder a las miserias humanas, y eso para nosotros es inaceptable. En nuestra formación, nadie pide y nadie rehúsa.

Quedan menos de dos años para las elecciones municipales, ¿creen que es su asignatura pendiente?

–Es evidente que Vox nace, y su razón de ser está en una proyección nacional, porque en nuestro ADN está la defensa de la soberanía española. Ojalá llegue el día en el que Vox tenga que desaparecer porque será el día en el que tengamos que dejar de ser necesarios. Le puedo asegurar que esta semana en el acto en Cádiz estaba muy emocionada, porque tenía muy presente que estaba en la tierra que parió la primera Constitución española, en la que se proclamaba por primera vez que la soberanía reside en la nación española. Esa proyección nacional no es óbice para que tengamos representación en todas las instituciones donde podemos servir a los ciudadanos. Lo más difícil son las administraciones locales, siquiera sea porque hablamos de una legión de 50.000 personas, que son los candidatos que hay que designar. Nosotros avanzamos siempre dando pasos seguros y firmes, y lo que aseguramos es que tenemos un mismo discurso y es coherente. Es decir, que si a nivel nacional decimos que hay que reducir drásticamente el gasto político, porque es inasumible sostener el pago de las pensiones con este gasto político desbordado, cuando asumimos gobiernos municipales o estamos en la oposición lo que hacemos es trasladar a nivel municipal las actuaciones que nos permiten reducir el gasto político.

Cada uno en sus posiciones ideológicas totalmente contrapuestas, ¿les molesta que les equiparen con Podemos por su vertiente populista?

–Podemos es un partido antisistema que ha engañado y defraudado profundamente a un grueso de votantes que sufrieron mucho por la crisis financiera iniciada en la etapa de Rodríguez Zapatero y por las medidas impulsadas en la etapa de Mariano Rajoy, en la que se olvidaron de gobernar con corazón. Podemos fue muy hábil, bebió de las fuentes chavistas bolivarianas, y supo politizar ese dolor de los españoles que sufrían y pedían un cambio, cansados del bipartidismo y de una clase política solo preocupada de favorecerse a sí misma. Afortunadamente, los españoles han podido comprobar, y en Cádiz tienen un claro ejemplo, qué representa Podemos cuando asume el gobierno. Y la ciudad de Cádiz es un caso paradigmático como lo es Barcelona. Tenemos personas que son auténticos irresponsables, que no tienen ningún conocimiento del saber estar institucional, y si hablamos del ámbito municipal, estamos ante la institución en la que tienen menos cabida las ideologías, porque es la administración más cercana al ciudadano. En Cádiz se produjo una circunstancia digna de estudio. ¿Qué sucede para que los ciudadanos pasen del PP a un alcalde populista?. Ese es el análisis que hay que hacer y Vox tiene claro cuál es el diagnóstico. Las soluciones que Vox ofrece, a diferencia de Podemos, están completamente alejadas del populismo y las que ofrece a diferencia de las del PP son técnicamente exquisitas sino que además representan a un gobierno con corazón.

Esta semana ha visitado el Campo de Gibraltar, donde hay varios asuntos candentes: ¿Están a favor de la declaración de La Línea como ciudad autónoma? ¿Cuáles son las recetas de Vox contra el narcotráfico?

–Es curioso, porque en el resto de España no se sabe, que aquí en La Línea tenemos al Puigdemont del sur, que ha iniciado un proceso de ruptura de La Línea, respecto de Andalucía, y que ahora quiere celebrar un referéndum que la secretaria general del Ayuntamiento ya le ha dicho que es ilegal, para separar La Línea de Andalucía, y hacerse independiente, porque las singularidades de la frontera con Gibraltar les permiten constituirse de forma independiente. En La Línea es necesario hacer frente a la singularidad de un territorio marcado por una tasa de paro en torno al 40%, donde 11.000 personas cruzan la frontera cada día para ir a trabajar a territorio extranjero, donde los niveles de delincuencia extraordinarios. Obviamente requieren que sean dotados de un régimen singular especial, pero no me haga un proceso constituyente de separación de Andalucía. Con respecto al Campo de Gibraltar, nosotros estamos muy cercanos a nuestros agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y a los de Vigilancia Aduanera. Consideramos prioritario incluir el Campo de Gibraltar en el Plan Especial de Seguridad, declarar zona especial de singularidad y dotarlos de los medios adecuados, a causa del cambio en la delincuencia. Tenemos aquí el narcotráfico de élite de toda España y políticos irresponsables que no afrontan esta cuestión de forma contundente, dotándoles de los medios necesarios como pudieran ser armas de letalidad reducida, porque eso puede ser la diferencia entre salvar su vida o no salvarla. Y yo tengo claro que hay que optar porque nuestros agentes vuelvan cada noche a casa sanos y salvos.

Pero hay otra cuestión importante en la zona, que es la falta de empleo y de oportunidades, ¿cómo se soluciona eso?

–Efectivamente. Nosotros sostenemos que un gobierno que no tiene una estrategia nacional, difícilmente puede tener una estrategia industrial, una estrategia militar, por lo que compete a Navantia o Airbus, por ejemplo, por el empleo que comporta. Es necesario tener políticas activas de empleo que cambien las políticas de subvenciones, que han provocado que los gobiernos tengan auténticos estómagos agradecidos, pero que han provocado que eso haya dado lugar a que nuestros jóvenes se encuentren hoy día sin futuro y por eso España tiene el índice de paro juvenil más alto de Europa. Un 40%. Con la crisis iniciada en la etapa de Rodríguez Zapatero, muchos jóvenes tuvieron que irse fuera de España en busca de trabajo, pero en ese momento, a diferencia del actual, es que se marchaban con la duda de si tendrían futuro en España, mientras que ahora se siguen marchando pero con la duda de si habrá una España en el futuro. En este momento lo que está en juego es el futuro de la nación española, como ha quedado de manifiesto con la concesión indigna de los indultos a los golpistas catalanes que Vox ya ha recurrido ante la justicia, porque consideramos que el Tribunal Supremo fue exquisito cuando concluyó que el Gobierno actuaba de forma ilegal al poder conceder ese indulto.

 

“Lo que ha hecho el Gobierno es hacer de su voluntad la ley suprema”

Cuenta con una muy reconocida trayectoria profesional; sin embargo ha dicho que es ahora cuando se está sintiendo más útil como servidora pública, ¿de verdad lo siente así o es una forma de dignificar el ejercicio de la política?

–Es una respuesta totalmente sincera. Si algo estamos viendo a lo largo de estos meses desde que Pedro Sánchez asaltase la Moncloa a lomos de la mentira, es que desde los distintos frentes que tenemos abiertos el jaque a nuestro estado de derecho es para mí uno de los más importantes, porque nuestra democracia está en juego. Tenemos un gobierno que ha bebido en las fuentes del totalitarismo. Nosotros tenemos una Constitución y una democracia consolidada. Y lo que ha hecho este gobierno, como ha declarado el Tribunal Constitucional, tras admitir el recurso que solo Vox interpuso contra lo que era un estado de excepción encubierto, es hacer de su voluntad la ley suprema. Lo hemos visto. Un gobierno con un mínimo sentido de estado, tras conocerse esa sentencia del TC, que representa el mayor varapalo judicial para cualquier gobierno de España, lo que habría hecho es dimitir en bloque. Y lo primero que hace es ratificarse en lo que hizo, decir que acepta la sentencia, pero que no la comparte y que están equivocados, y además invocando a los muertos, porque dicen que es el instrumento que ha permitido salvar 400.000 vidas, cuando todavía no son capaces de decirnos la cifra real de fallecidos por el coronavirus. Como si el estado de excepción no hubiese permitido emplear las decisiones adecuadas, cuando de hecho era el único que lo permitía. Yo estudié Derecho en la Universidad de Alicante, después durante cinco años oposité al cuerpo de la Abogacía del Estado, he estado diez años en activo y luego en servicios especiales como abogada del estado, siempre formándome. Pero esa respuesta se debe a que es desde que soy diputada por Vox y estoy en el Congreso de los Diputados cuando más útil me siento, y cuando he llegado a la convicción de que todo ese proceso de estudio, aprendizaje y formación, es en este momento cuando más útil estoy representando a los españoles.

¿Por qué optó por Vox? ¿No se ha visto tentada por otros partidos?

–Yo soy técnico, y nunca estuvo en mi radar personal la política. A mí me apasiona la toga. Estar en estrados y defender al Estado. Pero hubo un punto en que España me dolía demasiado, y fue un cúmulo de circunstancias. Tuve dos oportunidades de dar el salto a la política a través de dos formaciones, y mi rechazo fue automático. Pero como he visto tanta indignidad en la política de uno y otro color, como he visto el techo de cristal que tenía como técnico al intentar defender el Estado al encontrarme con políticos indignos, no en todos los casos, que quede claro, pero es la experiencia que puedo trasladar, y que han antepuesto sus intereses electoralistas y particulares a la defensa de los intereses generales, tuve claro que solo saltando a la arena política podría defender de igual a igual los intereses de los españoles. Y esto solo ha sido posible después de encontrar a una persona que es Santiago Abascal, que fue conocerle y tener claro que haría lo que me pidiese y confío en él ciegamente. 

COMENTARIOS