Quantcast
El tiempo en: Andalucía
28/11/2021  

Cámara Baja

Cuba, comunismo o libertad

Sol Cruz-Guzmán, arquitecta y diputada nacional por el PP por Sevilla, nos habla de la crisis cubana y de los conflictos en el seno del Gobierno central

Publicado: 15/07/2021 ·
22:18
· Actualizado: 15/07/2021 · 22:18
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Protestas en Cuba.
Autor

Sol Cruz-Guzmán

Arquitecta de profesión por la ETSA Sevilla. Diputada por Sevilla en el Congreso de los Diputados

Cámara Baja

Cámara Baja es un espacio en el que se trata la actividad política en el ámbito local, regional y nacional

VISITAR BLOG

Cuando Isabel Díaz Ayuso centró su campaña en la disyuntiva “Comunismo o Libertad” fueron muchos, desde Évole hasta el historiador Ángel Viñas, los que la atacaron duramente y sacaron la artillería pesada para volver a intentar enfrentarnos con rencillas pasadas de la trágica Guerra Civil española. Los acontecimientos ocurridos en Cuba en los últimos días, nos han mostrado en imágenes el porqué de la necesaria elección que Isabel proponía a los madrileños hace unos meses, y que tuvo una abrumadora contestación en las urnas: Libertad.


El Gobierno español medio comunista, se niega a pronunciar esas dos palabras que tienen al pueblo cubano sumido en el caos; dictadura comunista. Una dictadura comunista que debió caer junto con el muro de Berlín en 1989. Debe ser muy duro ver las consecuencias que tiene la implantación de la ideología que defienden parte de los ministros de nuestro país. Gracias al presidente Sánchez y a pesar de la grave crisis del gobierno, donde han caído 7 ministros y uno ha bailado de puesto, continúan en sus carteras los ministros comunistas, implantado sus nefastas medidas de consecuencias conocidas.


Fuera de la isla, miles de cubanos que tuvieron que huir de su propia Patria abandonando a familia y amigos, levantan la voz por los oprimidos que no tuvieron la misma suerte, a los que no se les permite hablar, ni opinar, ni manifestarse, arrasando media docena de artículos de la declaración de derechos humanos. El sentir de todos los expatriados es unánime, darían lo que fuera por volver a la isla para unirse a sus hermanos cubanos y luchar por la merecida libertad que cualquier persona se merece. Sí, luchar con piedras, o con chanclas, o con la marea que inunda el malecón, que a pesar del corte de comunicaciones o el cierre de internet, consiguen llegar con esperanzadoras imágenes a nuestros móviles.


La detención de la periodista Camila Costa, a la que gracias a la presión internacional han rebajado los cargos de delitos contra la seguridad nacional al desacato y desorden público, o la detención en directo de la youtuber Dina Stars mientras era entrevistada por la dura situación en Cuba, son ejemplos de cómo el régimen castrista encarcela y persigue a sus ciudadanos por expresar sus ideas.


Pero el pueblo cubano no está solo, nos tiene a todos los demócratas españoles de su lado, porque nos unen siglos de historia compartida y un idioma que en la isla tiene un son especial y sabor a caña. Porque fue en Cuba, donde en 1837, entonces provincia española, se construyó el primer ferrocarril español, la línea La Habana-Güines, diez años antes que la línea Barcelona a Mataró estuviera en funcionamiento. Porque tenemos admiración mutua, y es que Cádiz es La Habana y La Habana es Cádiz, y se nos van las manos y los pies lo mismo con una bulería que con el Guatamanera. Porque Machín, el que puso banda sonora a la generación de nuestros abuelos, descansa en Sevilla y porque Jorge Camacho consiguió tomar las instantáneas mas escultóricas del Coto Doña en su colección de cruces. Amigo y testigo de la vida de Reinaldo Arenas, él y la incombustible Margarita, consiguieron crear un verdadero centro de pensamiento intelectual en la aldea del Rocío.


El 14 de julio de 1789 con la toma de la Bastilla comenzó la caída del Antiguo régimen y el inicio de la Revolución Francesa. La rebelión se transformó en revolución cuando los manifestantes liberaron a los pocos presos que custodiaba la fortaleza y consiguieron hacerse con la pólvora necesaria para atacar al rey. Resulta significativo que haya sido el mismo 14 de julio, pero del 2021, cuando el pueblo cubano haya salido en masa a sus calles para decir basta ya a la dictadura comunista tras días de manifestaciones. Ojalá sea esta efeméride la que se escriba en los libros de historia, el día en el que pueblo cubano venció al comunismo para conseguir su libertad.

TE RECOMENDAMOS