Quantcast
El tiempo en: Andalucía
16/05/2021

Andalucía

Andalucía se marca junio como objetivo para "salvar el verano"

El objetivo del gobierno andaluz para intentar "salvar" la temporada de verano vuelve a estar puesto en junio, al igual que el año pasado

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Playa de El Palmar.
  • Si el estado de alarma decae el 9 de mayo como se anunció, las posibilidades de restringir movimientos y horarios se reducirán notablemente
  • La vacunación, como pieza clave en la reducción de la pandemia, podría llegar a porcentajes del 40 o 50 por ciento en junio en el mejor de los casos
  • La Junta de Andalucía baraja espaciar la segunda vacuna de Pfizer o Moderna al máximo para aprovechar las nuevas dosis que lleguen

El objetivo en el Gobierno andaluz para intentar "salvar" la temporada de verano vuelve a estar puesto en junio, al igual que el año pasado, con la intención de llegar a ese mes con la menor incidencia y el mayor número de vacunados contra la covid y tener así la máxima movilidad posible en la comunidad.

Si el estado de alarma decae el 9 de mayo como se anunció, las posibilidades de restringir movimientos y horarios se reducirán notablemente para el Ejecutivo andaluz un mes antes de la fecha. Para intentar minimizar posibles conflictos judiciales por sus medidas sin estado de alarma, la Junta consultará el encaje jurídico al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Este es el mecanismo que ya se utilizó el año pasado cuando cayó por primera vez el estado de alarma en la comunidad, con resoluciones del TSJA, incluso a posteriori, cuando se trataba de casos en los que aprobar la restricción era urgente.

Sin embargo, está por ver si se podría limitar la libertad de movimientos de los ciudadanos sin las herramientas que proporciona el estado de alarma. Quedaría en manos de la justicia.

La vacunación, como pieza clave en la reducción de la pandemia, podría llegar a porcentajes del 40 o 50 por ciento en junio en el mejor de los casos, pero los problemas se suceden y paralizaciones como las de AstraZeneca o Janssen no han ayudado.

La Junta de Andalucía baraja espaciar la segunda vacuna de Pfizer o Moderna al máximo para aprovechar las nuevas dosis que lleguen e inyectar a más personas la primera de ellas.

La inmunidad no sería total en esas personas, pero permitiría tener a más población con un 60 o 70 por ciento de protección contra el virus con esa primera vacuna, algo que ya se está haciendo con buenos resultados en países como Reino Unido o Francia.

También están abiertos los contactos con farmacéuticas para la adquisición propia de vacunas, pero esta posibilidad es más remota de cara al verano, ya que primero tendría que "abrirse la mano" por parte de las autoridades europeas y, después, que la Agencia Europea del Medicamento autorizara vacunas como Sputnik.

El año pasado la movilidad entre provincias no se abrió hasta el 8 de junio y el plan de playas, con 3.000 vigilantes que este año no repetirán, comenzó el día 15 de ese mes. A partir de ahí vinieron meses de relativa calma en la pandemia hasta que empezó a subir la curva en agosto y de forma relevante en septiembre.

En junio de 2020 la tasa de incidencia era ya ínfima (no es comparable a la actual porque se hacían muchas menos pruebas) y las hospitalizaciones no llegaban al centenar, con menos de una treintena en UCI, tras meses de duro confinamiento. Ahora mismo hay 1.500 hospitalizados y casi trescientos en cuidados intensivos.

La cuarta ola que afronta Andalucía en este momento tras la Semana Santa no está siendo tan virulenta como la tercera, con un ascenso menos pronunciado que el que se registró después de Navidades.

Todo ello, unido al incremento previsto de vacunas, hace prever una bajada a medio plazo que podría dar margen para "salvar" de alguna forma la importante temporada turística en la comunidad. 

COMENTARIOS