Quantcast
El tiempo en: Andalucía
25/07/2021

Galicia

Los autónomos critican el reparto autonómico de las ayudas

A su juicio genera distorsiones entre los trabajadores por cuenta propia de las diferentes comunidades autónomas

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Montero y Calviño.

Los autónomos de ATA y UPTA han criticado este viernes el reparto autonómico de las ayudas directas aprobadas por el Gobierno, ya que a su juicio genera distorsiones entre los trabajadores por cuenta propia de las diferentes comunidades autónomas.

El BOE ha publicado hoy las cantidades que corresponden a cada región de los 7.000 millones de euros de ayudas directas a empresas y autónomos, en el que Canarias y Andalucía son las más beneficiadas, con 1.144 millones y 1.109 millones de euros, respectivamente.

Para fijar el reparto, Hacienda ha tenido en cuenta una serie de criterios como el indicador de renta de cada comunidad autónoma, desempleo en general y paro juvenil o número de trabajadores en expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

Estas ayudas, que están restringidas a determinados sectores y a una pérdida de ingresos de al menos el 30 % en 2020, ascienden a 3.000 euros para los autónomos acogidos al régimen de módulos y a entre 4.000 y 200.000 euros para el resto de autónomos y empresas, que tendrán que dedicar al pago de deudas.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha asegurado que este reparto "no es equitativo" y genera distorsiones entre los autónomos de las diferentes regiones en función de los recursos de los que estas dispongan y las peticiones que les lleguen.

"Habrá autónomos de primera y de segunda", argumenta, y afirma que las ayudas no alcanzarían a la mitad de los autónomos de Galicia o Castilla y León, pero sí a la totalidad de los de Baleares, si bien estos cálculos no tienen en cuenta ni los requisitos para acceder a la ayuda ni que las empresas también pueden optar a ellas.

Para el presidente de UPTA, Eduardo Abad, el Gobierno "no hace oídos" a los autónomos y utiliza criterios de reparto que no obedecen a la naturaleza de las ayudas, es decir, la caída de los ingresos y las deudas contraídas durante la pandemia.

Los factores e indicadores utilizados no se corresponden con el objetivo final de la ayuda, que es aliviar la situación económica de autónomos y empresas, denuncia, cuando debería tenerse en cuenta el número de autónomos de cada zona.

De hecho, asegura que la fórmula utilizada es "totalmente equivocada" porque "daña y causa un perjuicio a regiones que tienen un nivel de envejecimiento de la población alto y, por lo tanto, niveles de desempleo juvenil bajos".

COMENTARIOS