Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 04/08/2021

Andalucía

Cierre de filas naranjas desde Andalucía

Veinticuatro horas después de que estallara la tormenta, el responsable regional del partido, Juan Marín, sigue capeando el temporal

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....

El "efecto mariposa" del obús político lanzado por Ciudadanos en forma de moción de censura con el PSOE en Murcia, donde gobernaba con el PP, se ha traducido en Andalucía, a simple vista, en un doble cierre de filas, tanto hacia el Gobierno con los populares como hacia su líder nacional, Inés Arrimadas.

Veinticuatro horas después de que estallara la tormenta, el responsable regional del partido, Juan Marín, sigue capeando el temporal insistiendo ante los periodistas en lo dicho desde el minuto uno: las elecciones en Andalucía serán en dos años y Cs ha hecho "lo correcto" en Murcia, nadie cuestiona a su presidenta.

El líder andaluz no se sale del guión, aunque a nadie se le escapa que en los lugares donde se da una réplica del modelo de coalición con el PP que ahora se ha roto habría gustado que las cosas se hicieran de otra manera en el feudo murciano o, al menos, en otro momento y no en medio de una pandemia.

"Es que parece que Ciudadanos tiene la culpa de todo", es el comentario dolido de un diputado naranja en uno de los numerosos "corrillos" a los que ha dado lugar el pleno ordinario del Parlamento, donde todo el protagonismo se lo ha llevado la estabilidad del Gobierno andaluz tras el órdago murciano.

Este lamento se une a una pregunta: "¿De verdad pensaban en Madrid que no iba a repercutir en los sitios donde gobernamos con la misma fórmula?", se plantean cerca de las altas instancias de la formación, donde se cree que habría sido más oportuno dejar pasar el verano antes de plantear movimientos de este tipo.

Todo esto ocurre en una formación en la que las aguas habían empezado a moverse ya para una cita con las urnas que se presume aún lejana, y en la que se mira de reojo si podría salir alguna voz discordante también con el planteamiento en el tablero parlamentario.

"El grupo está cohesionado", defendía este miércoles Marín a escasos metros de Moreno, en una frase que resume el sentir de sus 21 diputados tras la reunión en la que el líder regional pulsó la situación en Andalucía con sus compañeros de grupo, despueés de lo ocurrido también en la Comunidad de Madrid.

Fue este un encuentro que desde dentro se califica como "duro" y en el que quedó claro que el interés de todos ellos va por el mismo camino: Ciudadanos disfruta ahora de una buena posición, ocupa prácticamente medio gobierno en la Junta y cuenta con una veintena de escaños, todo lo cual no está garantizado que se mantenga cuando se abran las urnas, a tenor de las últimos sondeos.

"Si ya estamos débiles..." deslizan desde el interior del grupo, descartando cualquier movimiento que diera lugar a una posible moción de censura que además -y esto se comparte en las distintas corrientes internas- sería difícil de entender tras apenas dos años de "gobierno del cambio".

Hay quien confía incluso en que este "todos a una" acalle de hecho debates internos hasta que las elecciones estén más cerca, y que las palabras más grandilocuentes que se pronuncien vengan de citas de otros políticos, como la que hizo el portavoz adjunto, Fran Carrillo, con el presidente de la primera república, Estanislao Figueras, al comienzo de este pleno.

"Estoy hasta los cojones de todos nosotros", dijo en la tribuna del Parlamento. Hoy, además de declinar realizar más declaraciones, se le veía en la entrada al Salón de Plenos conversando con Marín, que a continuación departía distendidamente, también ante las cámaras, con la consejera de Igualdad y presunta rival en clave de partido, Rocío Ruiz.

COMENTARIOS