El tiempo en: Andalucía
Viernes 22/01/2021

Málaga

Dos dedos amputados delatan a un hombre que robaba en joyerías de Málaga

El sospechoso, de 38 años y nacionalidad rumana, supuestamente se apoderó al descuido de joyas por valor de 2.365 euros en la provincia de Málaga

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Anillos robados.
  • Los agentes recibieron una primera denuncia del responsable de un establecimiento de Málaga capital y, de forma paralela, en Marbella
  • Según las pesquisas, el investigado trataba de ocultar su discapacidad física para evitar ser identificado
  • Los investigadores averiguaron que los anillos sustraídos en una de las joyerías habían sido vendidos en un establecimiento de compraventa de oro

Un hombre con dos dedos amputados ha sido detenido por la Policía Nacional en Málaga por sustraer supuestamente joyas en establecimientos de la provincia, gracias a que este rasgo físico no pasó desapercibido para las víctimas.

El sospechoso, de 38 años y nacionalidad rumana, supuestamente se apoderó al descuido de joyas por valor de 2.365 euros y vendió parte de ellas en un establecimiento de compraventa de oro donde la Policía pudo recuperarlas.

La Policía atribuye al detenido la presunta comisión de tres hurtos, uno de ellos en grado de tentativa, en joyerías de Málaga capital y Marbella, según ha informado este miércoles en un comunicado.

Los agentes recibieron una primera denuncia del responsable de un establecimiento ubicado en la calle Mármoles de Málaga que había sido víctima del hurto de una alianza y una sortija valoradas en 895 y 975 euros, respectivamente, a manos de un hombre con acento italiano y al que le faltaban dos dedos en su mano izquierda.

De forma paralela, los investigadores conocieron otro hecho similar ocurrido en una joyería de Marbella, protagonizado por un hombre al que le faltaban dos dedos en una mano, que se había apoderado de una pulsera valorada en 795 euros.

Según las pesquisas, el investigado trataba de ocultar su discapacidad física para evitar ser identificado, ya que en los hurtos portaba un teléfono en su mano izquierda y vestía una prenda larga que tapaba parte de la misma, al tiempo que usaba solo la mano derecha para manipular las piezas mostradas por el joyero.

No obstante, esta característica física no pasó desapercibida para las víctimas, que describieron este rasgo, así como su "forzado" acento italiano.

En el último de los hechos denunciados, en una joyería localizada en Puerto de la Torre, de la capital malagueña, el joyero se percató de las intenciones del sospechoso, que salió apresuradamente del local al verse descubierto.

Los investigadores averiguaron que los anillos sustraídos en una de las joyerías habían sido vendidos en un establecimiento de compraventa de oro de Marbella e identificaron al vendedor de las piezas, que fue localizado en un hostal del centro de Málaga.

COMENTARIOS