Actualizado: 23:29 CET
Lunes, 16/12/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

La Policía registra varias viviendas en La Isla y Chiclana por el desfalco

Quintana asegura que "Clemente no se ha llevado dinero y lo vamos a demostrar".

  • Un vehículo policial camuflado en el momento en el que sale del domicilio del Pedroso con el material intervenido durante el registro.
  • Todas las propiedades guardan relación con la familia marroquí de Mohamed A. B., al que se relaciona con Clemente Ruiz
  • Durante más de cuatro horas de registro se requisaron documentos, ordenadores y se hallaron motocicletas aún empaquetadas
Los agentes encargados de las investigaciones sobre el desfalco de los 7,8 millones de euros de la Caja Municipal del Ayuntamiento de San Fernando dieron ayer un nuevo paso al proceder al registro de varios inmuebles -fundamental mente viviendas- en San Fernando y Chiclana relacionados con la familia de Mohamed A.B.. Se trata del ciudadano marroquí con el que se ha vinculado durante los últimos meses a Clemente Ruiz García, el cajero municipal del Ayuntamiento isleño que desde el pasado 4 de noviembre permanece en Puerto II, tras decretar la jueza encargada del caso su ingreso prisión ante la posible existencia de un riesgo de fuga a Marruecos, además de por los cargos de malversación de caudales públicos, delito continuado de falsedad documental y falsedad en documento mercantil.

Los registros contaron con la preceptiva autorización judicial que se requiere para estos casos y las labores policiales se prolongaron por un espacio de unas cuatro horas. Durante ese periodo se inspeccionaron dos domicilios ubicados en El Pedroso -muy cercanos a la vivienda de Clemente Ruiz y pertenecientes al propio Mohamed y a un hermana-, otra vivienda localizada en la calle Asteroides -al parecer propiedad de su padre-, un local situado en la calle San Marcos y, por último, un chalé ubicado en el camino Montes Pirineos en Chiclana de la Frontera.

Según fuentes consultadas por INFORMACIÓN, como resultado de los citados registros la Policía requisó varias cajas con documentos -entre ellos facturas de numerosos viajes a Marruecos y reclamaciones de deudas de los últimos meses -, así como algunos ordenadores personales. Además, los agentes hallaron varias motocicletas aún empaquetadas en el interior de un local. Además, le han sido retirados los pasaportes a varios de los miembros de la familia.

Discreción policial

El hecho de que las investigaciones que se están llevando a cabo estén aún bajo secreto sumarial, hizo que la Policía Judicial actuara con total discreción durante los registros para no levantar las sospechas de los medios de comunicación, sobre todo en los desarrollados en San Fernando. De hecho, nada en el exterior de los inmuebles del Pedroso hacía presagiar lo que estaba ocurriendo dentro, dado que se evitó incluso la presencia de vehículos policiales. Hasta tal punto se tomaron precauciones que ni los propios vecinos se percataron del movimiento policial. “Es verdad yo sé que por aquí viven ciudadanos marroquíes, pero yo no he visto por aquí policías”, señalaba una de las vecinas de un bloque ubicado justo enfrente de las casas. Nadie podía o quería confirmar la noticia hasta que a las dos y media de la tarde se abrieron las puertas de uno de los domicilios y de él salió un vehículo camuflado de la Policía Nacional y numerosos agentes de paisano, algunos de ellos con cajas en las que, supuestamente, iban los documentos requisados. En el interior del vehículo iba también Mohamed A.B., quien había asistido al registro y al que se llevaban en dirección a otro de los locales propiedad de la familia.

De forma paralela, en Chiclana otro grupo de agentes procedía al registro de un lujoso chalé de inspiración árabe.

Ahora todo el material intervenido deberá ser analizado minuciosamente por los investigadores con el fin de encontrar una posible relación entre este ciudadano marroquí y Clemente Ruiz García. Esto podría suponer que se prolongara aún más en el tiempo el secreto sumarial, precisamente ahora que todos los rumores apuntaban a un levantamiento inminente del mismo.

Antecedentes

Los registros se han llevado a cabo después de la que Policía en sus investigaciones iniciales encontrara indicios de la posible y estrecha vinculación entre Clemente Ruiz y Mohamed A.B.. No en vano, en la inspección que se realizó hace varios meses en el domicilio del cajero municipal fuera hallada numerosa documentación personal del marroquí, entre ellos, libretas de ahorro de bancos, escrituras de viviendas y hasta pruebas médicas. Es más, Clemente aparece como avalista de tres préstamos de Mohamed por un importe de 65.000 euros.

Quintana

Se han cumplido dos semanas largas desde que la jueza que instruye el caso del desfalco decretase el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza de Clemente Ruiz García. Durante este tiempo ha estado recibiendo visitas de manera periódica por parte de su abogado José Ignacio Quintana, quien ayer afirmaba a este medio que “está con la lógica preocupación de no saber qué es lo que va a suceder, pero en todo momento está muy tranquilo y equilibrado. De todas formas se encuentra con la indefinición de no saber a qué atenerse”.
Quintana fue de nuevo tajante sobre todo lo que está sucediendo con respecto a su defendido. “Yo estoy plenamente convencido de que se le está haciendo la cama. Este hombre no se ha llevado un solo euro y que a nadie le quepa la menor duda de que cuando llegue el momento lo vamos a probar. Insisto en que esos 7,8 millones de euros es mucho dinero para que se los haya llevado una persona”. 

El abogado entiende que todo pasa por el levantamiento del secreto del sumario, una situación que, según parece, tendrá aún que esperar tras los registros realizados en San Fernando y en Chiclana. “Ahora mismo seguimos sin poder defendernos porque no conocemos el contenido del secreto sumarial, es decir, que no sabemos a qué atenernos y estamos ante una situación bastante complicada”.

Por otro lado, José Ignacio Quintana resalta el trato que esta recibiendo Clemente en la prisión de Puerto II desde que ingresó el pasado 4 de noviembre. “Todo el mundo está siendo muy respetuoso con él y se encuentra bastante bien, aunque siempre con la preocupación lógica que conlleva el hecho de estar privado de libertad. Una situación que ha conllevado a que en estos momentos esté muy centrado y a la espera de acontecimientos”. Y es que Quintana desconoce qué camino es el que seguirá la justicia en los próximos días o en las próximas semanas con respecto a su cliente.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Nuevo juicio que implica a los alijos robados en la Comisaría de Sevilla
chevron_right
Arenas enviará a la Junta sus 30 medidas para un acuerdo