El tiempo en: Andalucía
Viernes 23/02/2024  
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Málaga

Cómo conseguir al mejor abogado

En caso de necesidad, seguro que estamos de acuerdo en esto, el tener a tus servicios al abogado correcto, es fundamental

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai

Javier y Manuel con Susana Griso.

Manuel Rincón y Javier Rincón.

En caso de necesidad, seguro que estamos de acuerdo en esto, el tener a tus servicios al abogado correcto, es fundamental. Tienes que sopesar tu caso y tus opciones, y tienes que saber cómo encontrar el abogado adecuado para tus necesidades. Hemos hablado con el bufete más prestigioso de nuestra comunidad, Abogados Málaga, sobre cuáles son los consejos más útiles para saber qué buscar en un abogado y cómo tener una victoria asegurada en nuestro pleito.

Javier Rincón nos comenta que hay que evitar a toda costa a un abogado que no tenga una especialidad concreta. Hay abogados en todas partes que se especializan en diferentes campos de estudio. Contratar a uno de ellos aumentará sus posibilidades de éxito, ya que el abogado elegido sabrá exactamente lo que está haciendo una vez que entre en el juzgado. Incluso en cualquier mediación previa o en una asistencia en comisaría. Es crucial conocer el ámbito específico, procedimientos y sentencias previas que rigen cada uno de los ámbitos de la parte del derecho al que pertenece nuestro caso. No es lo mismo un abogado especialista en divorcios, delitos de lesiones o uno laboral. Esto que parece obvio, no siempre se cumple a la hora de elegir al abogado correcto.

Como cliente, nunca hay que dejar de preguntar a tu abogado sobre cualquier cosa relacionada con sus honorarios. Manuel Rincón, nos indica que hay muchas personas que tienen problemas en este aspecto y en las cantidades que les cobra su abogado, pero muchos de ellos no dicen nada. Esto acaba siendo un problema a medio plazo, ya que el cliente puede verse en medio de un proceso totalmente desprotegido si no ha aclarado los términos económicos de forma transparente, y desde el primer momento, con su abogado.

Cuando realmente necesitamos de un abogado que se especialice en un campo muy concreto, no hay que dejarse llevar. Aunque en ocasiones podemos tener un abogado en el que confiamos totalmente, puede que este no sepa lo suficiente del ámbito legal específico como para llevar nuestro caso de una manera que nos dé el resultado esperado. Si se diera el caso, nuevamente lo mejor es la transparencia, y dejarse asesorar por el mismo abogado. Quizás, él puede recomendar a otro de mayor especialización en su lugar.

Un ejemplo es el del bufete de los hermanos Rincón, un bufete de abogados penalistas en Málaga. Asesoran a clientes dentro del ámbito del derecho penal desde hace más de dos décadas. Son el claro ejemplo de la especialización en esta rama de la abogacía, y que requiere de conocimientos precisos sobre aspectos relacionados con delitos de lesiones, robos o estafas, por ejemplo.

Javier y Manuel con Susana Griso

Sin ir más lejos, si nos encontramos inmersos en un divorcio originado por un asunto en Facebook o cualquier otra red social, necesitamos contratar un abogado que ya haya trabajado casos iguales sobre divorcios ocasionados también de la misma forma. Debe ser alguién que esté especializado en ese tipo de casos concretos. Cuanto más especializado sea el abogado que se elija, más probable es que sea capaz de gestionar el caso fácil y eficientemente.

Además de estar considerados los mejores abogados penalistas de España, y de haber pasado por todos los platós de televisión más importantes del país, estos dos hermanos gemelos, han sabido estar al pie del cañón. No han faltado ni un sólo día a su trabajajo atendiendo a todos sus clientes durante los meses de confinamiento. Un duro momento que hemos pasado en España, y en donde el bufete de Manuel y Javier Rincón ha estado siempre velando por los intereses legales de sus clientes, realizando visitas a juzgados y a comisarías, asesorando y defendiendo los intereses de sus clientes.

Prosiguiendo con las recomendaciones sobre cómo elegir a nuestro abogado, mucha gente cae en el siguiente error. Y es que no hay que creer que un abogado de más edad sabe automáticamente más que un abogado más joven. Obviamente la experiencia es un grado, aún así, alguien puede haber ejercido durante más tiempo, sin significar por ello que automáticamente tenga mayor experiencia en el área de la ley relacionada con el caso.

En nuestra charla con los hermanos Rincón, nos comentan que no hay que limitarse a elegir al primer abogado que se encuentre en Internet. Es muy sencillo limitarse a creer que todos los abogados hacen lo mismo, pero pueden variar en calidad y experiencia. Hay que preguntar a amigos y familiares si conocen a un buen abogado y en qué circunstancias protegió sus intereses. No hay duda de que hay que ser exigente a la hora de elegir ayuda legal. No en vano, la justicia y la libertad no son para tomarlas a broma.

Un tip adicional es que hay que mantener una buena comunicación con nuestro abogado desde el primer momento. Los abogados son personas ocupadas, y nuestro caso puede ser uno de entre muchos más. Como clientes, debemos asegurarnos de dejar nuestras expectativas muy claras a nuestro abogado y recibir por su parte instrucciones muy claras de cara a todo el proceso.

Manuel Rincón y Javier Rincón.

El buen abogado se asegura siempre de tener un caso sólido antes de presentarse con su cliente en un juzgado. Hay muy poco lugar para improvisaciones y nada que dejar en manos de la suerte. Algunos abogados, no nos engañemos, sólo piensan en su propio interés, y pueden aconsejar tomar acciones y decisiones rápidas sin importar cuán sólido sea nuestro caso. El buen abogado, siempre antepone los intereses de su cliente. Además, siempre hay que presentar nuestro caso a diferentes profesionales y hay que realizar investigaciones por nuestra cuenta antes de dar más pasos en el proceso de contratación.

Manuel nos da otro truco muy sencillo para saber cuándo no conviene contratar, o incluso despedir, a un abogado. Es muy sencillo: simplemente hay que evaluar cuánto tiempo tarda un abogado en programar tu primera reunión o dar una respuesta a una consulta. No existe un tiempo determiado, todo depende de la situación del caso y del momento del proceso en el que se esté. No obstante, si un cliente se inquieta ante la falta de información por parte de su abogado, es momento de tomar decisiones.

El abogado siempre debe estar pendiente de dar una respuesta a una consulta o llamar para realizar un seguimiento del caso. Si no se sabe de él nada durante el tiempo suficiente, ya sea la primera vez que se conoce o ya sea estando inmerso en el proceso judicial. Siempre hay que exigir que nuestro abogado nos ponga en lo alto de su lista de prioridades.

Simplemente porque alguien sea el más famoso en su especialidad, no significa que deba ser contratado. La habilidad no es lo único importante al contratar un abogado. Hay que llevarse bien con él personalmente si se desea que las cosas funcionen.

Incluso si se cree, como cliente, que se conocen bien los asuntos legales del caso, hay que volverlos a repasar de nuevo de forma conjunta con el abogado. Siempre hay que preparar de antemano las preguntas y respuestas a dar. Un buen abogado preguntará todo lo que se le ocurra sobre el caso y todo lo que relacionado con él. Se trata de estar bien informado y de marcar una estrategia conjunta clara. Un abogado con experiencia sabrá darle varios enfoques a cada uno de los temas concretos y conocerá qué respuestas en las que hay que centrarse, así como los procesos legales que mejor defenderán los intereses de su cliente.

La honestidad y la transparencia son claves en todo lo cuando se trata de tu abogado. Los abogados construyen sus casos sobre lo que su cliente les dice; por lo tanto, mentir u omitir hechos clave puede dificultar las cosas en el futuro. Hay que recordar que todo lo que un cliente le diga a su abogado es confidencial. Tu abogado te defiende, y no es tu juez. Es importante tenerlo siempre presente. Cualquiera que busque representación legal tiene que ser siempre completamente honesto acerca de su situación al entrevistarse con los posibles abogados. Hay que contar absolutamente todo lo que está pasando, ya sea bueno o malo. De esta manera, el abogado podrá proporcionarnos una imagen real de a lo que nos estamos enfrentando y si tiene la capacidad de ayudarnos a obtener el resultado que se desea.

Puede parecer que insistimos mucho en este punto, pero resulta una pieza crucial. Hay que contar todo al abogado. Los abogados están obligados a respetar las normas de confidencialidad, incluso en las consultas iniciales, así que no hay que esconder o tener miedo a nada. No dar información sólo hará más difícil el trabajo del abogado y podría incluso perjudicar el caso. Para orientar las decisiones y pasos a tomar en el proceso, el abogado necesita tener absolutamente toda la información sobre los hechos acaecidos.

Otro punto a tener en cuenta es que la primera consulta con un abogado que está investigando no debe ser de más de treinta minutos. Hay que tener una pequeña lista de preguntas, y si fuera necesario, incluso un cuaderno de notas para que se pueda llevar un control de sus respuestas y así poder decidir sobre lo que nos han respondido. No hay que usar ningún dispositivo de grabación durante la reunión, a menos que se pregunte expresamente y el abogado acepte.

Es importante recordar todos los puntos que nos han comentado Javier y Manuel a lo largo de este artículo a medida que se avanza en el proceso de selección de nuestro abogado. Un buen abogado no es difícil de encontrar. Simplemente hay que saber lo que se está buscando, y con un poco de suerte, ahora ya conocemos algo mejor cómo hacerlo.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN