El tiempo en: Andalucía
Miércoles 25/11/2020
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Absit Invidia

Malos tiempos para silbar

Días de excesos en la política. La pandemia y sus circunstancias han provocado que busquemos el fin sin reparar en los medios

Publicado: 21/11/2020 ·
17:44
· Actualizado: 21/11/2020 · 18:09
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
  • Una mujer caminando protegida con mascarilla y guantes.
Autor

Pedro García Vázquez

Pedro García es periodista. Director de Informativos de 7 Televisión y Publicaciones del Sur

Absit Invidia

Con la esperanza de ser entendido por lo que pone, y por lo que no. Eso sí, sin ánimo de ofender ni en castellano, ni en latín

VISITAR BLOG

Una calle cualquiera de Sevilla. Ayer. Sobre las 10.00 horas. Un currito. No, un currante, en su hora del bocata, le exclama a un compañero: “cuidado, que te has olvidado el bozal”. No le falta razón a mi anónimo y entrañable personaje porque, dependiendo de quien la lleve puesta, esa prenda para protegernos y proteger a los demás puede ser considerada una mascarilla o un aparato diseñado para no morder.

La crispación está desbocada con un protagonismo de los extremos desconocido en la actual centuria. Días de excesos en la política. La pandemia y sus circunstancias han provocado que busquemos el fin sin reparar en los medios. Cuando el país cuenta sus muertos por decenas de miles, y la economía está apuntalada con los alfileres que nos llegan vía fondos europeos, buscar el acuerdo con los partidos que proclaman y no ocultan que quieren la independencia de sus territorios o con quienes defienden el final del sistema de las autonomías es peligroso. Y los extremos no engañan.

congreso de los diputados.

Tanto EH-Bildu como Esquerra en Madrid, y Vox en Andalucía están poniendo en práctica lo que llevaban en sus respectivos programas electorales, y si me apuran se están quedando cortos. Ellos no han variado su posición, y están demostrando influencia en las instituciones, que curiosamente, han rechazado de forma sistemática. ¿Quién, por ejemplo, se puede llevar las manos a la cabeza ante la exigencia de recortes en Canal Sur por parte de Vox cuando lo que ha planteado antes de los comicios autonómicos era su cierre, que previsiblemente acabará ocurriendo por inanición?

Paradojas de la vida, ésa que nos está enseñando que son malos tiempos para silbar. Ni el silbido del disimulo, ni el del aviso al taxi, ni siquiera el zalamero o el de la llamada de atención a la mascota. Son tiempos protagonizados por la tensión generada por la crisis sanitaria, y no solo por ella. Deberían ser tiempos de silencio, como los de Pedro, mi tocayo, el antihéroe de la novela de Luis Martín-Santos. Tiempos de reflexión, pensamiento y análisis. Tiempos de ética, filosofía y ciencia ante el jaque que supone la pandemia. Y, sin embargo, lo que tenemos son tiempos de “a tomar por culo”.

COMENTARIOS