Actualizado: 17:15 CET
Miercoles, 05/08/2020

Sevilla

Intentó matar al hermano diciendo que era Dios y por orden de su padre

La Audiencia de Sevilla ha condenado a tres años y tres meses de internamiento en un centro psiquiátrico a un hombre que intentó asesinar a su hermano

  • Audiencia de Sevilla.

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a tres años y tres meses de internamiento en un centro psiquiátrico a un hombre que intentó asesinar a su hermano porque él "era Dios" y su padre así se lo había ordenado, según decía, y que después hirió a tres de los policías que lo detuvieron.

La Sección Cuarta de la Audiencia sevillana ha juzgado este miércoles a J. E. F., para quien la Fiscalía solicitaba inicialmente siete años de prisión por intento de asesinato, además de acusarlo de atentado contra la autoridad y lesiones leves, pero ha habido acuerdo de conformidad entre el abogado del procesado y el Ministerio Público, que ha aplicado la eximente incompleta de alteración psíquica porque padece esquizofrenia paranoide.

El hombre ha sido condenado a tres años de cárcel por la tentativa de asesinato y tres meses por el atentado, pero el tribunal ha sustituido las penas de reclusión por las de ingreso en el Hospital Psiquiátrico Penitenciario con revisiones cada seis meses.

El presidente de la Sección Cuarta, que ha dictado sentencia firme en la misma sala, también le ha impuesto una multa de 360 euros en total por los tres delitos leves de lesiones y el pago de una indemnización de 7.000 euros a la víctima por las heridas que le causó y tres de 160 euros a cada uno de los agentes a quienes se resistió.

Según han informado fuentes del caso a Efe, los hechos ocurrieron el 9 de junio deL 2019, cuando el encausado se dirigió a la habitación donde dormía su hermano e intentó apuñalarlo con un cuchillo jamonero.

El relato de la Fiscalía narra que J. E. F. "se creía que era Dios" y que su padre le había ordenado matar al hermano, con quien convivía en el mismo inmueble, situado en el entorno de la calle Arroyo.


El acusado sufre esquizofrenia pero en el momento de los hechos había dejado de tomar el tratamiento que seguía, de ahí que la ex fiscal general del Estado María José Segarra, que ha ejercido la acusación pública en este caso, haya estimado la citada eximente.

La Sala también ha impuesto al encausado la prohibición de acercarse a su hermano durante siete años, lo cual puede suponer un problema cuando cumpla la medida de seguridad de internamiento psiquiátrico porque su vivienda sigue siendo la misma que la de la víctima, según ha explicado su abogado, Rafael Entrena.

El presidente del tribunal ha despedido al procesado conminándolo a respetar el tratamiento y no volver a dejarlo porque "es fundamental", según le ha dicho.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Cosentino pide un "nuevo impulso a la industria"
chevron_right
Convocan concentraciones en El Molino ante el problema de los okupas