Actualizado: 19:23 CET
Martes, 14/07/2020

Andalucía

La obesidad puede llegar a duplicar la probabilidad de morir por Covid

El empeoramiento de los pacientes obesos con coronavirus se produce por un encadenamiento de diferentes factores

  • La obesidad, un problema

La obesidad, el factor de riesgo con peor pronóstico en la infección por COVID-19 junto con la edad, la hipertensión y la diabetes, puede llegar a duplicar la probabilidad de morir por coronavirus, según ha advertido el jefe de las Unidades de Obesidad de Quirónsalud Valencia y Alicante, Carlos Sala.

Sala ha recordado que diferentes estudios internacionales constatan que el 65 % de los pacientes ingresados en UCI por COVID-19 son obesos con un índice de masa corporal superior a 30, y de ellos, ocho de cada diez precisan de respiración asistida y presentan un porcentaje de mortalidad del 65 % frente al 36 % que no sufre obesidad.

La obesidad es un factor de riesgo con mal pronóstico en la infección por COVID-19, quizá el más importante junto con la edad y la hipertensión, y todavía peor en los obesos que además padecen esteatosis hepática o diabetes, señala un comunicado del grupo hospitalario hecho público este miércoles.

El empeoramiento de los pacientes obesos con coronavirus se produce por un encadenamiento de diferentes factores, ya que, según Sala, presentan una mecánica respiratoria alterada, con mayor resistencia al flujo de aire y peor intercambio de gases, menor capacidad pulmonar y menor fuerza de la musculatura respiratoria.

Esta peor capacidad de los obesos para ventilar los pulmones empeora en situaciones críticas como en el caso de la respiración asistida en las Unidades de Cuidados Intensivos, por la posición, la inmovilidad y la peor adaptación a las mascarillas.

Por otra parte, las comorbilidades asociadas a la obesidad, como patología cardiovascular e hipercoagulabilidad ocasionan fenómenos tromboembólicos sistémicos que ensombrecen el pronóstico que, unido a la hipertensión arterial, la resistencia insulínica, la dislipemia y la nefropatía propias del paciente obeso, también aumentan la mortalidad.

Otro de los factores a tener en cuenta es el estado inflamatorio crónico de base que provoca la obesidad, que "potencia y agrava la explosiva respuesta inmunitaria contra la infección y que autolesiona los pulmones y negativiza el pronóstico", ha indicado.

Según el especialista en obesidad, diversos estudios "postulan el acantonamiento en la grasa del virus, lo que alarga su presencia por más tiempo en el organismo, el periodo de la infección y como consecuencia el daño, tardando más tiempo en dar negativo en los test PCR”.

En España, la mitad de sus habitantes tiene sobrepeso y un 25 % de ellos, obesidad, unas “cifras preocupantes”, apunta el especialista, que añade que eso constata "que una cuarta parte de la población española está especialmente expuesta a un riesgo duplicado frente a la infección”.

Por ello, ha confiado en que en esta nueva fase de “normalización” progresiva con la desescalada y la estabilización de la situación, las personas obesas "tomen las decisiones terapéuticas necesarias y acudan a unidades especializadas en caso de necesitar ayuda".

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Policía del futuro: telemática, ciberespecializada y control de aforo
chevron_right
Rafael Candau, elegido por concurso nuevo director gerente de Epgasa