Actualizado: 22:38 CET
Jueves, 09/07/2020

Andalucía

Policía del futuro: telemática, ciberespecializada y control de aforo

Habrá menos delitos asociados al contacto personal pero más ciberdelincuencia

  • Ordenador.

Ya nada será igual para la seguridad en la nueva realidad poscoronavirus. Responsables policiales y expertos sostienen que se impondrán la vía telemática, las citas previas para casos no urgentes y un mayor control de los aforos. Habrá menos delitos asociados al contacto personal pero más ciberdelincuencia.

Los agentes han estado y están en la primera línea de la lucha contra la propagación de la COVID-19, expuestos al contagio y se han tenido que tomar medidas de protección que han llegado para quedarse, pero en el corto y medio plazo se vislumbran más cambios, condicionados a una disponibilidad presupuestaria en una crisis económica que, además, traerá más tensión social.

Un descontento social producto de los previsibles desahucios y del desempleo, que puede afectar a la seguridad ciudadana.


Efe ha consultado a diversos expertos para recabar su opinión sobre esos posibles cambios que se avecinan en el ámbito de la seguridad pública.

HACIA UN MAYOR CONTACTO TELEMÁTICO DE LOS CIUDADANOS CON LOS AGENTES

A los responsables del Ministerio del Interior no les cabe la menor duda de que seguirán potenciando la vía telemática en el contacto de los ciudadanos con las fuerzas de seguridad, como ha sido la aplicación para móviles AlertCops, con un botón SOS para profesionales sanitarios o víctimas de violencia de género que se incorporó al sistema durante el estado de alarma.

Para la protección de agentes y ciudadanos, ya se están adaptando los espacios de comisarías y cuarteles para garantizar la debida distancia social, como la instalación de mamparas, medidas higiénicas y desinfección de las áreas de trabajo.

No descarta Interior que los jueces puedan interrogar a los detenidos por videconferencia, como se ha hecho en la pandemia, para evitar traslados. Todo dependerá de las capacidades tecnológicas que estén disponibles tanto en el ámbito judicial y en la fiscalía como en las dependencias policiales. "Sin duda, a partir de esta experiencia se avanzará mucho en ello en breve plazo", dicen las fuentes.

Nadie duda de que la pandemia traerá crisis económica, pero desde Interior esto no es sinónimo de aumento de la criminalidad "si nos atenemos a lo que ocurrió durante la última en España y en los países de nuestro entorno", cuando las tasas de delitos descendieron.

De todos modos, la Policía Nacional y la Guardia Civil "trabajan con todas la hipótesis y se están preparando para dar respuesta a cualquier contingencia", entre ellas un alza del ciberdelito, que se combatirá con más medios y un plan específico en el que trabaja Interior.

CONTROL DE AFOROS, PERO SIN SER UN GRAN HERMANO

Al igual que Interior, los Mossos d´Esquadra apuestan por la gestión telemática en algunos trámites, como las autorizaciones para salir con menores al extranjero, la comunicación de objetos perdidos o denuncias de delitos menores, según explica a Efe el comisario jefe de este cuerpo, Eduard Sallent.

Y una de las vías de futuro que también contempla, y que hasta el momento no había experimentado, es impulsar la cita previa para todas aquellas visitas a comisaría que no sean urgentes.

Aunque se vaya relajando el confinamiento, Sallent está convencido de que en el futuro habrá una vigilancia "más intensa" de los aforos, lo que comportará un ingente esfuerzo de modernización para controlar que se cumpla el límite permitido, pero también se deberá garantizar un acceso más ágil para evitar aglomeraciones en los aledaños de los recintos.

Si se actualiza la actual normativa, la tecnología jugará también un papel clave, ya que la captura de la imagen y de datos biométricos, como el reconocimiento de retina, se perfila como una de las vías para facilitar un acceso rápido a los recintos en espectáculos masivos. "No será un 'gran hermano', pero debería servir para tener un acceso más rápido", anticipa Sallent.

Respecto a la delincuencia, Sallent recuerda que el confinamiento ha provocado una caída histórica de los hurtos, el núcleo central de los delitos en las grandes urbes. Repuntarán cuando se levanten las restricciones pero nada será igual: los ciudadanos querrán mantener una "burbuja" de seguridad a su alrededor y cualquier acercamiento lo vivirán como una amenaza a su propio espacio personal.

TEST MASIVOS PARA TODOS: LA DEMANDA MAS URGENTE PARA LA NUEVA NORMALIDAD

¿Alguien se imagina que quien sale a la calle todos los días para atender al ciudadano y a sus requerimientos no pueda saber si está contagiado o no? Con esta pregunta Mónica Gracia, la secretaria general del Sindicato Unificado de Policía (SUP), resume a Efe el objetivo primordial que Interior debería cumplir en la nueva normalidad: test masivos para los agentes.

Gracia reclama pruebas en toda España con un protocolo claro que fije la realización de test a un agente en cuanto notifique la mínima sospecha de contagio, bien por síntomas o por haber tratado con personas enfermas.

"La nueva normalidad será una etapa de máxima alerta en la prevención de riesgos. No podemos bajar la alerta cuando el objetivo es impedir al máximo el contagio en esta profesión", enfatiza.

El SUP considera una "obligación" del Ministerio y la dirección del cuerpo acondicionar las dependencias policiales a la situación. Desde separación entre mesas, reducción del número de policías por cada despacho, instalación de mamparas a la potenciación de la atención telemática (denuncias y expedición de documentación) y del teletrabajo.

El SUP apuesta además por la continuidad del sexto turno (seis días de trabajo y seis de descanso) para los agentes que prestan servicio en la calle y por aumentar la oferta de plazas.

TIC E INTELIGENCIA POLICIAL, CLAVES EN LA NUEVA SEGURIDAD

"Las condiciones profesionales, psicológicas y materiales en las cuales el funcionario de policía ejerce sus funciones deben preservar su integridad, su imparcialidad y su dignidad". Así lo dice la Resolución 690 de 1979, de la Asamblea Permanente del Consejo de Europa en su declaración sobre la Policía.

Esto "sería suficiente garantía para confiar en los agentes a la hora de hacer frente a los futuros retos de seguridad que se originen" en la nueva normalidad, dice a Efe Iñaki Castro, criminólogo, ex secretario general del sindicato ErNE de la Ertzaintza y miembro de la Universidad Europea en el Principado de Andorra.

Cree este experto que "en breve se producirán unos cambios aún mas acelerados en el trabajo policial. Algunos ya se adivinan, de otros todavía no logramos prever sus consecuencias. Todo dependerá de la evolución del virus y sus posible rebrotes", resalta.

Pero en cualquier caso, serán claves las tecnologías de la información y comunicación (TIC) y la inteligencia policial para la prevención, la investigación y la resolución de delitos.   

Avances tecnológicos en los que se necesitará invertir, como ha hecho la policía china que desde hace varias semanas trabaja con unos cascos especiales que miden la temperatura en tiempo real de cada persona. Cuentan con un batería que dura ocho horas y funciona con rayos infrarrojos, por lo que pueden tomar la temperatura corporal de todo el que se encuentre en un radio de cinco metros de distancia.

Castro coincide con los consultados en que la delincuencia que más puede aumentar será la relacionada con el ciberespacio, con el gancho del engaño para cometer fraudes online, y no tiene claro, porque todavía no hay una respuesta homogénea entre los expertos, si a mayor crisis económica, más criminalidad. Habrá que esperar.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
El 21 % de los pacientes ingresados con Covid-19 falleció
chevron_right
La obesidad puede llegar a duplicar la probabilidad de morir por Covid