Actualizado: 00:56 CET
Lunes, 01/06/2020

Andalucía

Renfe devuelve 15 millones por los retrasos del AVE en Andalucía

Las líneas andaluzas de AVE suman la mitad del total de las indemnizaciones desde 2014 por incumplir horarios

  • Los retrasos en las líneas de AVE andaluzas suman 15 millones de euros en indemnizaciones desde 2014.
  • La línea Barcelona-Málaga-Sevilla suma el mayor número de indemnizaciones; el trayecto entre Zaragoza y Sevilla, ninguna

La mitad de las indemnizaciones pagadas por Renfe entre 2014 y 2019 a los viajeros de AVE por retrasos se ha registrado en las líneas andaluzas. Concretamente, en torno a quince de los casi 30 millones devueltos por incidencias en la alta velocidad, según los datos facilitados por el Gobierno a preguntas formuladas por el diputado nacional de EH Bildu Jon Iñarritu.

En este periodo de tiempo, se han producido 3.016 incidencias en el conjunto de la red, de las cuales 1.460 han afectado a algún trayecto con destino u origen en Sevilla, Málaga o Granada. No obstante, la línea que ha tenido un mayor número de problemas es la operativa entre Madrid y Barcelona, ya sea de forma directa o con paradas en Zaragoza y Figueras, con un tercio de las indemnizaciones.

La segunda más cara es la línea entre Barcelona-Málaga-Sevilla, con seis millones de euros en compensaciones y, en tercer lugar, la que discurre entre Madrid y Sevilla, con otros 4,2 millones de euros en el periodo de referencia.

En el extremo contrario, con cero euros devueltos, está el trayecto entre Zaragoza y Sevilla, pese a que ha circulado en 2.437 ocasiones entre los años 2015 y 2019. Por otro lado, las conexiones entre Granada con Madrid y Barcelona, estrenadas el pasado año, sumaron 137.500 y 106.519 euros en indemnizaciones, respectivamente.

Renfe devuelve el 50% del importe del billete cuando se producen incidencias que superan los 15 minutos de retraso con respecto a la hora de llegada prevista; si supera los 30 minutos, el operador devuelve el importe íntegramente. De acuerdo al tiempo acumulado en las diez líneas que han estado disponibles en los útimos seis años para las tres capitales andaluzas, cada minuto de retraso le ha costado a la empresa 327,10 euros de media, aunque la cifra varía según el número de circulaciones, pasajeros y, por lo tanto, de reclamaciones efectuadas.

Cabe destacar que el año 2017 fue especialmente costoso para Renfe. En el conjunto de España, gastó 7,4 millones de euros por incumplir las condiciones del contrato con los clientes; en las líneas andaluzas, devolvió 4,1. En aquel ejercicio, la empresa adquirió un compromiso voluntario de puntualidad que le acabó pasando factura.


El 21 de abril de 1992 arrancó la primera ruta comercial de AVE, con 471 kilómetros, entre Madrid y Sevilla, justo el día después de la inauguración de la Exposición Universal en la capital hispalense. Hoy, la red supera los 3.400 kilómetros.

Recientemente, Renfe lanzó su marca low cost, Avlo, con la que pretende mantenerse al frente de un mercado en el que ha perdido el monopolio a partir de este año, cuando Adif podrá elegir trenes para utilizar sus infraestructuras atendiendo a la rentabilidad y los diversos servicios que ofrecen a los usuarios.

Huelva y Almería siguen a la espera

La A-92 llegó a Almería en el año 2002 con diez años de retraso. La Alta Velocidad, prevista para 2023, de acuerdo al planteamiento del Gobierno de Mariano Rajoy, está lejos igualmente de cumplir con los plazos establecidos inicialmente.

La consejera de Fomerno, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Marifran Carazo, expresó su preocupación recientemente por un proyecto que, a día de hoy, está empantando. El Gobierno de Pedro Sánchez, dijo, guarda un inquietante silencio al respecto.

Actualmente, el tramo entre Pulpí y Vera, con una inversión de 147 millones de euros, está pendiente de inicio. Las obras entre Los Arejos-Níjar y Níjar Río Andarax, aseguró Carazo, se adjudicaron en marzo de 2019, con un presupuesto de 225 millones de euros, pero no se han iniciado. Y la integración ferroviaria en la ciudad de Almería, incluyendo el soterramiento de El Puche, con 15 millones, debería haber finalizado en octubre pasado pero está paralizado. Sí se está rehabilitando la estación, pero “está pendiente de tramitar todavía el Gobierno de España un modificado que lleva anuncando demasiado tiempo”, informó la consejera.

Por su parte, la parlamentaria andaluza del grupo popular Rosalía Espinosa lamentó que, mientras tanto, “viajar a Madrid (desde Almería) nos cuesta 600 euros en avión o siete horas de tren”. Y agregó que solo ir a Sevilla, “a los almerienses nos cuesta 300 euros de avión o siete horas de tren, cuando hay tren”. Un problema idéntico tiene la otra provincia al extremo de la región.

En el caso de Huelva, tal y como denunció el diputado autonómico de Vox Alejandro Hernández Valdés, a mediados de febrero, “hace 20 años se iniciaron los trámites administrativos para hacer realidad la construcción de la línea ferrea” de AVE entre la capital onubense y Sevilla.

La entonces titular de Fomento Ana Pastor le dio el espaldarazo final incluyendo el proyecto en el Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda (Pitvi) 2012-2024. La tardanza en su ejecución ha provocado en Huelva manifestaciones multitudinarias.

“En los ocho años de Gobierno de Zapatero, los socialistas se los pasaron inaugurando maquetas, pero nada de proyectos”, denunció Carazo en comparecencia parlamentaria. “Una maqueta, por cierto, de la estación de AVE de Huelva que presentó la ministra Magdalena Álvarez con el arquitecto Santiago Calatrava en 2008 y que costó 3.000 euros. Pero de aquella maqueta, otra mentira, humo, porque ni siquiera estaba trazada en papel la llegada de la alta velocidad”, agregó. El estudio informativo se aprobó finalmente el 10 de julio de 2018 y aún se encuentra hoy en periodo de información pública.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Mercadona dobla la venta del bicarbonato de sodio
chevron_right
No hay una pandemia cada 100 años para reducir la población mundial