Actualizado: 20:45 CET
Viernes, 29/05/2020

Andalucía

La mortalidad reciente en Andalucía supera un 15 % la media histórica

Entre el 20 de marzo y el 5 de abril se han contabilizado en la comunidad autónoma 424 muertes más que las 2.830 inicialmente estimadas por este sistema

  • Féretro.

La mortalidad registrada en Andalucía del 20 de marzo al 5 de abril -último dato disponible- suma 3.253 fallecidos, un 15 % más que la media de este periodo, según el sistema de vigilancia de la mortalidad que elabora el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, analizado este martes por EFE.

Entre el 20 de marzo y el 5 de abril se han contabilizado en la comunidad autónoma 424 muertes más que las 2.830 inicialmente estimadas por este sistema de vigilancia, que compara las muertes realmente contabilizadas con las series históricas de mortalidad entre estas mismas fechas.

Esta estadística, que analiza casi todo el periodo de mayor influencia del coronavirus, incluye todos los fallecimientos registrados en Andalucía, no sólo los causados por el COVID-19, y los 424 óbitos más que la media histórica que ha detectado se aproximan a los 528 defunciones que la Junta de Andalucía atribuye a esta pandemia, aunque estos datos de la autoridad sanitaria, comunicados este martes, abarcan un periodo más amplio, desde el 30 de enero y hasta ayer lunes.


El impacto de la letalidad de la pandemia del coronavirus en Andalucía se evidencia también en que el mayor exceso de mortalidad detectada durante las últimas semanas se ha registrado entre los mayores de 74 años, segmento demográfico que suma 2.279 fallecimientos entre el 20 de marzo y el 5 de abril, 308 decesos más que la media histórica, lo que supone un incremento del 15,6 %.

El Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria en España utiliza la información de mortalidad por todas las causas que se obtiene diariamente de 3.929 registros civiles informatizados del Ministerio de Justicia, que corresponden al 92 % de la población española y que incluye todas las provincias.

Este indicador se comenzó a elaborar en el 2014, con el objetivo inicial de monitorizar el impacto sobre la salud de las olas de calor en España dentro del “Plan de acciones preventivas contra los efectos del exceso de temperaturas sobre la salud”.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
España prepara la desescalada ante la reducción progresiva de muertes
chevron_right
Los empresarios temen el retraso de la recuperación