Actualizado: 11:36 CET
Martes, 02/06/2020

Andalucía

Ni tan desconectados los mayores; ni tan egoístas los jóvenes

Las estadísticas dirán si el obligado aislamiento al que se han sometido millones de personas en todo el mundo ha contribuido a reducir la brecha digital

  • Tecnología.

Ni los mayores están tan desconectados tecnológicamente, ni los jóvenes son tan egoístas e insolidarios; el confinamiento a causa del coronavirus puede también acabar con algunas frases hechas y derribar tópicos.

Las estadísticas y los estudios dirán, cuando esto pase, si el obligado aislamiento al que se han sometido millones de personas en todo el mundo ha contribuido a reducir la brecha digital entre la población más joven y los mayores.

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que esa brecha es evidente, porque mientras que prácticamente la totalidad de los jóvenes entre 16 y 24 años utiliza internet de forma regular en España, el porcentaje de personas que lo usa a partir de los 65 años se reduce al 63 por ciento.


Pero también son evidentes los frutos de los cursos para el manejo de los nuevas tecnologías que han seguido durante los últimos años millones de personas mayores, capaces ahora de hacer videollamadas, de comunicarse por skype, de leer la prensa por internet o de seguir sin problema el frenético curso de las redes sociales y de mensajería instantánea.

Los datos del INE, correspondientes al mes de diciembre de 2019, ponen de relieve que el 90,7 por ciento de la población entre 16 y 74 años utiliza de forma habitual internet, un porcentaje que supuso un incremento de casi 5 puntos con respecto al año anterior.

Esto supone que los usuarios rondan los 31,7 millones en España, y que se ha reducido tanto la brecha de género como la brecha entre generaciones.

Los expertos achacan la brecha entre usuarios y no usuarios a tres factores: a la falta de infraestructuras, sobre todo en el las zonas rurales; a la falta de conocimientos en informática y carencia de las habilidades necesarias para participar en la sociedad de la información; y a la falta de interés en lo que la sociedad de la información puede ofrecer.

Contra el segundo y el tercero de esos factores se han rebelado los propios jóvenes, convertidos durante esta crisis en los auténticos instructores de sus mayores, como narra a EFE el presidente de la Confederación de Organizaciones de Mayores (CEOMA), José Manuel Martínez.

El presidente de esta organización ha precisado que durante los últimos años unos 50.000 mayores se han apuntado a los cursos organizados para adiestrarles en el manejo de las nuevas tecnologías (ordenadores, tabletas o móviles), que se suman a los que con el mismo fin han organizado universidades y escuelas de mayores, asociaciones de vecinos y centros culturales y cívicos de cientos de localidades en toda España.

José Manuel Martínez ha destacado que estas tecnologías están ayudando a muchos mayores a sobrellevar el confinamiento en sus hogares, y que gracias a ellas están conectados con sus familiares más allá del teléfono.

El responsable de CEOMA ha señalado también las diferencias que existen en los diferentes tramos de edad entre las personas mayores. "los que más nos preocupan son los mayores de 80 años", ha señalado para poner el acento en que es a partir de esa edad cuando la brecha se dispara, sobre todo entre personas que viven solas.

"Una videollamada, un whatsApp, nos puede salvar del aislamiento", ha manifestado José Manuel Martínez, y ha hecho un llamamiento a todas las administraciones para que utilicen al máximo todas las modernas tecnologías (tele-asistencia, llamadas programadas o atención sanitaria telefónica especializada), para atender adecuadamente a los mayores durante la crisis.

El presidente de la Fundación Tecnología Social (FUNTESO), Enrique Varela, confía en que cuando esta crisis acabe "las cosas se hagan de otra manera y la tecnología se diseñe pensando también las personas mayores".

En declaraciones a EFE, Varela opina que esta crisis "nos ha pillado, porque no sabemos hacer un uso social de las tecnologías", pero está "ilusionado" por el camino que queda por recorrer en este sentido y las posibilidades que tienen todas las tecnologías, también las de la información, de resultar más asequibles e intuitivas para todas las personas.

"La tecnología empodera a la gente y las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación pueden empoderar a nuestros mayores", ha corroborado Enrique Varela, pero ha insistido en la importancia de que la tecnología se diseñe y adapte a las personas mayores, y no al revés. 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
El coronavirus causa una respuesta inflamatoria "brutal"
chevron_right
El mundo de la cultura se vuelca en la lucha contra el coronavirus