Actualizado: 23:30 CET
Domingo, 08/12/2019

Jaén

“La mejor marca como productora es que te vean trabajar”

En Cultura VIVA, la productora cultural Mª Eugenia Garrido (Jaén, 1983)

  • Mª Eugenia Garrido.

El mundo de la cultura se cruzó en su camino y no dudó en recorrerlo, convencida de que su dedicación profesional estaría vinculada a la producción cultural. Todo ello habiendo empezado la carrera de Psicología, que abandonó para finalizar la de Turismo y terminar formándose como Técnico Superior en Audiovisual, Radio y Espectáculo.

Mª Eugenia Garrido (Jaén, 1983) es una de las productoras culturales más jóvenes de la ciudad. “A los 24 años supe que quería trabajar en festivales. Dejé mi trabajo y me formé. De la cultura me llamó la música. Los directos son maravillosos.  Me he encontrado barreras por mi edad y por mi imagen”, dice.

En 2016 le llegó la oportunidad, un año de proyectos personales y retos profesionales. Fue cuando tomó las riendas de la producción del Festival de Encuentros Étnicos del Sur ‘Etnosur’ y desde hace tres años trabaja en la producción técnica, en un equipo de dos, junto al director del mismo, Pedro Melguizo. “Soy el animal de oficina que no para. Un directo es un reto. Tienes que resolverlo todo y ponerte en lo peor para que no haya fallos”, asegura. Ha conseguido “profesionalizar” el festival y ha apostado por “buscar lo nuevo, lo impactante, cambiar espacios e incluir siempre algo diferente en cada edición”.

Autónoma con actividad empresarial, su marca es su trabajo. “La mejor publicidad de una misma es que te vean trabajar. Si no soy capaz de dar el cien por cien, no me embarco en proyectos”, dice.

Reconoce que en Jaén “el mundo de la cultura viene de juntarse los amigos y organizar determinados eventos”, señalando que “se ha mejorado en la profesionalización del sector” y que “hay de todo”. “Trabajar de la cultura en la capital es muy complicado. Valoro el riesgo que me supone lanzar un proyecto y no me atrevo. Admiro a quien se tira al vacío”, dice.

Su presentación en la ciudad fue en 2016, con la producción del festival ‘Chavea Fest’ (junto a Herminia Martínez), dirigido al público familiar, por el que sigue apostando. Sólo se celebró una edición, aunque ahora trabaja en su recuperación, con un formato distinto. “En Jaén no hay conciertos pensados para la conexión familiar. Hay programación para adultos, a la que llevamos a los niños cuando el horario y el sitio son adecuados; y actividades infantiles”, apunta.


De ahí que plantee la celebración de espectáculos de música infantil a cargo de grupos para familias, una vez al mes. “La intención es arrancar en la primavera de 2020. Sigo apostando por la cultura en familia. Aún me siguen preguntando por el Chavea Fest. Era mi proyecto personal y por eso sigo luchando para sacar adelante algo relacionado. Me reconforta pensar que estoy dejando un pequeño granito en la gente de Jaén”, confiesa.

No ha vuelto a programar en la capital porque “los espacios no son accesibles” para el público familiar, el que acude con carros de bebés. “Se necesitan espacios diáfanos y accesibles y en Jaén no los encuentro”, apunta. La futura remodelación del patio de butacas del Darymelia y la reducción de tasas por ocupación de los espacios escénicos de la ciudad son “motivos de celebración”.

Dice: “Con las tasas actuales no me arriesgo a llevar un proyecto al teatro Infanta Leonor y el resto de espacios se quedan pequeños”.

Reconoce que “lo que se hace en Jaén no varía mucho de lo que se lleva a otras capitales”, señalando que el hándicap son las infraestructuras. “Ni siquiera IFEJA tiene capacidad de aparcamiento”, lamenta. Del público, puntualiza que es “especial para todos los eventos”, caracterizándose por “acudir a las taquillas a última hora, con la presión que eso supone para el programador”.

Sin embargo, apunta que los jiennenses “no responden a cualquier evento, sino que quieren espectáculos de calidad”. Explica: “Cada vez se programan más espectáculos de calidad, pero no sé si Jaén puede asumir tres o cuatro eventos en un mismo fin de semana como está pasando, por la inversión que supone”. Asegura que la “cultura engancha y hay que inculcarla entre niños y jóvenes  acudiendo a lo que se programa, llevándolos para que vivan experiencias”.

Le encantaría llevar la cultura a la calle, pero eso implica hacerlo de forma gratuita. Es ahí donde echa de menos la apuesta por la cultura de las administraciones. “Depender de una subvención para sacar un proyecto adelante es una locura”, termina. 

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Moreno: "El cambio vino para quedarse en Andalucía"
chevron_right
La cifra de parados en Andalucía sube en 7.501 personas en noviembre