Actualizado: 13:54 CET
Domingo, 08/12/2019

Provincia de Cádiz

El Puerto, de la poesía de Alberti a las rotondas de Hernán Díaz

El Puerto dio sus primeros pasos en Democracia con el autor y el alcalde de Independientes Portuenses marcó la historia reciente y el desarrollo de la ciudad

  • El Puerto apostó pronto, en los ochenta, por el turismo con Puerto Sherry.

La Democracia tomó cuerpo en la Ciudad de los 100 Palacios en la madrugada del 23 al 24 de mayo de 1977. La localidad celebró aquella histórica noche el regreso a su casa de uno de los máximos representantes del espíritu de concordia de la Transición, Rafael Alberti, el portuense que, cuando pisó nuevamente España tras casi 40 años de exilio, expresó con las palabras justas el sentido de la reconciliación: “Me fui con el puño cerrado y vuelvo con la mano abierta, tendida a la amistad de todos”. El poeta, comprometido con el PCE y cabeza de lista en las elecciones de junio de 1977, renunció solo unos meses después a su escaño porque no se sentía preparado para debatir una Constitución. Pero con sus versos y sus gestos sirvió de puntal para el nuevo régimen de libertades. En Cádiz, en el entorno de la Plaza San Antonio, solo cinco días después del golpe de Estado frustrado del 23 de febrero de 1981, José María Pemán, referente intelectual y cultural del franquismo, “cuando oyó el estruendo carnavalero del pregón de Alberti, ni corto ni perezoso -como relata magistralmente Antonio Burgos- salió a la puerta de la casa no para ver el cadáver del enemigo, sino para abrazar al amigo”. “Aquella tarde, me ha contado la luz del faro de la Caleta, terminaron en Cádiz las dos Españas”, remata su artículo el maestro sevillano sobre la mítica estampa.

Precisamente el PCE gobernó El Puerto con Antonio Álvarez en los primeros compases de esta nueva etapa democrática gracias a una moción de censura que desalojó a la UCD de la Alcaldía. Desde 1981, Rafael Gómez Ojeda fue regidor, primero con las siglas comunistas y, a partir de 1983, con las de IU. Con Gómez Ojeda, el municipio se embarcó en un proyecto emblemático que puso la proa hacia un modelo turístico que es hoy el motor económico de la ciudad. El ex alcalde ha reconocido que, siendo de izquierdas, el desarrollo del puerto deportivo le supuso un dilema, pero inició una ronda de contactos y, salvo colectivos ecologistas, el consenso fue generalizado en favor de Puerto Sherry. Prevalecieron, ha dicho, los intereses del municipio por encima de cuestiones ideológicas. “Una fábrica se la podían llevar -y vaya si se la llevaron, tres décadas después, con el cerrojazo de Visteon-, pero el puerto deportivo no podía llevárselo nadie”, ha explicado.

Tras una nueva moción moción de censura, en esta ocasión del PSOE y Alianza Popular en 1986, y el mandato de Manuel Torres, desembarca en el Gobierno Independientes Portuenses, en 1991, con Hernán Díaz, nombre al que está ligada la historia reciente de El Puerto. Durante los 16 años que permaneció en el cargo, la localidad saldó su deuda con Alberti, no sin dificultad, con la casa museo y la constitución de la Fundación que preservará el legado del poeta hasta su extinción, en 2010. Este periodo es intenso en materia urbanística. Con la aprobación del PGOU, se llevan a cabo los desdoblamientos de la N-IV y Río San Pedro, la variantes de Sanlúcar y Fuentebravía, el paseo marítimo de Valdelagrana y la demolición de las viviendas de El Peral para poner en valor el Monasterio de la Victoria. Aparecen, además, las primeras glorietas, uno de los elementos característicos de la geografía urbana de la localidad. Hernán Díaz acabó de forma abrupta y traumática su carrera política en 2006. Inhabilitado por un delito de prevaricación en el nombramiento de un subinspector de Policía Local, se ha enfrentado a la Justicia en varias ocasiones, por el derribo de parte de la Casa de las Cadenas, la concesión de licencias para construcción de viviendas ilegales o blanqueo de capitales.

En los últimos trece años, El Puerto ha contado con cinco alcaldes más: Fernando Gago (IP), Enrique Moresco y Alfonso Candón (PP), David de la Encina (PSOE) y Germán Beardo (PP). En este periodo, el polígono industrial de Las Salinas recibió un impulso y el Ayuntamiento suscribió acuerdos con el Gobierno para la desafectación de suelo para proyectos como el sendero peatonal o la estación de autobuses. La crisis económica, con una deuda municipal que alcanzó los 148 millones de euros, ha lastrado el avance y ha postergado la tan necesaria rehabilitación del casco histórico, objetivo prioritario e inaplazable de futuro.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Arranca Sec Admin con el Tsunami Democratic y las estafas telefónicas
chevron_right
Juzgan al administrador de una empresa de los cursos de formación