Actualizado: 15:44 CET
Viernes, 22/11/2019

Andalucía

Chaves tacha la comisión de la Faffe de electoralista y se va

Asegura que el Parlamento de Andalucía rompe con el "principio de neutralidad" al citarle 72 horas antes de las elecciones del 10-N

  • Manuel Chaves.
  • El presidente de la comisión le grita que se calle y le llegó a cortar el micrófono
  • Se acoge a su derecho a no responder “para no violentar” su imagen
  • "Estoy legitimado para hacer lo que he hecho y lo que he dicho”, confiesa

El expresidente de la Junta de Andalucía Manuel Chaves fue el gran protagonista de la jornada de este jueves en el Parlamento de Andalucía. Acudió a la comisión de investigación de la extinta Faffe, la Fundación Andaluza para la Formación y el Empleo, se negó a declarar por ser un “acto electoralista” y se marchó de la sala ante la perplejidad de gran parte de los grupos parlamentarios.

Chaves se consideró como una víctima de la “manipulación e instrumentalización” electoral al hacerle acudir a la Cámara a falta de 72 horas de la cita con las urnas. “La única actividad parlamentaria esta semana es esta comisión”, precisó.

Chaves se acogió a su derecho a no declarar y guardar secreto tras la lectura pública por el presidente de la comisión y diputado de Ciudadanos, Enrique Romero, de un escrito sobre la ordenación del debate. “Esta Cámara rompe con el principio de neutralidad política”, aseguró el expresidente, quien añadió que estaba siendo “coartado” su derecho de expresarse libremente. Entonces, el presidente de la comisión comenzó a irritarse y exigió a Chaves que se remitiera a hablar sobre el caso de la Faffe. Ahí comenzó un rifirrafe que iba a protagonizar unas de las escenas más grotescas de la historia reciente del Parlamento andaluz. Chaves pidió irse porque las preguntas de los partidos políticos iban a violentarle. Romero llegó a gritarle a Chaves que se callara y llegó incluso a cortarle el micrófono para que no se le escuchara. Una decisión llamativa.

“Me voy a retirar. Si ustedes hubieran respetado desde el principio las normas, sería otra cosa”, dijo el expresidente. El presidente de la comisión le reiteró que “debe permanecer aquí” y agregó que “nadie le va a violentar”, tras lo que pidió a los diputados que se ciñeran a los trabajos de la comisión mientras advertía a Chaves: “Usted tiene la obligación legal de permanecer en esta sala”. Chaves se levantó y se fue. Sí se le vio bastante nervioso y apesadumbrado. A la salida de la sala, el expresidente atendió a los medios e insistió en que “no tenía sentido” acudir a la comisión a falta de pocos días de las elecciones generales.

“Estoy perfectamente legitimado para hacer lo que he hecho y lo que he dicho”, dijo Chaves instantes previos de abandonar el Parlamento.

Vox denuncia a Chaves por desobediencia


La salida sorprendente de Manuel Chaves de la comisión de investigación del caso Faffe va a ser estudiada por las formaciones políticas de PP, Ciudadanos y Vox. Según admitieron este jueves, el expresidente andaluz puede enfrentarse a un presunto delito de desobediencia. “Entendemos que ha vulnerado el artículo 502.1 del Código Penal porque ha impedido que se produzca la comparecencia”, dijo en rueda de prensa el portavoz del grupo parlamentario, Alejandro Hernández. A última hora de la tarde presentó una denuncia contra Chaves.

El portavoz del PP en el Parlamento, José Antonio Nieto, aseguró que “la huida de Chaves ha denigrado el papel fundamental del Parlamento de estar a disposición de la verdad”.

Por su parte, el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, lamentó que “cuando alguien no tiene nada que esconder ni ocultar, cualquier momento es bueno para comparecer y dar la cara”.

Desde Adelante Andalucía entendieron que la comisión quedó “anulada” y el PSOE aseguró que “el Parlamento de Andalucía tocó fondo” y que la presidenta de la Cámara, Marta Bosquet, “quedó en entredicho”.

Griñán, Díaz y Montero frenan el inicio de las comparecencias

La no comparecencia de los expresidentes andaluces Susana Díaz y José Antonio Griñán, y de la ministra María Jesús Montero, unidas al plante del expresidente Manuel Chaves, frenaron el inicio de la comisión de investigación de la Faffe. Las citaciones de Griñán, Díaz y Montero se saldaron con varios minutos de espera de los diputados a las horas fijadas, con el fin de constatar que no comparecían, como ya habían anunciado a través de escritos presentados en la Cámara andaluza. Díaz y Griñán comunicaron a la comisión que no comparecerían este jueves porque no habían recibido la notificación correspondiente, mientras que Montero alegó un informe del Consejo de Estado que rechaza que los ministros deban comparecer en comisiones de investigación de ámbito autonómico. Es más, Montero fue protagonista en la noche de este jueves en un conocido programa televisivo.

La situación generó una importante polémica entre los grupos parlamentarios, tanto por parte del PSOE-A, que denunciaron el trato “bochornoso” que se ha dado a Chaves y el uso electoralista de la comisión, como por los grupos que sustentan al Gobierno (PP, Cs y Vox), que incluso se plantean acciones legales por lo ocurrido.

La Faffe esa una empresa pública que tenía como objetivo la orientación y formación de personas en situación de desempleo. Era un órgano dependiente de la Consejería de Empleo del anterior Gobierno de Andalucía y que disfrutó de cientos de millones de euros. La clave de la investigación estuvo en las irregularidades encontradas por fondos que supuestamente se utilizaron en tarjetas de créditos de altos cargos de la Junta que se utilizaron en prostíbulos, enchufismos, grandes comidas.

Exconsejeros y el dueño de un prostíbulo, citados

Los tres exconsejeros andaluces citados este viernes en la comisión parlamentaria que investiga las irregularidades en Faffe sí comparecerán, según ha informado el PSOE, que desconoce si contestarán o no a las preguntas que se les formulen. Antonio Ramírez de Arellano, Javier Carnero y José Sánchez Maldonado acudirán al Parlamento de Andalucía para rendir cuentas de lo ocurrido durante en la fundación durante las últimas tres legislaturas socialistas.

También está citado este viernes el propietario del club de alterne Don Angelo, José Ruiz García, donde presuntamente se pagó con una tarjeta con dinero público. Sobre esta declaración, Rodrigo Sánchez Haro, portavoz adjunto y diputado socialista, cuestionó su citación, que el PSOE no pidió, y dijo que “pocas o ninguna” pregunta se le podrán hacer.

 

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
CaixaBank se reúne con más de un centenar de accionistas en Sevilla
chevron_right
Carnero abandona la comisión de la Faffe: "Es un circo"