Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Martes 09/08/2022  

Andalucía

Uno de los guardias civiles heridos evoluciona bien tras ser operado en una mano

Uno de los agentes heridos en Dos Hermanas ha sido operado mientras que el segundo permanece hospitalizado con traumatismo craneoencefálico. La Policía Nacional, que investiga el caso, aún no ha practicado ninguna detención.

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Detalle de las armas que fueron incautadas por la Guardia Civil tras la agresión.
Uno de los dos guardias civiles que fueron agredidos el pasado sábado por un grupo de vecinos de Dos Hermanas (Sevilla) fue operado ayer para colocarle placas en la mano y el tobillo y su evolución es favorable, dijo a Efe un portavoz de la Guardia Civil.

El agente fue intervenido en la mañana de ayer durante cuatro horas y media en la clínica donde quedó ingresado el pasado sábado, tras ser agredido con una navaja en el exterior de su propio cuartel por vecinos de la barriada que previamente habían arrojado piedras contra el edificio.

En cuanto al segundo guardia civil agredido, sigue hospitalizado con traumatismo craneoencefálico derivado del golpe con un palo que recibió en la cabeza y con múltiples laceraciones en las manos y abdomen, según el portavoz.

Ambos agentes fueron agredidos directamente después de que un grupo de entre 40 y 50 vecinos de Los Montecillos, una barriada conflictiva en la que está situado el cuartel de la Guardia Civil, arrojaran piedras y otros objetos contra el edificio.

Al ser apedreado el cuartel, cuatro o cinco agentes salieron para intentar disuadir a los agresores y cuando regresaban hacia las instalaciones, uno de los guardias se rezagó y fue golpeado con un palo en la cabeza, por lo que sus compañeros volvieron en su apoyo y otro agente fue apuñalado en la mano.

Por su parte, el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano (PSOE), explicó a Efe que la primera agresión a pedradas no fue un ataque contra la Guardia Civil como cuerpo sino que fue una reacción a la fiesta que los agentes estaban celebrando en un patio de sus viviendas en vísperas de la celebración de su patrona.

Según el alcalde, el lugar atacado no es "un cuartel a la antigua usanza", sino que se trata de unas viviendas con "vecindario difícil, de ahí que en su día se facilitase que la Guardia Civil instalase allí sus oficinas y viviendas, para conseguir mayor orden y normalidad en la convivencia".

Por ello, a la vista de la fiesta que celebraban los agentes, algunos vecinos empezaron a arrojar objetos por las ventanas y a proferir exabruptos, según Toscano.

Se trata de "unos vecinos cafres que agredieron a los guardias civiles que, legítimamente, les llamaron la atención por su comportamiento", ha añadido el alcalde.

Los hechos están siendo investigados por la Policía Nacional y, según el portavoz de la Guardia Civil, aún no se han practicado detenciones.

TE RECOMENDAMOS