Andalucía

El juez deniega la libertad para el cómplice de Miguel

El asesino confeso identificó a un tío de Samuel pero no lo hizo ?con certeza?

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • El asesino confeso de Marta, Miguel C, y su presunto cómplice, Samuel B, a su llegada ayer a los juzgados. -
  • El acusado como cómplice reitera que él no participó ni en el crimen ni en el traslado
El Juzgado de Instrucción 4 de Sevilla, que instruye la causa por la desaparición de Marta del Castillo, ha denegado la petición de libertad de Samuel B. P. solicitada por su defensa, por lo que permanecerá en prisión preventiva.

El juez Francisco de Asís Molina deniega la libertad coincidiendo tanto con la Fiscalía como con la acusación particular que ejerce la familia de Marta, que se habían opuesto a la petición solicitada por Manuel Caballero, abogado de Samuel B, ya que el Ministerio Público considera que aún existe riesgo de fuga y de que elimine medios de prueba que pudieran llevar al esclarecimiento de los hechos.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía han informado de esta decisión después de que Samuel volviera ayer a negar su colaboración en la desaparición de Marta y alegar que en la madrugada del 24 al 25 de enero se encontraba en Montequinto junto a su novia, tal y como ha venido defendiendo durante la instrucción del proceso.

Durante su declaración ante el juez de Instrucción número 4, Francisco de Asís Molina, que se prolongó durante 45 minutos, Samuel desmintió la última versión de los hechos ofrecida por el asesino confeso sobre el traslado del cadáver, y señaló que nunca estuvo en el piso de León XIII y que no empleó por tanto el coche de ningún familiar suyo para hacer desaparecer el cuerpo, según informaron distintas fuentes del caso.

En este sentido, el primero en comparecer -a las 10,30 horas y por espacio de diez minutos- ante el juez instructor del caso fue Miguel C, a quien se le mostró un álbum compuesto por numerosas fotografías de personas del entorno familiar de Samuel B, todo ello tras su última declaración realizada el pasado mes de septiembre, cuando aseguró que fue Samuel el que se deshizo del cadáver de la joven utilizando para ello el coche de un tío suyo.

Al hilo de ello, y según las mismas fuentes, el asesino confeso de Marta del Castillo Casanueva habría reconocido en el reportaje fotográfico que se le ha mostrado al tío de Samuel al que se refería en su última versión de los hechos, aunque no “con certeza” ya que puso de manifiesto que cuando lo conoció llevaba la cabeza rapada, mientras que en las fotos aparece con pelo.

Tras la comparecencia de Miguel -que fue trasladado hasta los Juzgados del Prado desde la cárcel de Morón de la Frontera-, fue Samuel B. el que entró en el despacho del juez para ampliar su declaración, lo que fue solicitado en su día por su letrado, Manuel Caballero, tras la última versión de los hechos ofrecida por Miguel en la que éste acusaba al otro imputado de haber organizado el traslado del cadáver.

Durante su declaración, Samuel coincidió en identificar al mismo familiar apuntado por Miguel C, explicando que se trata de un primo hermano o primo segundo de su padre con el que tanto él como el asesino confeso habrían coincidido en dos ocasiones “puntuales”, concretamente en un pub y en la Velá de Santa Ana que se celebra cada verano en la barriada sevillana de Triana.

En esta línea, Samuel puso de manifiesto que él nunca estuvo en el piso de León XIII, que no participó en la desaparición del cadáver ya que se encontraba en Montequinto junto a su novia y no acudió a Sevilla hasta pasadas las 2,00 horas del día de los hechos, y que por tanto no empleó el vehículo de ningún familiar, asegurando desconocer además si el primo hermano o primo segundo de su padre identificado por ambos imputados, de nombre Miguel y que habita en el Polígono San Pablo en la misma capital, tiene coche, y en su caso qué tipo de vehículo posee.

Declaración del familiar
De hecho, según informaron fuentes del caso, este familiar de Samuel identificado por Miguel como la persona en cuyo vehículo se trasladó el cadáver declaró ayer tarde en calidad de testigo ante el Grupo Especial de Menores (Grume) de la Policía Nacional, tras lo cual quedó en libertad porque los investigadores “tienen el convencimiento de que no tiene nada que ver” con la desaparición de la joven. “Este cartucho ya se ha gastado”, aseguraron las mismas fuentes.

En su última declaración ante el juez en septiembre pasado, Miguel C. D. dijo que no violó a la joven y que la mató con un cenicero tras discutir con ella, versión que coincide con la inicial que dio en marzo, al tiempo que exculpó al menor imputado, Javier G, de asesinato y de violación, aunque aseguró que había llegado al lugar de los hechos posteriormente.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN