Actualizado: 19:27 CET
Viernes, 13/09/2019

Andalucía

"Han pasado de gobernar a las trincheras en Andalucía"

El vicepresidente de la Junta, Juan Marín, ni comparte ni puede entender la posición que está manteniendo el PSOE-A en el Parlamento andaluz

Cargando el reproductor....

El vicepresidente de la Junta y líder andaluz de Ciudadanos (Cs), Juan Marín, ha lamentado que la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, y los socialistas andaluces en general "han pasado de gobernar a situarse en las trincheras" en esta comunidad autónoma tras los resultados de las elecciones del pasado 2 de diciembre, cuando perdieron el Ejecutivo andaluz.

Marín ha reconocido que ni comparte ni puede entender la posición que está manteniendo el PSOE-A en el Parlamento andaluz pues "se ha ido a las trincheras".

"En muchos debates me resulta hasta desagradable" su actitud, ha sostenido para defender que los parlamentarios "tenemos que tener respeto por encima de todo a las personas" porque "pertenezcan a la fuerza que pertenezcan y defiendan el posicionamiento que defiendan, cuando se suben a la tribuna de la Cámara representan legítimamente a todos los andaluces".

Además, tras señalar que está viendo un PSOE-A desconocido para él, Marín se ha referido a la reestructuración del grupo socialista, que ha conllevado la salida de Mario Jiménez como portavoz parlamentario por el nombramiento de José Fiscal, para apuntar que "es probable" que con este cambio el PSOE-A "se suban más a las trincheras y crea que ese es el camino en Andalucía". Por contra, defiende que para un partido que está en la oposición tras haber gobernado tantos años "el camino debería ser intentar llegar a acuerdos y ayudar en los temas importantes para Andalucía, pero me temo que no va a ser así".

Así, el dirigente de Cs ha querido trasladar su respeto a Mario Jiménez, "un político que algunos han calificado de duro pero cuando he llegado a un acuerdo con él, ha cumplido".

Mirando al otro partido de la oposición, Marín ha explicado que las relaciones con Adelante Andalucía son "buenas y cordiales" y que a pesar de su distancia en el debate ideológico "hemos sido capaces de llegar a algunos acuerdos". "Tenemos una relación cordial y normalizada dentro de la institución y lo agradezco", ha agregado.


En cuanto al acuerdo que firmó su grupo parlamentario y el Ejecutivo andaluz para renovar con una mujer la Defensoría del Pueblo Andaluz, a iniciativa de la confluencia, el vicepresidente ha precisado que dicho documento concretaba que Adelante hiciera una propuesta de consenso "y no la hizo, le dijo al PSOE-A que la hiciera él", por eso defiende que por la parte que le corresponde "no ha habido incumplimiento", cuando también ha incidido en que no podíamos seguir así hasta final de legislatura, "nombramos a Jesús Maeztu y si más adelante tiene que haber cambios, que los hubiera".

DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA COMUNIDAD, SEGÚN REGLAMENTO

De otro lado, y sobre el Debate del Estado de la Comunidad, Marín ha dicho que deberá celebrarse "cuando establece el Reglamento de la Cámara", que será a final de año, porque en el cogobierno "no tenemos otro compromiso más que ese".

"Susana Díaz se comprometió ha celebrarlo dos veces al año aunque tampoco sirvió para mucho, escuchábamos lo mismo en abril-mayo que en noviembre y luego no cumplía lo que decía", ha censurado el vicepresidente andaluz, que calcula que dicho debate se sustente a final de noviembre, cuando se cumpla más o menos un año de las elecciones andaluzas del 2018.

Y así, el cogobierno rendirá cuentas en el Parlamento de lo que se ha hecho y lo que se haya dejado de hacer "y asumir las resoluciones pero para que se cumplan, no para que se ignoren como antes", como cree que hacía el PSOE-A. "El debate sobre el Estado de la Comunidad tiene que servir para algo, no ser una puesta en escena en el Parlamento de posicionamientos ideológicos", ha zanjado Marín.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
"No es la primera vez que salen mujeres sonrientes"
chevron_right
Navantia corta la primera chapa para la subestación eléctrica noruega