Actualizado: 19:31 CET
Jueves, 17/10/2019

Andalucía

Vox devora todo el debate político

La formación ultraconservadora vuelve a centrar el choque entre Juanma Moreno y Susana Díaz en un Parlamento en el que no estuvo Francisco Serrano por su baja

  • Juanma Moreno durante su intervención en la sesión de control celebrada en el
  • El presidente reprocha a la líder del PSOE sus preguntas: “No soy militante de Vox ni le he votado”
  • Niega cualquier debilidad y asegura que su Gobierno es “sólido, estable y coherente”
  • La socialista pone en duda la estabilidad del Ejecutivo y pregunta por el coste del pacto presupuestario

Todo se hace por Vox o contra Vox. Esa es la impresión que transmite la política andaluza, en cuyo epicentro sigue instalada la formación ultraconservadora, ya sea porque el PP se ve obligado a salvarle los muebles para legitimar su pacto, porque el PSOE machaca sobre la cuestión en su ataque al Gobierno o por sus propias ocurrencias: este jueves, por ejemplo, su portavoz parlamentario, Alejandro Hernández, se refería a Ceuta y Melilla como “plazas de soberanía”.

Con la sonora ausencia del líder andaluz del partido verde, Francisco Serrano, la secretaria general del PSOE, Susana Díaz, sólo dejó pasar unos segundos de su intervención en la sesión de control para poner sobre la mesa la debilidad del Gobierno PP-Cs a cuenta, precisamente, de su dependencia de Vox que, encima, atraviesa su propia crisis por la tormenta que rodea a Serrano por sus críticas a la sentencia de La Manada. Díaz le echó en cara a Moreno que su Ejecutivo tiene por ello una “estabilidad muy complicada” y exigió saber “cuál es el coste” del pacto suscrito para que retirara su enmienda a la totalidad y que así el presupuesto siga tramitándose.

Moreno tiró de manual con que “sigue atrapada en el 2D, cuando era la única que hablaba de Vox”, antes de recordarle con ironía que “no soy militante de Vox ni le he votado”. Menos hablar de la formación de extrema derecha y más de cuestiones andaluzas, le recriminó, preguntándole que de qué inestabilidad habla cuando ya tiene sellados los presupuestos de 2019 y 2020. “No confunda su inestabilidad política con la del Gobierno”, al que definió como “sólido, estable y coherente”.

Díaz le reprochó que, por mucho que diga, “sin el voto de Vox no sería presidente, porque no ganó las elecciones en Andalucía”. Y ya de paso, le reprochó también sus silencios ante “los ataques a las mujeres”, cuestión en la que le exigió que “no se pegue a los socialistas para blanquear su posición”.

Dentro y fuera

De Vox se habló dentro del salón de plenos y también  fuera, donde el propio Moreno tildó de “desproporcionadas” las afirmaciones de Francisco Serrano sobre la sentencia de La Manada. También en los pasillos del Parlamento Susana Díaz aseguraba que el líder andaluz de Vox se ha “reprobado” a sí mismo cogiéndose la baja tras el “espectáculo bochornoso” con sus críticas al fallo del Tribunal Supremo. Y a todo esto, el presidente nacional, Santiago Abascal, rechazaba dar explicaciones sobre posibles sanciones a Serrano. Lo dicho, todo pivota alrededor de Vox...


Otegui y prostitución

Y lo dicho, Francisco Serrano no estaba en el Parlamento por su baja médica, pero todos hablaban de él. Lo hizo hasta el portavoz de la formación ultraconservadora, Alejandro Hernández, que hizo una tibia defensa de su figura.

La pregunta era sobre Ceuta y Melilla, pero ahí coló Hernández que, “entre comentarios más o menos afortunados de un compañero de partido y las declaraciones en una televisión pública nacional gracias al PSOE y a sus socios de Podemos, efectuadas por un criminal convicto y confeso, evidentemente me quedo con lo primero”.

También se refirió a sus “alusiones, también discutibles”, a la prostitución, que enfrentó a “emplear dinero público en pagar servicios de prostitutas”. “Me parece mucho menos escandaloso lo primero que lo segundo”.

Y por cierto, no por convertirse en una norma deja de llamar la atención los niveles de bronca que se están alcanzando con regularidad en el Parlamento. Si por la mañana la presidenta, Marta Bosquet, llegó a pedirle a los diputados que “dejaran de vociferar”, por la tarde la tensión subió varias escalas al debatirse una proposición no de ley del PSOE sobre el “pacto vergonzoso” para salvar el presupuesto. La iniciativa fue rechazada, tras un duro choque entre PSOE y Vox.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Suben a 20 los detenidos en macrooperación de Sevilla, Cádiz y Málaga
chevron_right
“Andalucía está aguantando la crisis mucho mejor que Europa”