HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 13:03 CET
Jueves, 18/07/2019

Sevilla

Espadas: "Ahí hay personas, no debemos fallarles otra vez"

Juan Espadas revalida la Alcaldía poniéndo énfasis en los barrios desfavorecidos: Ahí no hay Gobierno ni oposición, hay personas, no debemos fallarles otra vez"

  • Espadas confirma que subirá el sueldo de los concejales y que éste será su último mandato

"Ahí no hay Gobierno ni oposición, ahí hay personas, no debemos fallarles otra vez". Es la contundente frase con la que Juan Espadas, tras conseguir revalidar sólo con los votos de los socialistas la Alcaldía de Sevilla, ha señalado uno de los ejes fundamentales del que será su nuevo mandato: la lucha contra las desigualdades en los barrios más desfavorecidos, una tarea en la que ha reconocido todos los alcaldes de la ciudad han fallado en los últimos años.

Juan Espadas ha conseguido revalidar su cargo como alcalde de Sevilla con el apoyo de los trece concejales socialistas, en un pleno de constitución de la Corporación en el que el resto de grupos municipales han votado a sus propios candidatos y la mayoría simple ha permitido que sigan cuatro años más "un estilo de gobernanza que debemos mantener", según el socialista, consistente en tomar decisiones a partir del diálogo y el acuerdo con todos y siempre mirando el interés general, un estilo que, asegura, mantendrá a lo largo de un mandato en el que necesitará el apoyo de otros grupos municipales para sacar adelante los retos que se plantea.

El primero de ellos, que considera que es un objetivo compartido por todos, es acabar con las desigualdades en los barrios más desfavorecidos de la ciudad, un reto que, ha reconocido sin "demagogia", ninguno de los alcaldes ni corporaciones ha conseguido a lo largo de la historia de la democracia. Ha pedido directamente a los grupos municipales que "trabajen a pie de calle" para conseguirlo y ha apuntillado: "Ahí no hay gobierno ni oposición, ahí hay personas", insistiendo en que "no debemos fallarles otra vez".

Los otros grandes retos para los que buscará el consenso serán el de las infraestructuras (metro, conexión con el aeropuerto, cercanías, ampliación del tranvía...), el de la modernización del Ayuntamiento (digitalización y gestión de datos) y la reivindicación del municipalismo, exigiendo en este punto al Gobierno central y a la Junta de Andalucía el fin de las restricciones o su flexibilización tanto en la financiación como en la clarificación de competencias.

Ante un nutrido grupo de invitados, que llenaban el salón de plenos y los anexos, encabezados por la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, y el delegado del Gobierno en Andalucía, Lucrecio Fernández, además de los exalcaldes Manuel del Valle y Alfredo Sánchez Monteseirín, y representantes de instituciones, empresarios, sindicatos y asociaciones, Espadas ha prometido "no huir de ningún problema" y hacer realidad la frase del fallecido Rafa Serna: "El principio es la palabra y la palabra es Sevilla".

 


Espacio reservado al reproductor de vídeo

Espadas ha anunciado su intención de ser él quien presida el Pleno de la Corporación (antes en manos de la concejala Carmen Castreño, para quien ha tenido palabras de elogio, como para el resto de concejales de todos los grupos) y ha apostado porque "el eje del mandato sea el acuerdo y el consenso" para que el Ayuntamiento sea una institución "útil, social y cercana", continuando con su "proyecto de ciudad inclusiva y social" y sus políticas "transformadoras", para así "completar el salto cualitativo" experimentado por la ciudad desde su llegada al poder en junio de 2015.

"Centrémonos en los puntos comunes", decía Espadas reivindicando el derecho a "ser optimista", mirando "más adelante" y más allá de un solo mandato para avanzar en los objetivos que ya están consensuados y que están marcados en el Plan Estratégico Sevilla 2030. Y no se ha olvidado de hacer algo de autocrítica en su discurso inicial: los ciudadanos nos han dicho que "aceleremos y que ejecutemos los compromisos", sin bajar la guardia o perderse en "debates que tapen las líneas principales porque somos un ejemplo de diversidad, tolerancia y respeto".

Tras la celebracion del pleno, Espadas confirmaba que modificará el sueldo de los concejales porque lleva muchos años congelado y las cuentas "estçan saneadas" y también que cumplirá con su promesa de no estar más de ocho años en el cargo como alcalde,

Oposición, constructiva pero beligerante

Los grupos de la oposición han votado cada uno a sus candidatos y han sido ellos los que han ofrecido a Espadas, al que le han recordado que gobierna en minoría, su apoyo en los grandes proyectos aunque con reparos, especialmente Adelante Sevilla, heredera de Participa Sevilla e IU, que ya lo apoyaron en su investidura en el primer mandato y al que le han recordado que muchos de los puntos programáticos no se cumplieron.

Beltrán Pérez ha anunciado la intención del PP de liderar la oposición como "única" alternativa al PSOE, recordándole, eso sí, a Espadas que él mismo anunció que éste sería su último mandato porque no iba a estar más de ocho años en el Ayuntamiento. Pérez, que ha reconocido que su partido está "en sus peores momentos", le ha ofrecido su ayuda pero le ha recordado que le exigirán "gobernar con eficacia", para acto seguido lanzar su primera crítica: "su primera decisión no ha sido la más acertada", en referencia a su apuesta por gobernar en minoría.

Por su parte, Susana Serrano, de Adelante Sevilla (concejales que han jurado por imperativo legal, reivindicando la república y reclamando la voz de los vecinos, los sin voz, las víctimas del franquismo o los gitanos), ha reivindicado el Plan Estratégico como "rumbo y horizonte al que mirar", ofreciéndole su apoyo a Espadas "para llevar adelante políticas transformadoras", aunque le ha criticado su capacidad para acordar con izquierdas y con derechas en su anterior mandato. "Seremos una oposición dialogante y constructiva, pero está en sus manos", decía Serrano.

"Pongámonos las pilas", le pedía, por su parte, el candidato de Ciudadanos, Álvaro Pimentel, que se comprometía a mantener el "diálogo por delante y el acuerdo antes que la confrontación" como ha ocurrido en estos cuatro años. Pimentel pedía a las fuerzas políticas un pacto de ciudad para gobernar para todos los barrios ("ni guetos ni barrios de segunda"), un estudio de los servicios públicos con planes de choque en limpieza y policía de proximidad, apuesta por la movilidad sostenible, administración eficiente y búsqueda de inversiones productivas.

Por último, la candadidata de Vox, Cristina Peláez, a la que acompañaba la cúpula andaluza de Vox (con Francisco Serrano al frente), reivindicaba el papel de su partido para llevar al pleno "las verdades que nadie se atreve a decir" y garantizaba una oposición "leal y constructuva, con la mano tendida en la búsqueda del bien común", para reclamar limitar el papel de lo público, rigurosidad en el cumplimiento de la ley, supresión de subvenciones "ideológicias", más seguridad y efectivos, y revisión de las empresas municipales.

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Vox pidea la Junta financiar nueva medicación para fibrosis quística
chevron_right
Multa al Ayuntamiento de Córdoba por la caída de una empleada