Actualizado: 12:21 CET
Lunes, 22/07/2019

Editorial Sevilla

Atracción de alto riesgo

El nuevo accidente de la atracción de feria en la que hace cinco años murió electrocutada una niña obliga a revisar los protocolos de seguridad

La atracción que en la madrugada del  sábado se partió en dos durante las fiestas de San José de la Rinconada y dejó veintiocho personas heridas, dos de las cuales permanecen aún hospitalizadas, es la misma que,  con distintos nombre y propietario, causó en 2014 la electrocución mortal de una niña de doce años en Maribáñez, una pedanía de Los Palacios. En aquel entonces se achacó el fatal desenlace de la menor a un defectuoso montaje eléctrico de la atracción, especialmente en su toma de tierra, una circunstancia que no fue advertida durante la revisión previa para la concesión del permiso de funcionamiento. La razón por la que la misma atracción se haya quebrado ahora por la mitad y despedido por los aires a gran velocidad a una treintena de personas se desconoce todavía, pero es sumamente preocupante la reiteración de siniestro, que ha estado a punto de provocar otra tragedia.

Este nuevo accidente debe obligar a la revisión de los protocolos de seguridad que se aplican, ya que al menos en este caso no sirvieron ni antes ni después para prevenir un riesgo que afecta especialmente a niños y adolescentes. El cambio de empresa y de nombre de una atracción no deben servir para camuflar el historial de accidentes que acumule y habrá que analizar en aquellas sometidas a grandes velocidades las tensiones que se creen en sus materiales, cuya fatiga es casi imposible  detectar a simple vista. 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Desalojados por un incendio los vecinos de cuatro edificios en Mijas
chevron_right
Los precios suben un 0,2 en mayo en Andalucía