Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 23/04/2021

Sevillaland

Regidor

La campaña municipal en Sevillaland ha resultado de bastante mejor contenido que las generales de hace un mes. Los candidatos fueron poco propensos...

Publicado: 26/05/2019 ·
21:10
· Actualizado: 26/05/2019 · 21:10
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai
Autor

Jorge Molina

Jorge Molina es periodista, escritor y guionista. Dirige el programa de radio sobre fútbol y cultura Pase de Página

Sevillaland

Una mirada a la fuerza sarcástica sobre lo que cualquier día ofrece Sevilla en las calles, es decir, en su alma

VISITAR BLOG

La campaña municipal en Sevillaland ha resultado de bastante mejor contenido que las generales de hace un mes. Los candidatos fueron poco propensos a hacer el ridículo como sí les vimos a sus mayores en las generales, próceres estatales que se lanzaron de cabeza y sin rubor a grandes frases raciales y estrategias patrias demagógicas.

En la escala local nos han propuesto docenas de iniciativas que el electorado se creerá o no, que llegarán o tampoco a esta vez, pero al fin y al cabo permiten dibujar un horizonte concreto, práctico. No hay proclamas contra otras etnias que se quedan con nuestro trabajo, o naciones que se disgregan, imagen esta que siempre me recuerda a La balsa de piedra, la novela de Saramago.

Vivimos un tiempo excitado por la sucesión de elecciones, pero nadie confía ya como antes en las expectativas que tal situación podría generar. Noto en el aire que, de la ilusión por la política que revitalizó el 15M, hemos fluido hacia una especie de sentimiento áspero, extremista, más tendente a la ira que a la rabia.

Por fortuna, en la campaña municipal poco espacio queda para la ira. Los momentos más icónicos siempre resultan algo ridículos a escala local, como el señor Pimentel recogiendo basura con gesto de no dominar la suerte, natural en quien ha sido educado en un colegio del Opus.

O Zoido despachando en una charcutería, sin duda oficio que se le da mejor que la política, a la vista de sus logros como alcalde, diputado regional y/o ministro.

Hoy es conocido el resultado electoral, e imagino que tocará pactar, para toda la legislatura o esporádicamente. Ojalá los mayores dejen a sus militantes locales actuar con el sentido común que aporta la cercanía, el resolver problemas a pie de calle.

Casi siempre fue así, y sólo en el año final los pactantes teatralizaban una gran diferencia de caracteres, para posicionarse en el rush final de la carrera.

Deseo al alcalde/alcaldesa la mejor de las fortunas. Su gestión será sin duda la que más intensamente notemos. Hemos tenido alcaldes inanes, como Becerril, y otros atacados, como Rojas Marcos.

Si repite Espadas quizás no salga en los telediarios nacionales con la frecuencia de otros carismáticos regidores patrios; se equivocará en estrategias como la de la alianza con Málaga; pero no levantará los pies del suelo.

Y Sevilla siempre ha necesitado más un gestor que un abraza farolas. Porque para revolear el ánimo y venirse arriba esta ciudad se basta sola, incluso sin andamio que la sustente.

COMENTARIOS