Actualizado: 21:05 CET
Lunes, 18/11/2019

Almería

16 años de prisión por abusar de las hijas de su sobrino político

Aprovechó de la "situación cuasifamiliar" que vivía con ellas ya que le llamaban tío y solía pasar fines de semana en casa del padre

  • Tribunal Supremo.

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la condena a 16 años y dos días de prisión impuesta a un hombre que abusó sexualmente de las dos hijas menores de edad de su sobrino político, para lo cual aprovechó de la "situación cuasifamiliar" que vivía con ellas ya que le llamaban tío y solía pasar fines de semana en casa del padre, "quedándose ellas a su cuidado".

El Alto Tribunal rechaza el recurso de casación del procesado y destaca que cometió dos delitos de abuso sexual agravado por la concurrencia de superioridad en la ejecución ya que se prevalió de su "singular posición como tío" de las niñas, lo que "evidencia superioridad y preponderancia indiscutible a favor del acusado para lograr la ejecución de actos íntimos".

"Las menores se hallaban más condicionadas por esa relación al margen de su edad, lo que implica un plus de antijuricidad al aprovecharse de esa prevalencia", señala en respuesta al recurso en el que se impugnaba la pena de once años de prisión impuesta por uno de los dos delitos.

El Supremo apunta que, en el caso de intimidación, "no existe consentimiento de la víctima hay una ausencia de consentimiento, ésta se encuentra doblegada por la intimidación por el miedo que le provoca la actitud del agente" mientras que en el" caso de prevalimiento, existe la voluntad de la víctima que acepta y se presta acceder a las pretensiones del agente pero con un consentimiento viciado no fruto de su libre voluntad autodeterminada".

La sentencia, consultada por Europa Press, recoge que el procesado, dada su "parentesco" con el padre de las niñas, de 11 y ocho años, frecuentaba el domicilio los fines de semana para ayudar en la limpieza de la piscina y del jardín.

Indica que se aprovechó de la facilidad que tenía para estar con ellas para, durante dos años, "hacerlas objeto de tocamientos en las partes íntimas a ambas, de forma reiterada" aunque llegó más lejos en sus prácticas con la pequeña.


La madre denunció los hechos después de que sus hijas, a la vuelta de un fin de semana, le dijeran que estaban "hartas" de que el acusado "les molestase y las persiguiese, tocándoles" y semanas después, tras examinar la ropa interior de una de ellas y llevarla a la pediatra.

Como consecuencia de los hechos, ambas hermanas sufrieron estrés postraumático severo del que tardaron en curar 180 días, quedándole como secuela trastornos depresivos reactivos.

El tribunal de la Sección Segunda condenó al procesado a la pena de cinco años y un día de prisión por un delito continuado de abuso sexual continuado a menor de 13 años y a la pena de once años y un día de prisión por el mismo delito con introducción.

Al margen de las penas privativas de libertad, la Audiencia Provincial le impuso penas que suman 13 años de libertad vigilada y alejamiento de las menores a distancia mínima de 500 metros por tiempo de 19 años. Además, deberá indemnizarlas con 24.000 y 38.000 euros.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Evolución favorable del conductor del autobús accidentado en Málaga
chevron_right
Casado asciende a Zoido y lo coloca en el puesto europeo de Garrido