HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 01:59 CET
Jueves, 25/04/2019

Almería

A juicio por prostituir a una menor prometiéndole residencia legal

La Fiscalía solicita penas que suman cinco años y medio de cárcel para la gerente de un local de alterne de Almería que empleó a una menor de 16 años

  • Audiencia de Almería.
  • La procesada L.S.B., gerente del club que tenía un reservado para realizar actos de naturaleza sexual con tarifas de 30, 60 y 110 euros
  • El primer día la víctima trabajo como camarera, el segundo día la procesada le dijo "que tendría también que realizar bailes eróticos" en el escenario

La Fiscalía solicita penas que suman cinco años y medio de cárcel para la gerente de un local de alterne de la capital que empleó a una menor de 16 años "conociendo perfectamente su edad" para que trabajase de camarera pero a la que obligó a mantener relaciones sexuales con un cliente.

El Ministerio Público interesa para ese cliente penas que suman ocho años y seis meses de prisión ya que abusó de la víctima en dos ocasiones "con la promesa de que iba a tramitar los papeles para obtener la residencia en España para ella y para su madre, valiéndose de su condición de abogado".

En la causa penal, que se juzgará en abril en la Audiencia Provincial de Almería, están también procesadas dos trabajadoras del local de alterne; una que ejercía las labores de gerente en ausencia de la principal acusada y medió para convencer a la menor de que se prostituyese y otra, que con ese fin, mantuvo relaciones sexuales con el abogado delante de ella.

Según recoge el escrito de calificación provisional, consultado por Europa Press, la adolescente fue empleada sin contrato alguno y sin alta en la Seguridad Social en junio de 2016 como camarera en un bar de copas de la capital en el que, "además, se ejercía la actividad de alterne y prostitución por varías mujeres que allí trabajaban".

La procesada L.S.B., gerente del club que tenía un reservado para realizar actos de naturaleza sexual con tarifas de 30, 60 y 110 euros, le dijo "para que aceptase el trabajo" que le pagaría 700 euros a la semana y "le facilitaría la obtención de papeles para conseguir la residencia legal".

Si bien el primer día la víctima trabajo como camarera, el segundo día la procesada le dijo "que tendría también que realizar bailes eróticos" en el escenario y ante los clientes, lo que hizo "para no perder el trabajo ya que le dijo que la echaría si no lo hacía".

Más adelante, M.C.S., cliente del local, siendo "conocedor de la edad" de la menor, le habría pedido varias veces que tuviera relaciones sexuales con él e, incluso, según remarca el fiscal, utilizó a una trabajadora del local para que la "convenciese de entrar en el reservado con ellos diciéndole que cobraría parte del servicio".

La víctima accedió a "condición de no hacer nada" y M.C.S. y S.D.S.A, también acusada por un delito de exhibicionismo por el que enfrenta seis meses de prisión, mantuvieron relaciones sexuales delante de ella.

En días posteriores, el hostigamiento a la víctima continuó y el cliente pidió tanto a L.S.B. como a su subordinada B.N.S., también procesada, que convencieran a la menor, lo que "finalmente consiguieron con la promesa de que le iba a tramitar los papeles para obtener la residencia en España para ella y para su madre valiéndose de su condición de abogado".

"Logró que se metiera con él en el reservado --añade-- y realizar el acto sexual con ella a cambio de la tarifa estipulada de 50 euros que pagó a B.N.S.", quien se enfrenta a tres años de cárcel.

Por las mismas fechas, M.C.S. citó en su despacho profesional a la menor "con el pretexto de que le llevara documentación para hacerle los papeles" en horario de mañana y una vez allí le dijo supuestamente que "se quitara la ropa".

"Cuando ella se negó, insistió y le aseguró que si no mantenían relaciones sexuales con él no obtendría nunca los papeles en España, consiguiendo de este modo que lo hiciese".

El Ministerio Público imputa a L.S.B. un delito contra los derechos de los trabajadores, un delito de corrupción de menores y otro de prostitución de menores y, al margen de las penas privativas de libertad, interesa para ella multa de 15 meses con cuota diaria de nueve euros y cinco años de libertad vigilada.

Para M.C.S., procesado por delitos de exhibicionismo, prostitución y dos delitos de abusos sexuales, pide también la misma multa, cinco años de libertad vigilada y alejamiento de la víctima por 15 años mientras que para B.N.S. solicita tres años de cárcel por un delito de prostitución de menores con multa de 15 meses y cuota diaria de nueve euros.

En concepto de responsabilidad civil los dos principales acusados deberán abonar a la menor 4.500 y 8.000 euros por los daños morales causados.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Cuatro hospitales andaluces forman a profesionales iberoamericanos
chevron_right
Les piden seis años y medio tras detenerlos con 54.000 euros en drogas