Actualizado: 00:25 CET
Lunes, 21/10/2019

Sevilla

"Le dije que le quería para salvarme"

Comienza el juicio contra el hombre acusado de acuchillar a su expareja en 2018 en Torreblanca. La víctima relata al juez el calvario que vivió

  • Fachada de la Audiencia Provincial de Sevilla.

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla juzga desde este jueves por un delito de homicidio en grado de tentativa a un hombre que fue detenido en abril de 2018 por acuchillar a su mujer, cuya relación sentimental se había terminado entonces, en la vivienda en la que residía la víctima, ubicada en el barrio sevillano de Torreblanca. En la primera sesión de la vista oral, la vecina que auxilió a la mujer agredida ha reconocido "no acordarse" de los hechos que relató anteriormente en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Sevilla, por lo que la Fiscalía y la acusación particular han solicitado deducir testimonio contra ella.

En la sala, el tribunal, presidido por el magistrado José Manuel de Paúl, ha procedido a leer la declaración testifical de la vecina de la víctima realizada en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Sevilla en la que ésta señaló que vio como el acusado, que se encuentra actualmente en prisión provisional por esta causa, "alzaba un cuchillo contra la víctima con la que estaba forcejeando" a lo que la testigo, que ya no reside en la barriada de Torreblanca, ha respondido "que ha pasado un año" de este incidente que prefiere "olvidar" y que sólo recuerda ver a su vecina "chillando en el descansillo peleando con su marido" y ante ello metió a la víctima en su casa y cerró la puerta.

Previamente, el acusado, F.J.G.L, sobre el que pesaba una medida cautelar de alejamiento dictado por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 3 de Sevilla el 4 de marzo de 2018, ha prestado declaración y a preguntas de las partes --Fiscalía, acusación particular y defensa-- ha reconocido que el día de autos estaba bajo los efectos de tranquilizantes y el alcohol al tomarse "dos 'trankimazin' y un 'Sol y Sombra'" y que portaba un cuchillo con el fin de intimidar a su expareja sentimental, a quien empujó a su domicilio cuando llegaba del exterior, para "dialogar" para que permitiera ver a sus hijas y que "en ningún momento" amenazó de muerte a la víctima ni tenía ánimo de acabar con su vida.

En esa línea, ha indicado que las heridas sufridas por la víctima fueron fruto de que ésta agarró el cuchillo por la hoja "al verlo" y que no realizó "amago alguno" de apuñalarla. De esta manera, cuando se acercó la vecina a la vivienda de la víctima, el acusado se puso "nervioso" y se fue.

El acusado ha mostrado ante el tribunal su arrepentimiento por los hechos y ha asegurado que minutos después de abandonar el domicilio de la víctima, la llamó "principalmente" para ver cómo se encontraba y no para conminarle a que no presentara denuncia.

De otra parte, la víctima, J.P.L., ha declarado que semanas antes del día de la agresión, el acusado quedó con ella para entregarle a las dos hijas que tenían en común y "delante de las niñas" le amenazó diciendo que "le iba a matar" y que "le iba a cortar" el cuello. Algo que F.J.G.L negó haber hecho en su declaración.


Con respecto al día de autos, la víctima ha señalado que estaba abriendo la puerta de su domicilio cuando su expareja sentimental le abordó y la empujó al interior de la vivienda tirándola suelo y poniéndose encima para luego proferir amenazas contra su vida e intentar "acuchillarla" en el cuello y luego en el abdomen, hecho por el cual la víctima agarró la hoja del cuchillo "para evitarlo" y sufrió heridas en la mano.

"DIJE QUE LE QUERÍA PARA SALVARME"
La víctima ha señalado que en el transcurso de la situación le dijo al acusado que "lo quería" y que "quería volver con él" con el fin de que éste se relajase y "salvar su vida". Así, ha relatado que tras esto, el acusado se levantó y que "teniendo ambos agarrados el cuchillo", él "por el mango" y ella "por la hoja" se acercó a la puerta donde vio a su vecina y "cayó en 'shock'". Posteriormente, ha reconocido que "despertó" en casa de su vecina y que momentos después recibió una llamada de su expareja en la que le pidió "que no lo denunciase".

Para esta causa, la Fiscalía, en su escrito de conclusiones provisionales, al que ha tenido acceso Europa Press, considera que los hechos del acusado son constitutivos de los delitos de amenazas en el ámbito familiar, delito de coacciones leves en el ámbito familiar, delito continuado de quebrantamiento de medida cautelar y delito de homicidio en grado de tentativa, por lo que pide que se le imponga una condena de once años y diez meses de prisión.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Confirmada la condena de cinco años a Juana Rivas
chevron_right
AxSí recoge avales ciudadanos para presentarse a las generales