Actualizado: 20:48 CET
Domingo, 21/04/2019
ESTÁS EN:

Ladrones

En los últimos años, algunas palabras se repiten como si, por sí mismas, significasen algo y pudieran producir un cambio en lo que funciona mal: gobernanza...

En los últimos años, algunas palabras se repiten como si, por sí mismas, significasen algo y pudieran producir un cambio en lo que funciona mal: gobernanza, participación, transparencia, regeneración,... Sin embargo, hay otro concepto que nadie quiere nombrar pero que, hasta hace poco, era fundamental para que todo funcionase: impuestos.

Todos sufrimos de una u otra forma una carga fiscal que hace que frunzamos el ceño cada vez que alguien dice la palabra maldita. Y si no, ya encontraremos un coro de periodistas, políticos y famosos gritando porque quieren subirnos los impuestos y, claro, por ahí no pasamos ninguno. Sin embargo, no debemos engañarnos.

Aunque quieran hacernos creer que defraudar o evitar pagar algún impuesto es algo que hacemos todos ("¿quién no ha evitado pagar el IVA?"), lo siento pero no es lo mismo. Y, en esta cuestión, el tamaño importa. Comparar la economía sumergida del que se busca la vida, de quien paga menos por una obra o servicio con un impuesto indirecto que sirve para que paguen los que menos tienen, no es lo mismo que utilizar sociedades interpuestas, utilizar los paraísos fiscales o acogerse a amnistías de Hacienda.

Un ejemplo: en 2017 la renta media de Jaén fue de 24.549 euros y la cuota media del IRPF de 3.589,30 euros, un 14,6%. Sin embargo, y por poner dos empresas aquí, FCC, con unos beneficios de 834 millones, pagó un impuesto de sociedades de 34 millones, un 4,1%, o Indra, con unos beneficios de 379 millones, pagó un 6,6%.

Como no es lo mismo, yo siento como si me robaran, en mi casa y en mi cara. Porque esas enormes cantidades que algunos hacen desaparecer son imprescindibles para que España funcione mejor, para que nuestra sanidad y educación no carezcan de lo imprescindible y para que se creen empleos decentes. Si los que más tienen no pagan lo que les corresponden y dejan de robarnos, no vamos a salir de ésta.

Si uno repasa la actualidad y sus protagonistas, se da cuenta de por qué nadie quiere hablar de impuestos. Periodistas y presentadores condenados por Hacienda, nos hablan de actores, músicos o futbolistas que han pagado cantidades millonarias para no ir a la cárcel, mientras que políticos con sociedades para pagar menos y sus compañeros realizan amnistías fiscales para que otros cuantos defrauden legalmente. Yo oigo hablar de Jorge Javier, de Herrera o "las Campos", de Sanz, de Osborne o Bosé, de Messi o Cristiano, de Montoro, Monedero, Villacís o Pepu, y siento que me están robando, en mi casa y en mi cara.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Muere tras chocar su turismo contra el muro de una vivienda en Mijas
chevron_right
Moreno es "cobarde" al afirmar que hay dinero para víctimas sin gastar

¿Cansando de leer noticias?

Andalucía Información pone a disposición de sus lectores un servicio gratuito de lectura dictada. Entra en cualquier noticia y pincha sobre el botón rojo que hay debajo de la foto.