Actualizado: 17:00 CET
Miercoles, 16/10/2019

Huelva

Huelga de hambre de un trabajador social de Moguer por ver a sus hijos

Juan José Pérez permanecerá a las puertas de los juzgados hasta que un equipo de tratamiento familiar valore si los menores "están bien atendidos"

  • Juzgados.

Juan José Pérez, trabajador social del Ayuntamiento de Moguer (Huelva), ha iniciado una huelga de hambre indefinida para conseguir que un equipo de tratamiento familiar valore la situación de sus hijos de 6 y 8 años, cuya custodia tiene la madre, así como para poder verlos conforme al convenio regulador.

Pérez, que ha sido jefe de servicio en el Servicio de Intervención Familiar, permanecerá a las puertas de la sede de los juzgados de Moguer hasta que den "una solución a la situación" de sus hijos, según ha señalado a Efe.

Es padre de cuatro hijos, dos de un primer matrimonio y otros dos de una segunda relación, que actualmente tienen 6 y 8 años y son el objeto de su acción ya que considera que "están sufriendo maltrato institucional, al no dar respuesta a sus "múltiples" peticiones para que "se determine si están bien atendidos".

Ha relatado que desde que hace dos años se separara de esta mujer, estos niños "han llegado a faltar hasta cinco meses al colegio, hasta el punto de tener que activarse el protocolo de absentismo que no ha servido para nada".

A la imposibilidad de que se saber si la atención que reciben sus hijos es la correcta, Pérez, que fue denunciado por violencia de género por unos hechos de los que finalmente fue absuelto, ha agregado que no puede verlos cuanto le corresponde "porque su madre incumple constantemente el convenio regulador".

"Cuando puso la denuncia y mientras llegaba el juicio utilizaba la orden de alejamiento irrisoria de 30 metros que me pusieron para impedir que los viera; con posterioridad, ha usado cualquier excusa, le he puesto ya más de treinta denuncias que llegan al juzgado y se archivan porque entran por lo penal y se me insta a recurrir y yo ya no tengo recursos económicos para esa batalla legal", ha indicado.

Ha dejado subrayado que su huelga de hambre es "indefinida" y que no abandonará los juzgados a menos que le den una solución definitiva y que sus hijos "sean valorados por equipos especializados y que se cumpla el convenio regulador, o que me tengan que llevar al hospital".

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
La operación para rescatar a Julen tuvo un coste de 700.000 euros
chevron_right
Díaz dice que el CIS le da "fortaleza" para seguir