Actualizado: 23:23 CET
Domingo, 20/10/2019

Entretenidos

Entretenidos nos mantienen, con relatores y elecciones, mientras se nos cuelan entre las manos noticias que explican muy claramente el país en el que...


Entretenidos nos mantienen, con relatores y elecciones, mientras se nos cuelan entre las manos noticias que explican muy claramente el país en el que vivimos.

Hace unos días, en el juicio sobre la salida a bolsa de Bankia, Rodrigo Rato, el ministro de Aznar que nos trajo la burbuja inmobiliaria y después quebró la mayor caja de ahorros de España, logrando anteriormente ser el peor gerente del FMI (sí, ese del que presume el Sr. Casado), declaró en sede judicial lo siguiente: en 2012 asistió a una reunión con De Guindos y  los presidentes de la competencia (Botín, Fainé y González ) en la que se decidió que Bankia debía ser intervenida, que el Estado pondría 15.000 millones de euros (sin motivo) y que él debía dimitir. Nos dice el Sr. Rato que esto ocurrió sin que interviniese el Banco de España ni ningún técnico del Estado y que al Ministro de Rajoy, al Sr. De Guindos, le pareció bien. Le pareció tan bien que organizó todo para vengarse de Rato por no haberle ayudado cuando éste era gerente del FMI y De Guindos le pidió ayuda para Lehman Brothers, empresa para la que  trabajaba entonces.  Los motivos de los otros tres están claros: con nuestro dinero (que terminó siendo 32.000 millones en lugar de 15.000)) se cargaron la mitad del negocio bancario del país, que recuerden que estaba en manos de las Cajas, y éste acabó en sus manos por el módico precio 1 euro.

En resumen, estas cinco personas decidieron arruinar un país, ya que esos 32.000 millones han supuesto para España recortes en educación, sanidad, salarios, despidos, etc, y según le ha dicho Rato al juez por el único motivo de que se "tenían ganas". Y, ¿cuál es la consecuencia judicial de este asunto? Pues que la Audiencia de Madrid confirma la decisión de no rastrear el dinero detectado a Rato en 13 cuentas bancarias situadas en el extranjero para “no retrasar una investigación” iniciada hace 4 años.

Y ahora sumemos que la Audiencia de Barcelona ha absuelto a Narcís Serra, ex-vicepresidente con González y ex presidente de CatalunyaCaixa, por los escandalosos sobresueldos cobrados mientras quebraba la Caja y el Estado tenía que sanearla con 12.000 millones. No sé si tendrá algo que ver en esta decisión los documentos de todo tipo que Serra, también Ministro de Defensa y que dirigió los servicios secretos, se llevó cuando fue defenestrado.

Lo que está claro es que estas cuestiones nunca serán tan noticia, ni tendrán la misma importancia, que un "relator". ¿Será porque los bancos también financian a partidos y medios?

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Dos minutos al baño sin sellar, despido inmediato en Almería
chevron_right
Desarticulada una banda acusada de 33 estafas por internet