Actualizado: 16:15 CET
Jueves, 17/10/2019

Opiniones de un payaso

“¡Dios, qué buen vasallo si tuviese buen señor!”

Publicado: 11/02/2019 ·
17:07
Actualizado: 11/02/2019 · 17:07

Esta frase extraída del “Cantar del Mío Cid”, poema épico bellísimo y una de las glorias de nuestras letras castellanas, es lo primero que se me ha venido a la cabeza al empezar a escribir este texto con el que pretendo resaltar y poner en valor, una vez más, el espléndido y admirable trabajo que desarrolla, a pesar de los pesares, la Policía Local de Los Barrios.

El episodio que protagonizaron el pasado mes de enero agentes de este cuerpo colaborando con personal sanitario para salvar la vida de un vecino que había sufrido un infarto no es sino una más de las muchas y buenas actuaciones que los miembros de la plantilla de policías de nuestro municipio llevan a cabo con eficiencia y profesionalidad para garantizar nuestra seguridad e integridad, pero, aun siendo una más de esas muchas y buenas actuaciones, es necesario que se destaque como se merece. Y es necesario que se destaque como se merece para que todos recordemos que estos funcionarios no solo se ocupan de imponer sanciones o multas cuando infringimos las ordenanzas, sino que también, como ya subrayé en otro artículo no hace mucho, realizan acciones que a veces ni siquiera son de su estricta competencia y que, incluso, en ocasiones, pueden calificarse como heroicas.

Lástima, sin embargo, que esta plantilla de agentes que demuestran su valía a diario no tenga al frente unos responsables políticos que estén a la altura. Y a eso es a lo que quería referirme con la cita recordada al comienzo. Después de ocho años con Romero y compañía llevando las riendas del gobierno municipal, este es otro de los servicios básicos que se ha visto notablemente mermado. Tan mermado como la atención social, la limpieza viaria, el cuidado de parques y jardines o el mantenimiento de los equipamientos y las infraestructuras, por mucho lavado de cara que ahora se esté acometiendo, a escasos meses de las elecciones, y por muchas milongas que los exandalucistas, disfrazados con otras siglas, nos cuenten.

Sí, por desgracia para los que pagamos los impuestos, y para los que no los pagan también, la seguridad en la Villa –no es cuestión de generar alarma, aunque sí de contar la verdad– deja mucho que desear, digamos que ha perdido enteros, provocando las lógicas y más que comprensibles quejas de la gente, y si no fuera porque este es un rincón tranquilo de la comarca, en la que no se registra un número preocupante de incidentes delictivos, otro gallo cantaría.

Con todo, lo lamentable e indignante del asunto es que el problema principal no está en la falta de medios puestos a disposición de los agentes del cuerpo, aunque esta sea una de las adversidades a las que se enfrentan, sino en la pésima dirección y organización de los recursos humanos con los que cuenta el departamento, cosa que es culpa de Jorge Romero, como primer edil, y del señor José Antonio Gómez, por supuesto, como concejal delegado del ramo, en ejercicio, por su más que contrastadas ineptitud e incompetencia. Pero, fundamentalmente, de Romero, quien desde que accedió al cargo se ha dedicado a despreciar, maltratar, ningunear, expedientar y perseguir a trabajadores, como lo demuestran sentencias judiciales ya dictadas y denuncias ahora en curso.

Aun así, y es para alabarlo, nuestra Policía Local hace lo que puede, y lo hace bastante bien.


https://www.jaortega.es

COMENTARIOS

Autor en Andalucia Información

José Antonio Ortega

(Con permiso de Heinrich Böll) es un espacio dedicado a la difusión de reflexiones al voleo o, si lo prefieren, al buen tuntún

Opiniones de un payaso

José Antonio Ortega es un periodista, escritor y sociólogo radicado en el Campo de Gibraltar

VISITAR BLOG
Publicado: 11/02/2019 ·
17:07
Actualizado: 11/02/2019 · 17:07
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Dimite el consejero de Hacienda por problemas de salud
chevron_right
Primer adiós en el Gobierno de la Junta en sólo 21 días