Actualizado: 21:17 CET
Martes, 19/02/2019

Andalucía

"Los andaluces nos han obligado a entendernos sin cordones sanitarios"

El candidato del PP en las pasadas elecciones, Juanma Moreno, ha ofrecido este martes diálogo en su discurso de investidura ante el pleno del Parlamento

  • Juanma Moreno durante su intervención ante el Parlamento de Andalucía.
  • Juanma Moreno está a punto de convertirse en el séptimo presidente de la Junta y el primero que no es del PSOE
  • "El cambio ha llegado: es normal que se resistan quienes han ostentado una posición cómoda durante 40 años"
  • "Andalucía no se entiende sin España, ni España se entiende sin Andalucía"

El candidato del PP en las pasadas elecciones andaluzas, Juanma Moreno, ha pronunciado este martes su discurso de investidura para ser elegido presidente de la Junta de Andalucía, en la primera sesión del pleno de investidura. Juan Manuel Moreno Bonilla está a punto de convertirse en el séptimo presidente de la Junta de Andalucía y el primero no socialista de los cuarenta años de vigencia de la autonomía andaluza.

Juanma Moreno: "La alternancia es propia y consustancial del proceso democrático, el contrapeso a un proceso de degeneración política"

El miércoles, los portavoces de los diferentes grupos políticos tendrán la oportunidad de replicarle antes de proceder a la votación.

Fuera del Parlamento de Andalucía se concentran en estos momentos cientos de personas convocadas por los colectivos feministas, muchas de ellas llegadas desde distintos puntos de Andalucía en autobuses fletados por el PSOE, que protestan contra las propuestas en políticas de igualdad y de violencia de género de Vox, partido que apoyará la investidura de Juanma Moreno como presidente de la Junta. Numerosos dirigentes socialistas se han asomado a las puertas del Parlamento, donde protestan los colectivos feministas.

Moreno ha pronunciado su discurso sin límite de tiempo para exponer su programa de gobierno. Su intervención se ha extendido durante una hora y media. Antes de empezar, ha enviado "un abrazo al pueblo malagueño de Totalán y a la familia del pequeño Julen, con el deseo de que aparezca el niño lo antes posible".

"No éste es un pleno más de investidura, sino algo mucho más trascendental. El pueblo andaluz ha votado cambio y nosotros, como sus dignos y legítimos representantes, estamos obligados a cumplir ese mandato, expresado en las urnas el pasado 2 de diciembre", ha comenzado Moreno.

El candidato a presidente de la Junta ha pedido el "apoyo de la mayoría del Parlamento" para poder llevar a cabo el "cambio". "Los andaluces", ha dicho, "también han pedido diálogo. Y al igual que nos han impuesto la obligación de conformar un nuevo Gobierno, nos obligan a entendernos, sin cordones sanitarios". Se presenta como un "presidente reformista". Y para ello, ha dicho Juanma Moreno, "se necesita diálogo". "Estoy dispuesto a hablar con todos y no renuncio a hacerlo con nadie".

Los primeros aplausos han llegado al referirse a la alternancia del Gobierno "tras cuarenta años de gobiernos socialistas". "No sólo se elige al presidente de la Junta de Andalucía, decidimos si asistimos o no a un fin de ciclo", ha dicho el candidato a suceder a Susana Díaz. "La alternancia es propia y consustancial del proceso democrático, el contrapeso a un proceso de degeneración política. Impide a los gobernantes que nos creamos invencibles, intocables y eternos".

"La democracia es cambio y nadie puede tenerle miedo a la democracia", apunta. "El cambio que propongo es un cambio conciliador", dice Juanma Moreno. "Los andaluces han despertado para decir ya está bien. El cambio debe servir para hacer de esta tierra una tierra mejor. Sería injusto no reconocer que en los últimos cuarenta años se han hecho cosas buenas en Andalucía".

Reconoce algunos progresos de Andalucía, pero lo circunscribe al progreso en toda España. "En términos relativos, estamos como estábamos, Andalucía no ha recortado la distancia que la separaba del resto de España", ha explicado Moreno, que ha reivindicado el "muchísimo talento" de Andalucía.

"Desde el poder político se ha intentado inculcar el conformismo, el miedo a perder lo conseguido si algún día se producía un cambio. Eso, unido a una red clientelar, permitió a la clase dirigente acomodarse al poder con la sensación de que todo seguiría igual para siempre".

"El cambio ha llegado"

El cambio ha llegado ya a Andalucía, ha afirmado. "Como en todo proceso de cambio, es natural que haya resistencias, sobre todo de aquellos que temen perder la posición cómoda que han ostentado durante casi cuatro décadas y tratan de desestabilizar el nuevo Gobierno antes de que se conforme. Fomentar la cripsación y la división social es una irresponsabilidad y va en contra de los principios de concordia consagrados en nuestra Constitución y nuestro Estatuto de Autonomía".

Juanma Moreno ha solicitado "respeto institucional" a quienes ahora les toca pasar a la oposición, en referencia al PSOE. "La confrontación es un muro de contención al progreso", ha espetado. "La ética se practica, no sólo se predica; el insulto y la descalificación aleja a los ciudadanos de los asuntos públicos".

"Andalucía no se entiende sin España, ni España se entiende sin Andalucía", ha dicho el candidato al presidente de la Junta, que ha enumerado a numerosos intelectuales andaluces de todas las épocas. "Trabajaré sin descanso contra los tópicos y las etiquetas", ha prometido. "Ni yo, como presidente, ni ningún miembro de nuestro Gobierno, nos sentiremos comprometidos por nada ni por nadie a la hora de defender la Unidad de España consagrada en nuestra Constitución".

No hay "recetas mágicas"

"Los que no han hecho lo que les correspondía durante 40 años no pueden venir ahora con recetas mágicas", ha expuesto Moreno. "Andalucía necesita amplias reformas. No hay un minuto que perder. Me comprometo a poner en marcha un ambicioso plan de Gobierno y librar a Andalucía de los frenos y ataduras acumuladas durante tantísimos años".

"Que en el interior de San Telmo haya tanta luz como en su fachada", ha prometido el candidato a presidente de la Junta. "Entre los andaluces ha surgido, por la corrupción, un sentimiento de rechazo hacia los políticos. Nos asquea la corrupción, venga de donde venga. Pero no bastan los golpes de pecho. Los compromisos de anteriores gobiernos por abrir las ventanas y levantar las alfombras no han tenido correlación con los hechos".

Decencia, rectitud y verdad. Son los calificativos que ha aplicado a su Gobierno, antes de empezar a enumerar algunas de las medidas recogidas en su programa: limitación de mandatos, supresión de aforamientos, protección por ley de los denunciantes de la corrupción, creación de una Oficina de Lucha contra el Fraude y la Corrupción, creación de una comisión de investigación de la Faffe... "El cambio no puede sonsistir en cambio de caras y siglas, sino de estilos", ha dicho Moreno, que ha apelado a la transparencia y a la eficiencia "para acabar con el despilfarro".

Otro de los objetivos es "garantizar la igualdad" entre los andaluces, y para ello es necesario "acabar con la red clientelar que impide esta igualdad", ha explicado Juanma Moreno, antes de anunciar nuevos controles en la gestión de las subvenciones "para evitar nuevos fraudes".

"En Andalucía hay que hablar de empleo. El objetivo prioritario de mi Gobierno será el empleo. A los andaluces lo que más preocupa es el empleo. La tarea más importante será crear empleo, todo lo demás estará subordinado a este objetivo prioritario", ha prometido el candidato a presidente de la Junta, que también promete eliminar "de manera inmediata" el impuesto de sucesiones en Andalucía. "Adoptaremos la rebaja del tramo autonómico del IRPF e impulsaremos medidas de apoyo a los autonónomos y de simplificación de la burocracia, con ese objetivo", ha dicho Moreno: tarifa superreducida para jóvenes y mujeres en el ámbito rural, ampliación de la tarifa plana a dos años...

Ha desgranado algunas propuestas de carácter económico recogidas en el acuerdo programático firmado con Cs, y otras relacionadas con la Cultura y el Patrimonio Cultural "como motor de generación de riqueza". Y ha asegurado que su Gobierno se propondrá "revisar el funcionamiento de los servicios públicos con la finalidad innegociable de mejorar su eficacia y garantizar su prestación con equidad, dignidad y en las mejores condiciones". En este punto ha vuelto a referirse al "arma más poderosa que existe: el diálogo".

Se ha referido también a la Sanidad, otro pilar fundamental de su Gobierno, y al proceso de deterioro que ha experimentado en los últimos años, "ante la mirada atónita de nuestros profesionales". Éstos y los usuarios han sido "los grandes perjudicados" de una sanidad a la cola de España en inversión por habitante y con listas de espera intolerables. También se ha referido a la "despolitización del SAS, para que sea dirigido por los mejores profesionales" y ha prometido "eliminar la subasta de medicamentos en Andaucía", entre otras medidas, como la posibilidad de utilizar la tarjeta sanitaria andaluza en todo el territorio.

Se ha referido, igualmente, a la Educación, que "debe ser una labor conjunta cuya ordenación básica corresponde al Estado, pero el marco competencial que establece nuestro Estatuto nos permite actuar con firmeza y valentía para mejorar sus resultados". Ha dicho que la Educación es "una tarea pendiente desde la Transición". Y ha propuesto un Plan Andaluz de Refuerzo Educativo que reduzca el abandono escolar, la gratuidad de la Educación de 0 a 3 años, la consideración de los profesores como autoridad, un plan de mejora de las instalaciones educativas, libre elección de centro por parte de las familias, una Ley Andaluza de Inclusión Educativa...

Uno de los momentos más esperados del discurso ha llegado con las referencias a las familias: "Señorías, la familia es el núcleo esencial de nuestra sociedad. En ella aprendemos a ser persona y de ella extraemos los valores que han de regir nuestra vida. El gobierno del cambio hará de la familia un eje vertebrador de sus políticas, con un concepto transversal de la gestión, de manera que las demandas y las necesidades de las familias andaluzas estén presentes en todas las decisiones que se adopten en cualquier ámbito de su competencia. Serán objeto de especial atención los que, por enfermedad, discapacidad o dependencia sean más vulnerables", ha dicho. Ha enumerado algunas medidas en relación con las familias, pero no ha hecho referencia a la creación de una Consejería de Familia, como había pactado con Vox.

Y se ha referido también a la violencia de género y a la protección de las víctimas: "Como presidente de la Junta de Andalucía me comprometo a actuar con responsabilidad y a exigir esa misma responsabilidad a todos para sacar de la contienda política asuntos tan sensibles como la violencia de género. El maltrato es una lacra social que debemos erradicar. Y hay que hacerlo construyendo sobre lo que ya tenemos. Sumando. Enriqueciendo. Mejorando las leyes. Sin cuestionar lo que ha funcionado y funciona, pero corrigiendo lo que no. Haciendo, en suma, que todas las víctimas estén protegidas", ha explicado.

Juanma Moreno ha concluido repitiendo su oferta de diálogo: "Venimos con los brazos abiertos, las camisas remangadas y las manos tendidas para un trabajo arduo que haremos en común, con el espíritu de la concordia, con tesón, porque creemos en nosotros, creemos en Andalucía y porque la voluntad mueve montañas. No hemos venido a demoler lo que se haya hecho bien sino a levantar un nuevo porvenir. El cambio que propongo es un cambio real, un cambio de verdad, pero un cambio conciliador: el tiempo de las verdades únicas ha terminado. Mi gobierno no excluirá a nadie, porque a nadie excluye la Constitución y el Estatuto de Autonomía, que serán los únicos límites de nuestra acción de gobierno".

Ha tenido un recuerdo para las víctimas del terrorismo ("personas mayúsculas que se hacían escribir con letras minúsculas, como el fiscal Luis Portero, el doctor Muñoz Cariñanos, mi eternamente añorado compañero y amigo José María Martín Carpena y nuestros siempre honrados Alberto Jiménez-Becerril y Ascensión García") y asegurando que "tan nuestra es la bandera blanquiverde como la rojigualda. Porque cuando un demócrata, uno de los nuestros, derramó su sangre por la libertad y democracia lo hizo por Andalucía y por España".

"Yo he venido a gobernar para todos los andaluces sin distinción de ideología, yo he venido a procurar el mejor futuro posible a los andaluces sin importar a quién hayan votado, y ese compromiso sincero que expreso solemnemente ante esta Cámara ha de comenzar por mi respeto y reconocimiento hacia todos y cada uno de los diputados de este Parlamento".

Se ha dirigido a Susana Díaz, ofreciéndole su mano: "Considero justo y necesario agradecer y reconocer su labor y la de su Gobierno, que más allá de sus aciertos y sus errores, estoy seguro de que se hizo con la mejor de las intenciones".

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Celis: La única hipótesis que se baraja es que haya caído al pozo
chevron_right
Desarticulada una red responsable de más de 40 robos en 5 provincias