Actualizado: 00:37 CET
Viernes, 14/12/2018

Andalucía

El PSOE se desploma y deja en manos de la derecha formar Gobierno

Díaz logra 14 escaños menos que en 2015 y no suma con Adelante Andalucía la mayoría absoluta, y Vox irrumpe en la Cámara andaluza con 12 parlamentarios

Alegría en Vox.

1

Euforia en Vox.

2

Euforia en Vox.

3

Euforia en Vox.

4

Euforia en Vox.

5

Euforia en Vox.

6
  • Juanma Moreno podría convertirse en el primer presidente andaluz que no es del PSOE
  • Vox protagoniza la gran sorpresa al irrumpir en el Parlamento andaluz con 12 escaños tras lograr el 10,85%
  • El partido de Juan Marín duplica sus apoyos y logra 21 diputados

El PSOE ha ganado las elecciones andaluzas, pero Susana Díaz ha perdido el Gobierno. No sólo no ha conseguido esa mayoría sólida con la que soñaba durante la campaña, sino que las formaciones de derecha suman mayoría absoluta. Y con un destacado protagonismo de Vox, que irrumpe, sorpresivamente, en el Parlamento de Andalucía con 12 diputados. El cambio está muy cerca de producirse.

Los resultados de estas elecciones pueden considerarse históricos. El gran triunfador de estas elecciones ha sido Juanma Moreno, el candidato del PP, al que muchos, dentro y fuera de su partido, daban por defenestrado y puede ahora convertirse en el próximo presidente de la Junta de Andalucía. Ha conseguido, pese a perder siete diputados, mantener al PP como segundo partido en la Cámara andaluza, resistiendo el empuje de Ciudadanos, que sube considerablemente, al obtener 21 diputados, frente a los 9 conseguidos en 2015.

Estos son los peores resultados del PSOE en la historia de las elecciones autonómicas en Andalucía. Lo fueron en 2015 y en 2018 lo han vuelto a ser. Récord sobre récord. Y, para colmo, el fantasma de Vox, que la propia presidenta en funciones despertó de su letargo tratando de movilizar a su favor a los votantes indecisos, ha terminado por aparecérsele.

El PP, con sus 26 escaños y los 21 de Cs, tiene muy cerca presidir el Gobierno del cambio en Andalucía, que por vez primera en la historia autonómica no estará en manos del PSOE, si Juanma Moreno es capaz de poner a Cs y Vox de acuerdo, lo que no parece una empresa excesivamente complicada.

Cs y PP, pese a los roces que han tenido durante la campaña electoral, han dejado clara su intención de desalojar a los socialistas del Palacio de San Telmo, después de casi 40 años, si las cuentas salían. Y, con Vox, las cuentas de la derecha salen. De hecho, el presidente del PP, Pablo Casado, se ha mostrado durante los últimos días de la campaña abierto a recibir los apoyos de esta formación para investir presidente al candidato del PP.

El Partido Popular planteó esta campaña como un referéndum entre la continuidad y el cambio. Y como "garantía de cambio" se presentaba el candidato del PP, Juanma Moreno, cuya campaña ha sido muy cuestionada, pero que al final se ha convertido en el verdadero vencedor de estos comicios, pese a unos resultados que también son los peores para el PP en Andalucía.

Fracaso de Susana Díaz

El PSOE de Susana Díaz, por su parte, ha perdido 14 escaños con respecto a los obtenidos en 2015 y se queda con 33 escaños. La confluencia de Podemos e IU, Adelante Andalucía, no consigue sumar más de los que ya obtuvieron por separado en 2015, sino que incluso pierde 3 y consigue sólo 17 escaños. Sumados a los del PSOE, la izquierda se quedaría a cinco diputados de la mayoría absoluta.

Por porcentajes, los socialistas han conseguido algo más del 28% de los votos, frente al 35,4% que consiguió en 2015. A 8 puntos se queda el PP, que en las elecciones anteriores logró el 26,7% de los sufragios. La confluencia Adelante Andalucía ha retrocedido casi seis puntos con respecto a lo que obtuvieron en 2015 IU y Podemos por separado, y logra en torno al 16% de los votos.

Ciudadanos y Vox son las dos únicas formaciones con representación parlamentaria que crecen con respecto a 2015. Y lo hacen de manera muy importante. Los de Juan Marín lograron entonces el 9,28% y en esta ocasión han duplicado sus apoyos. Y Vox, que no tenía diputados en el Parlamento de Andalucía (en 2015 logró atraer sólo el 0,46% de los sufragios), ha obtenido casi el 11% de los votos en Andalucía.

La posibilidad de que Ciudadanos accediera a reeditar el pacto de investidura que le dio hace tres años y medio la Presidencia a Susana Díaz es una quimera. En primer lugar, porque Ciudadanos ha dejado bien claro durante la campaña que con sus votos no haría presidenta a Susana Díaz. Y, sobre todo, porque sus 21 escaños no son suficientes para lograr, sumados a los 33 diputados del PSOE, para alcanzar los 55 parlamentarios de la mayoría absoluta.

Por provincias

El PSOE ha ganado en todas las circunscripciones, menos en Almería, donde el triunfo ha sido para el PP. Aun así, los dos partidos han experimentado importantes retrocesos en todas las provincias.

Sevilla, que repartía 18 escaños, es la provincia en la que más diputados ha obtenido el PSOE, 6 en total. En el resto ha sacado 4 diputados en todas (ha perdido 2 en Málaga, Granada, Jaén y Cádiz), menos en Almería, donde sólo ha conseguido 3.

El PP ha perdido un escaño en todas las provincias, salvo en Huelva, donde mantiene los 3 obtenidos en 2015. Y los escaños que ha perdido Adelante Andalucía, con respecto a los obtenidos por Podemos e IU hace tres años, son de Cádiz, Granada y Málaga. Y Vox irrumpe en el Parlamento con diputados en todas las circunscripciones. En Sevilla, Málaga, Cádiz y Almería consigue dos. Y uno en Córdoba, Granada, Huelva y Jaén.

chevron_left
Marine Le Pen felicita a Abascal por los resultados de Vox
chevron_right
El PP, Cs y Vox suman mayoría absoluta frente a la debacle del PSOE