Actualizado: 23:23 CET
Sábado, 15/12/2018

Barbate

Una ingeniera denuncia su “despido improcedente”

Claudia Jiménez considera que se han vulnerado sus derechos fundamentales, mientras que la empresa afirma que las causas del despido “son justificadas"

  • Claudia Jiménez Malia, la ingeniera que ha denunciado su despido.

Claudia Jiménez Malia, ingeniera barbateña, ha interpuesto ante el Centro de Mediación de Arbitraje y Conciliación de Cádiz una demanda por lo que considera “un despido nulo o subsidiariamente improcedente por la vulneración de sus derechos fundamentales”, tras seis años como empleada en una empresa de la localidad. Una denuncia en la que también menciona como otro posible motivo del despido el hecho de que la ingeniera técnico hubiera mostrado su disposición a dirigir un movimiento sindical dentro de la empresa.

La denunciante entró a trabajar el 14 de enero de 2013 con un contrato temporal y ya en agosto del mismo mes, ya había conseguido ser trabajadora indefinida. Por su contrato fijo, a tiempo completo, con categoría profesional de Ingeniera, dedicada a la Investigación y Desarrollo, Claudia Jiménez venía percibiendo 1.160 euros mensuales (incluidas pagas extras y otros conceptos); aunque por su categoría profesional le hubiera correspondido un salario de 2.100 euros mensuales. Según consta en la denuncia, la demandante “ha tenido que soportar comentarios y situaciones discriminatorias y vejatorias por parte de los responsables de la empresa”, además de continuas amenazas de despido “al protestar por la congelación de su sueldo y reclamar su justa retribución, siendo evidente que el trato era desigual con el resto de sus compañeros ingenieros”.

Notificación de despido

Además, denuncia Claudia Jiménez, “fue cuando comuniqué que me presentaba a las elecciones sindicales por UGT, como afiliada a este sindicato, cuando decidieron despedirme”.

“La empresa juega con los trabajadores: impone horas a su antojo, o le dice a un trabajador durante días e incluso semanas que no hay trabajo y luego le obliga a echar jornadas más largas para recuperar esos días; no paga horas extras, ni nocturnidad; por eso un grupo de trabajadores decidimos iniciar el proceso para crear un sindicato, pero a la empresa no le gustó la idea”, explica Claudia, “y su respuesta ha sido despedirme con argumentos ambiguos, inciertos y contradictorios”.

Según explica Claudia, “la empresa no dejó entrar a los representantes de UGT-FICA alegando que no se había entregado la documentación en tiempo y forma” y “aprovechó para convocar unas elecciones internas y truncar el deseo de muchos trabajadores de contar con un organismo que vele por sus intereses laborales”.

“Lo que más me duele”, afirma Claudia, “es que  han conseguido meterle miedo a mis compañeros, trabajadores que estaban dispuestos a luchar por sus derechos laborales, que ahora se han echado atrás por miedo a que los despidan”, quien afirma que “en todo momento he cumplido con mis obligaciones como trabajadora de la empresa, aun estando sometida, en las últimas semanas, a constantes amenazas”.

Por todo ello, Claudia Jiménez ha decidido denunciar a la empresa por “despido improcedente”, “para limpiar mi imagen como trabajadora” y “para que esta empresa no siga manipulando a sus trabajadores”.

La empresa afirma que las causas del despido “son justificadas”

La empresa denunciada ha manifestado su disconformidad con la denuncia presentada por la ex empleada, alegando que “nos encontramos en una situación de total indefensión ante una denuncia que mancha la imagen de nuestra empresa” y ha emitido el siguiente comunicado:

“Light Environment Control es una empresa que apuesta por el empleo local en una zona altamente afectada por el desempleo. LEC no solamente respeta la legislación vigente sino que va más allá formando parte de su cultura empresarial la prevención de los riesgos laborales y el cuidado de sus trabajadores como su mayor activo.

Respecto al tema del despido de una trabajadora, solo podemos decir que ha sido por causas justificadas, sin poder entrar en más detalles por protección de datos. Cualquier empleado ya sea de LEC o de cualquier otra empresa, que sienta que ha sido vulnerado sus derechos, tiene la potestad de hacer la reclamación que considere en el tribunal correspondiente.

Por parte de LEC, entendemos esta iniciativa de la ex empleada por publicar su versión de los hechos, como una venganza personal contra la empresa, mostrando una total insolidaridad contra sus antiguos compañeros al intentar deteriorar la imagen de la que fue su empresa, sin preocuparle las consecuencias que a nivel de proyectos, pueda ocasionar esta ofensa gratuita publicándola en los medios”.

COMENTARIOS

chevron_left
Cuatro vehículos, implicados en una colisión en el túnel de Roquetas
chevron_right
Los principales candidatos pasan el día de reflexión en familia