Actualizado: 02:24 CET
Miercoles, 12/12/2018

Andalucía

Díaz se atrinchera frente a "dos bloques que quieren echar al PSOE"

Pocas propuestas nuevas y reproches cruzados por los casos corrupción de todos los partidos en el primer debate electoral televisado, emitido por Canal Sur

  • Los cuatro candidatos en el plató de Canal Sur, antes del debate.
  • Rodríguez (AA): "No se puede presumir por haber creado medio millón de empleos cuando se ha perdido un millón desde que comenzó la crisis"
  • Moreno (PP): "La gestión de la Junta está atrofiada, el deterioro de los servicios públicos esenciales es notorio"
  • Marín (Cs): "La corrupción es la historia interminable del PSOE en Andalucía, han celebrado fiestorros a costa de los parados"

El primer debate televisado de esta campaña electoral ha dejado a los ciudadanos con las mismas dudas y las mismas certidumbres que si no se hubiera celebrado. Los cuatro candidatos, todos ellos reincidentes como cabezas de cartel de sus respectivas formaciones, arrancaron el debate repitiendo los mismos mensajes de los primeros días de campaña.

Díaz (PSOE): "Señor Marín, usted ha colaborado conmigo estos tres años, yo no soy peor que hace tres años. Supongo que, si lo ha apoyado, no pensaría en este tiempo que en mi Gobierno había corrupción"

Nada fuera de guión. Hasta el primer rifirrafe entre los candidatos del PP y Cs, Juanma Moreno y Juan Marín, cuya esperanza no disimulada de desbancar al PSOE de la Presidencia de la Junta pasa, necesariamente, por un entendimiento que en lo que va de campaña electoral no existe. Hubo varios amagos a lo largo del debate, pero con más intención que consecuencia.

La presidenta de la Junta y candidata del PSOE-A, Susana Díaz, abrió el debate de Canal Sur apelando a los logros conseguidos por la Junta en los cinco años que la ha presidido y a la "amplia mayoría" que necesita el PSOE (y que teme no conseguir) para mantener el Gobierno en Andalucía. Juanma Moreno, candidato del PP-A, preguntó a los andaluces si el PSOE debe seguir gobernando o es hora de cambiar. "Las comunidades que han tenido alternancia en el poder han mejorado", aseguró. En estas elecciones, se trata, en su opinión, de optar por el cambio o por seguir igual, y para eso está el PSOE, Cs y Adelante Andalucía, "que quiere frenar el cambio".

Por su parte, Teresa Rodríguez, la candidata de Adelante Andalucía, describió su candidatura como un proyecto de unidad. Y también habló de cambio. "Pero cambio a mejor", dijo. Y Juan Marín, que cerró la ronda de presentaciones, también se refirió al "cambio político al que aspiran los andaluces desde hace cuarenta años. Andalucía es de los andaluces y nuestro objetivo es devolver Andalucía a los andaluces".

Primer asalto

En el primer bloque, dedicado a los temas económicos, Juanma Moreno volvió a recurrir a la metáfora del Fórmula 1 sin un piloto a la altura del bólido que conduce. Criticó la "nefasta política del PSOE". Y puso siglas a una de sus principales promesas electorales: BMI (Bajada Masiva de Impuestos). También denunció la "burocracia asfixiante" de la administración socialista y, además de repetir la promesa de crear 600.000 empleos, anunció que, si es presidente, cualquiera podrá poner en marcha un negocio en un plazo de entre treinta y sesenta días.

La candidata socialista presumió de que Andalucía ha crecido 5 puntos por encima de la media de España, el triple que la media de las regiones europeas, y atribuyó este crecimiento a la estabilidad que ha conseguido durante su mandato. También recordó que se ha reducido en medio millón el número de desempleados y que el reto para la próxima legislatura es reducir 9 puntos el diferencial que separa a Andalucía del resto de España, y acabar con la precariedad.

Teresa Rodríguez le reprochó que presuma de haber creado medio millón de empleos cuando "desde el inicio de la crisis se ha perdido un millón de puestos de trabajo. Hay que ser rigurosos y no triunfalistas. Y reconocer que las condiciones de quien se incorpora al mercado laboral son muy penosas".

El candidato de Cs, Juan Marín, dijo que no va a prometer 600.000 puestos de trabajo, pero sí que creará las condiciones para que los empresarios y autónomos creen empleo. "Andalucía tiene el doble de parados que en 2009", apuntó. "Y el empleo que hay es precario, 12 o 14 horas trabajando y no llegar a fin de mes", señaló. "A Andalucía le falta un Gobierno que vele por quienes crean empleo".

Aquí se produjo el primer rifirrafe. Moreno recordó a Marín que "su" Gobierno de Susana Díaz es también "su" Gobierno de Juan Marín. A lo que el de Cs le respondió acusándolo de tener "una obsesión" con su partido. "Yo no vengo a decirle a los andaluces que voy a bajarle los impuestos, sino que se lo hemos bajado. Y lo hemos hecho desde la oposición, con sólo nueve diputados. Ustedes llevan 40 años en la oposición y no han hecho nada. Los andaluces necesitan políticos a su altura".

Segundo asalto

En el bloque dedicado a los temas sociales, Susana Díaz defendió el "blindaje de la sanidad, con la que algunos querían hacer negocios" y el "ascensor social" de la Educación y volvió a prometer la gratuidad de los libros de texto para los niños de 3 a 6 años y la contratación de otros 12.000 docentes.

El que ha sido su socio en estos tres años y medio últimos y ahora le disputa la Presidencia de la Junta, Juan Marín, le recordó a Díaz que la sanidad y la educación son el tercer y cuarto problema de los andaluces, por detrás del paro y de la corrupción. "Vamos a decirle la verdad a los andaluces". Y empezó a enumerar: Andalucía es la comunidad con menos camas por habitantes del país, la subasta de medicamentos es un fracaso que el propio Marín ha sufrido en carne propia, las listas de espera…  Y la gestión. "Usted no confía en los profesionales para poner en sus manos la gestión de estos servicios. Se ha pasado demasiado tiempo pisando la moqueta y se ha olvidado de los problema reales de Andalucía".

Teresa Rodríguez llamó la atención sobre el hecho de que no se han recuperado los niveles de inversión de 2010. "Los servicios públicos esenciales están funcionando peor que hace unos años", dijo la candidata de Adelante Andalucía. "El Gobierno andaluz gestiona mal y de forma poco democrática, con recortadores de derechos". Denunció las privatizaciones y conciertos sanitarios, que "han llevado a la precarización del empleo en la sanidad pública".

"No se trata de inaugurar hospitales, porque el de La Linea lo han inaugurado ustedes cuatro o cinco veces, sino de invertir lo que se necesita". Resumió la propuesta de Adelante Andalucía en fijar suelos de inversión del 7% en Sanidad y del 5% en educación.

El candidato del PP denunció el "deterioro notorio de los servicios públicos esenciales. Decenas de miles de Andaluces han salido a las calles para protestar y reivindicar una sanidad pública de calidad. Los profesionales sanitarios andaluces son los peor pagados de España. Andalucía es la comunidad autónoma que menos invierte por habitante de toda España, con un modelo muy politizado". "Su gestión", dijo Juanma Moreno, "está atrofiada".

Tercer asalto

La segunda parte del debate comenzó con un bloque dedicado a la corrupción… y a los pactos postelectorales, de los que casi no habló ninguno de los candidatos

Teresa Rodríguez reconoció la desafección que los ciudadanos sienten con respecto a la actividad política. "La corrupción es un lastre", dijo, y recordó que en estos momentos se sientan "20 años en el banquillo". "Lo más grave no es que haya gente que se ha lucrado con dinero público, ni las redes clientelares, sino que nos han robado las expectativas y el futuro y han usado el dinero para permanecer el poder".

La candidata de Adelante Andalucía también acusó al PP "de gastarse dinero de tarjetas opacas en vicios", Así, recordó el caso Púnica y "los volquetes de putas", y la Gürtel. "El discurso de Susana Díaz es que todo pasó en un tiempo anterior al suyo. Y el problema es el alto nivel de tolerancia con la corrupción que tienen la señora Díaz y el PSOE". También le dedicó reproches a Cs: "Se muestra como adalid de la corrupción, cuando ha estado tres años blanqueando el cortijo. No todos tenemos la misma legitimidad para hablar de la corrupción", concluyó.

Juanma Moreno, por su parte, coincidió con Rodríguez en que la corrupción es "un lastre", aunque él se refirió a "las corruptelas vinculadas al Gobierno de Andalucía, la comunidad autónoma con más corrupción de España, consecuencia de cuarenta años de socialismo", dijo. "Se han creído que las instituciones eran suyas". Y preguntó a Díaz, que no respondió, "por qué pidió el archivo del caso ERE. Necesitamos recuperar ese dinero, que es de los ciudadanos".

Para Marín, la corrupción es "la historia interminable del PSOE en Andalucía". El candidato de Cs recordó que fue este partido el que "apartó a Chaves y Griñán de la primera línea de la política", al tiempo que denunció los "fiestorros a costa de los parados de nuestra comunidad". "La señora Díaz tiene que dar explicaciones a los andaluces", dijo Marín, que volvió a reprocharle su negativa a sacar adelante "las medidas de regeneración democrática del pacto de investidura" suscritoen 2015 por Cs y PSOE."Los andaluces están cansados de levantarse cada día con un caso de corrupción", señaló Marín e insistió en que Díaz no gobernará de nuevo con el apoyo de su partido.

"Me gustaría que el señor Marín me dijese qué caso de corrupción hay en mi etapa", indicó Díaz. "En los últimos tres años y medio usted ha colaborado conmigo, no soy peor que la de hace tres años. Imagino que no pensaría que en mi Gobierno había corrupción. Lo que pasa es que lo obligan a usted a sobreactuar por los intereses electorales de su jefe de filas", apuntó la candidata socialista.

"Yo gobernaré, si los andaluces así lo quieren", dijo Díaz, que  añadió que se enfrenta "a dos bloques, uno a la izquierda, que no quiere al PSOE, y otro a la derecha, que sólo se pone de acuerdo en pelearse y en bloquear. Y usted, señor Moreno, no se dedique al y tú más, que ya sabe lo que tiene en su casa", dijo la socialista al candidato del PP.

La corrupción generó otra refriega dialéctica entre Marín y Moreno, en la que Susana Díaz también resultó salpicada. El candidato de Cs le preguntó al del PP, de forma retórica, si se creía legitimado para denunciar la corrupción, "cuando su partido es el único condenado por corrupción en España. No venga a darnos lecciones", dijo.

Entretanto, Díaz a lo suyo: "Ya sabemos que si suman van a gobernar juntos, pero si no suman, ¿van a bloquear las instituciones? Yo no lo voy a hacer si no tengo la confianza de la mayoría de los andaluces".

Pero Moreno ni la oyó. Y directamente respondió a Marín: "No quiero polemizar con usted, sólo me molesta que haya perdido una oportunidad en estos tres años" en los que ha sido el apoyo parlamentario del PSOE de Díaz. "No me dé lecciones", le dijo al de Cs. "Sólo tuvo un alcalde por elección directa, el de Espartinas, y dimitió por prevaricación. Sólo uno y dimitió". Y a Díaz, que alardea de no tener manchas de corrupción en su Gobierno, le espetó que "tiene una mácula, la del silencio cómplice. Usted no ha querido colaborar con la Justicia, tiene una parte de responsabilidad en la corrupción".

"La diferencia es que un alcalde nuestro dimite y a uno suyo se lo tiene que llevar la Guardia Civil esposado", respondió Marín a Moreno.

Cuarto asalto

Al cuarto asalto, los púgiles llegaron desfondados.Y seguramente también los espectadores. Moreno preguntó a Díaz si ella cree que España es un país plurinacional. Varias veces. Y le mostró un libro de texto en el que se afirma tal cosa. Díaz le respondió que todo el mundo sabe ya lo que ella piensa de España y sólo al final dijo que "si eso pone el libro está mal, porque la Constitución dice lo que es España".

Teresa Rodríguez pidió tiempo para hablar de Andalucía. "Dejen que pasen las elecciones para seguir hablando de Cataluña". Y Juan Marín blandió la bandera de haberse quedado solo en Andalucía defendiendo un modelo de financiación autonómica negociado en Madrid con todas las comunidades autónomas.

Marín, que estuvo en todas las refriegas, recordó que Pedro Sánchez mandó enviados a la cárcel a negociar presupuestos y Rodríguez lo acusó de hacer "demagocia". "¿Andalucía pa cuando?", dijo la de Adelante Andalucía.

Mientras, Moreno insistía con sus preguntas. Y Díaz insistía en no responder. "El problema que tiene el PSOE es que tiene una ensalada territorial que no sabe cómo solucionar", dijo el presidente del PP-A.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�n Andaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Maíllo: "Se daba por hecho que Díaz ganaría las primarias y perdió"
chevron_right
Siete detenidos por arrojar a un toxicómano a un contenedor y grabarlo