Actualizado: 16:18 CET
Lunes, 10/12/2018
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Andalucía

El PSOE volvería a ganar las autonómicas pero sin mayoría suficiente

Susana Díaz dependería de Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía) para gobernar, según el sondeo de SW Demoscopia

  • Cs se convertiría en la segunda fuerza más votada, con el 20,6%, frente al 30,4 de los socialistas
  • El PSOE perdería de 6 a 8 diputados, el PP entre 7 y 9, y sólo Cs crecería, pasando de 9 diputados a entre 25 y 27
  • Díaz es la líder con mejor valoración y Rodríguez la única que mejora respecto anteriores sondeos

Las elecciones del próximo 2 de diciembre podrían dibujar un panorama de bastante incertidumbre en el Parlamento de Andalucía. El PSOE-A de Susana Díaz volvería a ganar las elecciones, pero con una ventaja de sólo 10 puntos sobre Cs, que se pondría por delante en intención de votos del PP, según los datos del macrosondeo realizado por SW Demoscopia para Publicaciones del Sur.

Los socialistas obtendrían el peor resultado de su historia, al perder 5 puntos en intención de votos con respecto a los resultados de 2015, cuando Susana Díaz consiguió atraerse el 35,43% de los sufragios. Aquel resultado fue, entonces, el peor obtenido por el PSOE en unas elecciones autonómicas en Andalucía. Y en esta ocasión, según los datos de la encuesta de SW Demoscopia, los apoyos del PSOE bajarían hasta el 30,4% de voto estimado.

Pero aun así, los socialistas aumentarían ligeramente su ventaja sobre el segundo, que ya no sería el PP, sino Cs, de confirmarse el próximo 2 de diciembre los datos de la encuesta, realizada entre el 18 de octubre y el 6 de noviembre pasados, a partir de 3.400 entrevistas telefónicas.

Los escaños que lograría el PSOE, entre 39 y 41 (frente a los 47 obtenidos en 2015), no garantizan a Susana Díaz mantenerse como inquilina de San Telmo. Necesitaría el apoyo de la confluencia Adelante Andalucía en la investidura, ya que los dos partidos de la derecha, que no han ocultado en ningún momento su intención de llegar a un acuerdo si éste permitiera arrebatar a los socialistas la Presidencia de la Junta, sumarían más escaños que los socialistas, aunque no lograrían reunir los ansiados 55 escaños de la mayoría absoluta.

Estarían cerca, pero no lo suficiente. Cs podría obtener, en este sentido, entre 25 y 27 escaños, triplicando los 9 que la formación naranja consiguió en 2015, y el PP entre 24 y 26 escaños, cuando en 2015 logró 33. Los de Juanma Moreno habrían perdido en seis años la mitad de los escaños conseguidos por Javier Arenas en 2012, la única vez que el PP ha ganado al PSOE unas elecciones autonómicas en Andalucía, aunque fue una victoria insuficiente para formar Gobierno.

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

En aquella ocasión, el apoyo de IU (no existía Podemos) salvó a los socialistas de pasar a la oposición. Y, ahora, se podría reeditar la situación, con Adelante Andalucía (que aglutina a Podemos e IU y otras fuerzas minoritarias de la izquierda), que conseguiría entre 19 y 21 escaños, manteniendo así los obtenidos por Podemos (15) e IU (5) en las últimas elecciones andaluzas.

Con estos resultados, el espectacular crecimiento de Ciudadanos, con Juan Marín a la cabeza, no sería suficiente para que el único partido que crece en Andalucía forme parte del Gobierno andaluz. Marín ha dejado claro en esta precampaña electoral que no firmaría un acuerdo con el PSOE de Susana Díaz, a la que acusa de incumplir su palabra y los acuerdos recogidos en el pacto de investidura que, en 2015, permitió a la socialista ocupar la Presidencia del Consejo de Gobierno. También ha dicho que está dispuesto a sentarse a hablar con todas las formaciones tras las elecciones. Pero que con el PSOE de Díaz será "imposible" llegar a ningún acuerdo.

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

Con Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, candidatos a la Presidencia y Vicepresidencia de la Junta por la confluencia Adelante Andalucía, no es que lo vaya a tener mucho más fácil, precisamente, la actual presidenta y candidata socialista, cuya enemistad con la portavoz de Podemos es más que manifiesta. Rodríguez ha mantenido durante toda la legislatura que no iría a ningún lado de la mano de Susana Díaz, "ni muerta".

Pero también ha dicho que no permitiría, si estuviera en su mano, un Gobierno de derechas en Andalucía. Y con los resultados que avanza el sondeo de SW Demoscopia le toca a ella mover ficha. O apoya a Díaz en la investidura, no le valdría con la abstención, o Andalucía puede verse abocada a repetir las elecciones. Efectivamente, en su mano estaría.

Susana Díaz, sólo de esta forma, podría formar un Gobierno en minoría. Pero sería un Gobierno muy débil, que necesitaría el apoyo constante de los diputados de Adelante Andalucía para garantizar una mínima acción de Gobierno que supere el bloqueo de un Parlamento en el que la derecha sumaría más parlamentarios que el partido de la presidenta. Pedro Sánchez gobierna España con sólo 84 diputados de los 350 del Congreso. Susana Díaz dispondría de 39 o 41, que, sobre 109, representan un porcentaje mayor.

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

Nuevas siglas en la Cámara

El sondeo de SW Demoscopia, por otra parte, apunta la posibilidad de que el Parlamento que surja tras las elecciones del 2-D incorpore nuevas siglas a la bancada. Vox, cuyo candidato a la Presidencia de la Junta es el controvertido juez Francisco Serrano, podría obtener hasta dos escaños. Y Andalucía por Sí (AxSí), con Joaquín Bellido a la cabeza, uno. También podrían no sacar ninguno.

Con estos números, seguramente no entrarían en las cábalas para formar gobierno. Sólo en el caso, hipotético, de que Vox obtuviera esos 2 escaños, y que PP y Cs lograran el número más alto de escaños que les otorgan sus respectivas horquillas, se podría pensar en un bloque de gobierno de derecha con una justísima mayoría absoluta. Pero es poco probable, numérica e ideológicamente.

Lo que sí parece evidente es que la irrupción de Vox, que aglutinaría el 4,2% de los votos, a quien perjudica es al PP. Los de Juanma Moreno obtuvieron en 2015 el 26,76% de los votos y ahora se quedarían en el 19,8%. Según las tablas de transferencia de votos del sondeo, Vox se nutre, en su mayoría, de exvotantes del PP. El 58,8% de los que votarían a Vox ahora lo hicieron en 2015 por el PP.

Ciudadanos, que pasaría de tener el 9,28% de los votos al 20,6%, también, en su crecimiento, arrastra a un importante número de antiguos votantes del PP. El 28,5% de los que votarían ahora a Juan Marín votaron en 2015 por Juanma Moreno. Pero, ojo, que también del PSOE: el 15,6% de los votantes de Marín lo fueron en 2015 de Susana Díaz.

En cualquier caso, el PSOE sigue siendo el partido político con un electorado más fiel. El 94% de sus votantes ya lo votó hace tres años y medio. El PP tiene un 91,6% de fidelidad, en este sentido. Ciudadanos sólo un 45,9%, pero en su caso, debido a su crecimiento, cede muchos menos votantes de los que recoge.

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

Valoración de los líderes

La presidenta de la Junta y candidata del PSOE-A a la reelección, Susana Díaz, es, por otra parte, la líder con una mejor valoración. Su índice de Liderazgo Político (ILP), que tiene en cuenta factores como su capacidad de liderazgo, su trabajo y la confianza que genera, es de 3,98. A Díaz la sigue Teresa Rodríguez, la candidata de Adelante Andalucía, que obtiene un ILP de 3,59. En su caso, se ha invertido la tendencia que venía siendo habitual y es la única líder política que mejora su valoración con respecto a anteriores estudios demoscópicos.

Por su parte, Juan Marín, el candidato de Cs, obtiene en el sondeo un ILP de 3,45, que es más que el que consigue el candidato del PP-A, Juanma Moreno, que sólo logra un 3,09 y es el peor valorado.

Llama la atención que todos los líderes políticos obtienen menor puntuación que las respectivas formaciones que encabezan. Salvo en un caso, el de Teresa Rodríguez, que obtiene mejor nota de la que, por separado, tienen Podemos e IU, las dos formaciones políticas de las que se nutre principalmente la confluencia Adelante Andalucía.

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

También llama la atención  el hecho de que todos los partidos políticos, menos, precisamente, los que integran la confluencia que lidera Teresa Rodríguez, obtienen en esta ocasión una peor valoración que en anteriores estudios. El PSOE obtuvo en el macrosondeo realizado por SW Demoscopia en junio una valoración de 4,56 y en este momento su nota será del 4,07. Aun así, es el mejor valorado.

A Ciudadanos y al PP les pasa algo parecido. El partido de Juan Marín tiene en estos momentos una nota de 4,01, después de haber obtenido una puntuación de 4,21 en el anterior sondeo. Y el partido que preside Juanma Moreno ha pasado de tener una puntuación 3,57 en el mes de junio a una valoración de 3,36 en estos momentos próximos a los comicios.

Sin embargo, IU y Podemos han mejorado sus, habitualmente, malas valoraciones. En junio obtenían, respectivamente, un 3,02 y un 2,82 de nota. Y ahora, a pocas semanas de las elecciones, han conseguido un 3,15 y un 2,91 de valoración. Siguen siendo las formaciones peor valoradas por los ciudadanos, pero son las únicas cuya percepción es mejor ahora que hace unos meses.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Comienza SICAB 2018, con el patrocinio de Caja Rural del Sur
chevron_right
El PSOE mantiene los apoyos obtenidos en 2015 en Sevilla