Actualizado: 00:25 CET
Jueves, 17/10/2019

Huelva

La producción Condado Huelva crece el 20 % esta vendimia

La novedad de esta campaña ha sido la recolección mecanizada de las cada vez más abundantes vides en espaldera

  • Viñedos.

La producción vitivinícola de las bodegas amparadas por la Denominación de Origen Protegida (DOP) Condado de Huelva en esta vendimia, la cual está prácticamente finalizada, se ha incrementado alrededor de un 20 % respecto al año pasado superando los 33 millones de kilos de uva de distintas variedades.

Según el avance de datos del Observatorio de Precios de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, consultados por Efe, se han recogido alrededor de 800.000 kilos de variedades tintas y unos 31,5 millones de kilos de blancas, con la zalema como variedad principal, la cual representa el 90 por ciento del total de la producción.

La novedad de esta campaña ha sido la recolección mecanizada de las cada vez más abundantes vides en espaldera y que permite disminuir costes y jornales.


Con relación a los precios, al haber más producción, los precios son más bajos, si bien el intervalo de precios es amplio y varía en función de la calidad y de la fecha de cobro por parte del agricultor.

Así, los agricultores que cobran en el día pueden percibir 0,186 €/kg, mientras que si cobran a treinta días el precio puede ascender a 0,21 €/kg; la calidad y graduación puede incrementar el precio en 0,10 €/kg.

Este año la vendimia en el Condado de Huelva comenzó el 14 de agosto, con más de quince días de retraso respecto a la campaña pasada, con la recolección de variedades que son minoritarias en el Condado como las tintas, la moscatel y la colombard; el 3 de septiembre, terminando la vendimia de las otras variedades, comenzó la recolección de la zalema, la variedad autóctona de la zona y que supone el 90% de la producción. 

La abundante lluvia caída durante la primavera permitió recargar las reservas del suelo y de las cepas y las suaves temperaturas y la falta de incidencias durante la floración estimuló el correcto desarrollo y cuajado del fruto.

La abundancia de producción en una situación de suaves temperaturas a principios de verano y altas a finales, provocó una lenta maduración, lo que a su vez ha propiciado la cosecha de una uva de muy buena calidad, con un gran rendimiento en caldo, aunque con un ligero descenso de la graduación alcohólica, situada en torno a 10,9 ºBé en las blancas y 12,5-13 ºBaumé en las tintas. 

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Dcoop "pierde aceite" por exigir lealtad absoluta a sus olivareros
chevron_right
Andalucía recibe dos tercios de las ayudas para atender a los MENA