Actualizado: 00:54 CET
Miercoles, 17/10/2018

Provincia de Cádiz

Cómo identificar los vertidos de hidrocarburos

La Universidad de Cádiz, a través del departamento de Química Analítica, desarrolla una técnica rápida, limpia y barata

  • Imagen de archivo de un vertido de hidrocaburos en Algeciras.

Especialistas del Departamento de Química Analítica de la Universidad de Cádiz (UCA) han desarrollado una técnica que identifica vertidos de hidrocarburos de forma rápida, limpia y barata. Así, con un sistema matemático van entrenando un equipo electrónico que funciona como una nariz humana, que detecta el tipo de contaminante en diez minutos.

Según ha informado la Fundación Descubre en un comunicado, el uso de este sistema no requiere una formación muy especializada, lo que facilita su manejo. Actualmente se puede poner en práctica, y en breve podrían salir al mercado modelos más manejables, que examinarán los fluidos en el mismo lugar en el que se encuentran.

El trabajo ha consistido en desarrollar huellas dactilares olorosas, para poder identificar diferentes vertidos de hidrocarburos, como gasolina, diesel, queroseno o aceites lubricantes, en distintos estados acuosos. Estas huellas son como fotografías del aroma que presentan las muestras.

"En vez de tener una imagen física se obtiene la esencia, por lo que es una forma de visualizarlo para que sea fácilmente reconocible", ha explicado la científica de la UCA, Marta Ferreiro.

"Por tanto, no requiere una gran especialización para interpretarla, sino que cualquier persona con una formación básica localizaría las instantáneas por comparación", ha detallado Ferreiro.

Las técnicas que se emplean detectan compuestos orgánicos volátiles, que son los que dan origen a los aromas. Así, el procedimiento, está basado en la creación de espacio de cabeza acoplada a un detector de masas, es decir, una especie de nariz electrónica que funciona igual que una humana.

Para ello, han tomado muestras de agua dulce y salada, a las que se les han añadido diferentes hidrocarburos. De esta manera, pretenden recopilar la mayoría de situaciones posibles y reales para luego analizarlas con la nariz electrónica. Los resultados se recogen en el estudio titulado 'Characterization of petroleum-based products in water samples by HS-MS', que está publicado en la revista Fuel. Esa nariz electrónica está alimentada de una serie de patrones y modelos matemáticos.

"Funciona como un cerebro de memoria para que, ante muestras desconocidas, el equipo sea capaz de decirnos qué tipo de combustible es", ha abundado la experta.

Los principales objetivos de este estudio se centran, además de determinar el tipo de vertido rápidamente, para proceder a su limpieza con la mayor celeridad, en localizar quién ha producido ese derrame, ya que es una práctica ilegal. En este sentido, la investigación está enfocada hacia el terreno forense.

Con todos los datos recabados se crea una memoria, en concreto, un modelo matemático de reconocimiento de patrones. Como resultado se obtienen huellas dactilares olorosas que determinan exactamente el combustible. "Al dispositivo hay que entrenarlo constantemente, para que así abarque la mayor cantidad de situaciones y poder aplicarla en un rango amplio de contextos reales", ha asegurado la doctora Ferreiro.

Esa memoria que se enseña a la nariz electrónica consiste en funciones matemáticas, que transforman la señal analítica en una foto o huella que se podría interpretar fácilmente, y que indica directamente el tipo de combustible que se ha vertido. Con respecto al entrenamiento del dispositivo, hay que estar constantemente actualizándolo con nuevos hidrocarburos.

COMENTARIOS

Andaluc�a Informaci�nAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�n Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El guía del Gran Cañón que tiene acento español
chevron_right
Investigan la desaparición de una menor de 13 años en Huelva