Actualizado: 11:11 CET
Domingo, 17/11/2019

Andalucía

Un documental cuenta cómo los caballos cartujanos ‘repoblaron’ Cuba

La Real Escuela de Arte Ecuestre de Jerez acoge la presentación de ‘Danza de crines’, un trabajo que narra la labor del veterinario cubano mandado a España

  • Luis Hidalgo, director y guionista del documental 'Danza de crines'.
  • La bailarina Alicia Alonso dio sus primeros pasos en Jerez

El veterinario militar Antonio Martínez Arredondo fue enviado a España en 1929 por el Ejército cubano con un objetivo claro: repoblar el país de caballos hispanoárabes, una raza que se vio muy mermada durante la Guerra de la Independencia. El doctor recaló en Jerez, junto a su familia, donde residió un año, durante el que seleccionó a 30 yeguas preñadas (15 árabes y 15 hispanoárabes) y tres sementales, que viajaron con ellos de vuelta a la isla. Pero ese encargo y la experiencia que vivieron Martínez Arredondo y su familia marcaría sus vidas para siempre.

El abuelo materno, natural de Santander, pidió a las hijas del matrimonio que no se fueran de su tierra sin aprender los bailes tradicionales. Y así fue cómo la pequeña Alicia, que entonces tenía siete años, hizo sus primeros pinitos como bailaora. Se apuntó en una academia y al poco tiempo “bailaba tan bien que enseñaba a niñas de cursos superiores”, cuenta el realizador cubano Luis Hidalgo, director y guionista del documental Danza de crines, que narra el encargo realizado a Martínez Arredondo.

La pequeña Alicia, con el tiempo, siguió bailando, pero pasó del flamenco al ballet y se convirtió en historia viva de la danza cubana, y mundial, ya que a mediados del siglo pasado fundó el Ballet Nacional de Cuba, y su relevancia es tal en la isla que el Gran Teatro de La Habana, sede de la citada institución, lleva su nombre. Alonso, prima ballerina assoluta y miembro de honor del Consejo Internacional de la Danza, es una de las protagonistas del documental, donde narra sus vivencias en Jerez, a la que llegó durante su infancia, y que no olvidó nunca. De hecho, durante esos años se comunicaba con su madre con castañuelas, que usaba para continuamente en su vida diaria.

El documental, que ya se ha emitido en Cuba, fue presentado en exclusiva en casa de Alicia Alonso y su marido. Ella, que ahora tiene 97 años, perdió la vista hace tiempo, pero cuenta Luis Hidalgo, director de la obra, que se emocionó mucho cuando le leyó el poemario que había escrito, inspirado en esta historia y en su estancia en España durante la grabación de la cinta. “Me agarró de la mano y me dijo que la había hecho ver lo que vivió con su padre en Jerez”, relata Hidalgo, lo que fue “el mayor premio que pude tener”.

Alicia, todavía, dirige el Ballet Nacional cubano. “Estuvo un año acostada por sus problemas de visión, durante el que solo movía los pies y las manos, haciendo como que bailaba, y cuando terminó el tratamiento le dijeron que tenía que elegir entre el baile o la vista, y escogió lo primero”, dice Hidalgo. El director del documental, que ha llevado un año de trabajo al equipo de 15 personas que han hecho posible que Danza de crines vea la luz, señala que ha supuesto “un desgarramiento, pero ha sido posible gracias al apoyo de muchas instituciones de Cuba y España”.

El gran valor que aporta el documental, insiste su director, es haber sacado a la luz una historia hasta ahora desconocida, como es el hecho de que la gran bailarina Alicia Alonso diera sus primeros pasos durante su estancia en Jerez. Hidalgo, que se confiesa un enamorado de la cultura española y, sobre todo, de Lola Flores, aprovechó el rodaje del documental para hacer otra veintena de trabajos para la televisión cubana, entre ellos, un reportaje sobre La Faraona. “La primera vez que vine a Jerez, lo primero que hice fue soltar las maletas en el hotel y buscar su casa”, señala, donde sintió “un amor desbordante, un torbellino de colores”.


“La escucho desde que tenía diez años”, señala, gracias a su madre, que “cuando se murió la lloró como si fuera una familiar”. Su amor por Lola y por todo lo español le provocó un caudal creativo que desembocó en un disco con canciones de temática española —también es compositor y cantante—, además del citado poemario. “Dentro de mí tenía esa pasión guardada, pero no sabía que el desbordamiento iba a ser hasta este extremo”, dice.

El documental Danza de Crines, producido por el Canal Educativo 2 de la televisión cubana, ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Jerez, a través de Jerez Film Office, y se presentará el trabajo este viernes 5 de octubre, a las 11:45 horas, en la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
La reunión entre Montero y Arellano será finalmente el miércoles 10
chevron_right
Palomares, área bajo vigilancia radiológica en Andalucía