Actualizado: 23:44 CET
Jueves, 13/12/2018

Andalucía

La Junta prepara el adelanto electoral al insistir en la inestabilidad

El Gobierno andaluz ha alardeado toda la legislatura de la estabilidad que le proporcionaba el pacto con Cs

  • El portavoz de la Junta y la consejera de Conocimiento y Universidades.
  • "Ciudadanos se ha convertido en una fábrica de inestabilidad permanente"
  • Las impulsivas decisiones del presidente del Gobierno no ayudan a Díaz
  • "La Junta sigue trabajando a pesar del ruido", reconoce el portavoz

La Junta abona ya el terreno a un más que posible adelanto electoral en Andalucía al admitir, como hizo este martes en público el portavoz del Gobierno, que la situación de estabilidad de la que tanto ha alardeado la Junta desde el inicio de la legislatura se ha esfumado.

La oposición niega que exista la inestabilidad en que justificaría el adelanto electoral una presidenta que hace no muchos meses afirmaba que la legislatura se agotaría hasta el final.

El discurso de Díaz cambió hace unas semanas, cuando la presidenta comenzó a decir que las elecciones se celebrarían cuando le conviniera a los andaluces. Y de nuevo hace pocos días, cuando empezó a enviar el mensaje de que los comicios se celebrarían cuando ya no fuera posible seguir gobernando. Y ese momento tal vez ha llegado.

El portavoz del Gobierno andaluz, Juan Carlos Blanco, reconoció este martes en su comparecencia semanal ante los medios que "existe ese escenario de inestabilidad", del que culpó a los "principales dirigentes de los partidos de la oposición". Fuera de micrófonos, los socialistas también culpan de la inestabilidad al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su forma de gobernar "a impulsos".

Juan Carlos Blanco acusó a Ciudadanos, tras la reunión del Consejo de Gobierno, de haberse convertido en una "fábrica de inestabilidad permanente" en las últimas semanas. Y aseguró que la Junta seguía trabajando "a pesar del ruido".

Asimismo, trató de vestir de positivo el anuncio de Pedro Sánchez de acometer una reforma exprés de la Constitución para suprimir los aforamientos en aquellos presuntos delitos que no estuvieran relacionados con la actividad política de los aforados.

Blanco no quiso valorar las críticas de Podemos a la propuesta, que la había calificado como "operación de maquillaje" por su escaso calado, y sí insistió en que la Junta de Andalucía entendía que la propuesta del presidente del Gobierno era un "punto de partida importante". Pero dejó claro que en Andalucía "el proceso es más complejo y mucho más serio de como lo plantea Ciudadanos".

Recordó que la modificación del Estatuto de Autonomía requeriría la celebración de un referéndum y la aprobación última en las Cortes españolas. "No es el momento, a pocos meses del final de la legislatura, de iniciar una reforma estatutaria. No es prudente", dijo al respecto. Y recordó que el acuerdo de investidura suscrito con Cs "tenía muchos puntos, y hasta hace poco, Cs estaba satisfecho con el grado de cumplimiento".

COMENTARIOS

chevron_left
Atención Primaria reivindica cambios para evitar la huelga
chevron_right
Juan Marín: "El PSOE acostumbra a buscar culpables fuera"