Actualizado: 16:09 CET
Domingo, 18/11/2018

Andalucía

Admite que se detrajo dinero del SAE para engordar los ERE

El exgerente del SAE Antonio Toro es el último testigo que declara en el juicio antes de los peritos

  • El exgerente del SAE Antonio Toro, durante su declaración.
  • El ex gerente del SAE recuerda una transferencia de fondos del programa 32H (SAE) al programa 31L (ERE) para el expediente de la Faja Pirítica

El exgerente del Servicio Andaluz de Empleo (SAE), Antonio Toro, admitió este lunes ante el tribunal que enjuicia la pieza política del caso ERE que mediante modificaciones presupuestarias pudieron haberse detraído fondos destinados al SAE para ampliar la partida destinada a prejubilaciones de trabajadores afectados por un ERE.

A preguntas del fiscal, Toro reconoció que "pudiera ser" que en 2004 se hiciera una transferencia de fondos del programa 32H, del Servicio Andaluz de Empleo, al 31L (el “fondo de reptiles” de los ERE, en palabras de Javier Guerrero) de unos tres millones para el pago de ayudas sociolaborales a extrabajadores de la Faja Pirítica.

Para que esas modificaciones presupuestarias pudieron llevarse a cabo, dijo Toro, debían contar con el visto bueno del consejero o del viceconsejero, por tratarse de actuaciones que afectaban a más de un organismo.

Antonio Toro ha sido el último testigo en declarar en el juicio de los ERE antes de que lo hagan los nueve peritos citados en la causa, y en su declaración ante el tribunal de la Audiencia que enjuicia la causa admitió también que no existía coordinación entre el SAE y la Dirección General de Trabajo para desarrollar programas de recolocación de los trabajadores afectados por los ERE subvencionados. Esa falta de coordinación, dijo, "se puede entender como un defecto".

En cualquier caso, el exgerente del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) aseguró que en el tiempo que ocupó diversos cargos en la Consejería de Empleo no existía "consciencia de que hubiera problemas con la gestión" del programa de las ayudas para los ERE de la Dirección General de Trabajo investigadas.

Toro ocupó de 1995 a 2008 distintas responsabilidades en la Consejería relacionadas con las políticas activas de empleo. En esos años coincidió con Javier Guerrero como director general de Trabajo. Y de 2008 a 2010 fue gerente del SAE.

Según Toro, semanalmente se celebraban reuniones de los directores generales con el consejero y el viceconsejero pero "no se hablaba de ayudas, beneficiarios ni cantidades concretas", sino de líneas generales de las políticas de cada Dirección General. El programa de ayudas sociolaborales y a empresas en crisis "se repasaba como uno más, a grandes rasgos".

Aunque conocía que esas ayudas que daba el director general de Trabajo se pagaban a través de la Agencia IDEA, aseguró desconocer los detalles.

COMENTARIOS

Andaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad Ai
chevron_left
Los “Premios Radiolé 2018” se presentan en Caja Rural del Sur
chevron_right
"No se puede introducir el miedo en el cuerpo a los trabajadores"